8 de octubre de 2021

Marina Terragni: "Hay un deseo de borrar a las mujeres, sus cuerpos, su diferencia".

Una entrevista con la escritora Marina Terragni: la ley Zan, el lenguaje de la inclusión, el feminismo y la transfobia. "No soy un género, soy una mujer".
Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Artículo original aquí

Marina Terragni me corrige enseguida: "No soy una feminista histórica, soy simplemente una feminista". Desde hace tiempo, antes de que el asunto de los DDL Zan (proyecto de ley presentado por el diputado italiano Alessandro Zan) se pusiera de actualidad en Italia, Terragni -escritor y profesor de filosofía por contrato- ha tratado uno de los temas más controvertidos en el mundo feminista occidental, la identidad de género: un concepto que ha dividido a las feministas en dos, las que creen que la categoría de mujer debe ser repensada y ampliada para incluir a las personas que no nacen biológicamente femeninas (como las mujeres trans) y las que, en cambio, piensan que no se puede ser mujer independientemente de su cuerpo, por lo que no se puede negar sin más la realidad biológica.

"Incluso en España", dice Terragni, "se está debatiendo un proyecto de ley por el que cualquier persona puede autodeclarar su identidad de género, es decir, decir que es hombre o mujer, independientemente de su sexo de nacimiento. En Italia, ni siquiera hay un debate real sobre el tema. El tema se ha introducido subrepticiamente en un proyecto de ley, el del señor Zan, que pretende combatir la violencia contra los homosexuales y transexuales, sobre lo que nadie tiene nada que objetar, por supuesto; mientras que sobre la identidad de género hay mucho que objetar y decir, entre otras cosas, que yo no soy un género, sino que soy una mujer. ¿Por qué no podemos hablar de esto libremente en Italia?".

El concepto de identidad de género fue acuñado en los años noventa por la filósofa estadounidense Judith Butler en su ensayo Problemas de género, en el que argumentaba no sólo que el género es construido por la norma social, sino que no hay un sexo biológico preexistente al género, es decir, que incluso el sexo (masculino, femenino) es una construcción social. La disputa podría parecer académica si no fuera porque, sobre todo en Estados Unidos, el apoyo a estas teorías está en el origen de una guerra cultural que se ha traducido en calumnias, descalificaciones y marginación. "La noticia", dice Terragni, "es que la intolerancia también está arraigando en Italia".

Hace tres semanas, la escritora estadounidense Rebecca Solnit se negó a ser entrevistada por Marina Terragni en el Festival de Literatura de Mantua: "Exigió que le leyera previamente las preguntas que quería hacerle y, por considerarlas transfóbicas, me vetó".

¿Eran preguntas provocadoras? 

Eran buenas preguntas, y casi todas sobre los Estados Unidos de hoy.

Creo que es la primera vez que ocurre algo así en Italia.

No, estás equivocado.

¿Había ocurrido antes?

Sucedió que, debido a algunas de mis ideas, la gente quería prohibirme la entrada a la Universidad. Ahora por fin puedo decirlo.

¿Estás bromeando? ¿Cuándo ocurrió? ¿Dónde ocurrió?

Durante este año académico tenía previsto impartir un curso de Filosofía y Ética de la Comunicación en un programa de máster de la Universidad IUAV de Venecia, un tema completamente diferente a las cuestiones feministas. Sin embargo, quince días antes de empezar a dar clases, María Luisa Frisa, que dirige la carrera, me llamó para pedirme que renunciara al puesto porque, dijo, "ciertas ideas tuyas no son bienvenidas ni para mí ni para los estudiantes".

¿Qué pasa con ella?

Le dije que podía olvidarse, y que si quería echarme de la universidad tendría que asumir su responsabilidad rescindiendo el contrato unilateralmente con una carta en la que explicara exactamente cuáles de mis ideas eran incompatibles con la docencia y por qué.

Ella no lo hizo, me imagino.

No, pero, en cambio, ahora que he terminado el curso, he escrito una carta al Rector de la Universidad en la que cuento los hechos ocurridos. Veremos qué pasa después. Mientras tanto, por primera vez, hablo de ello.

Pero en Estados Unidos pierdes el trabajo por estas cosas: no te piden que te vayas.

¿Te das cuenta de la presión a la que estás sometido? No vivo del trabajo de la universidad, tengo otras fuentes de ingresos. Sin embargo, ¿cómo puedes soportar la presión si sólo tienes eso? Es obvio: para protegerse, se adaptará a las ideas que se consideran socialmente aceptables. ¿Te das cuenta de que este es un camino que lleva al conformismo? Le aseguro que, incluso en Italia, hay profesores que no dicen lo que realmente piensan por miedo a ser señalados. Esto no es un problema mío: es un problema de libertad de enseñanza y de pensamiento.

Creo que si te hubieran eliminado, no se habrían salido con la suya.

Pues claro: lo habría puesto en los periódicos.

Y también creo que los periódicos te habrían defendido.

Y es bueno que, en Italia y en Europa, nos sigan escandalizando los gags. Creo que este es el punto: en respuesta a la amenaza que viene del otro lado de Occidente, Europa debe convertirse en el continente del pensamiento libre, el hogar de la libertad de expresión, lo considero su tarea histórica.

¿Por qué, en su opinión, se le ha acusado de transfobia?

Porque es un truco que funciona bien para descalificar las críticas. Dices transfóbico y de repente una discusión se convierte en el resultado de un miedo irracional e incontenible.

¿No es así?

¿Yo, transfóbico? ¿Qué saben ellos? En los años 80, cuando los únicos que se preocupaban por las personas trans eran esos pocos militantes radicales, luché, junto con Pina Bonanno, para obligar al Estado italiano a aceptar el cambio de sexo. Así surgió en 1982 la ley "Legge 14 Aprile 1982, n. 164.", que permitió a Pina llamarse Pina en lugar de Giuseppe, el nombre que tenía al nacer.

¿Qué ha cambiado hoy?

Que las personas reclaman ahora el derecho unilateral de proclamarse mujer u hombre, más allá de cualquier proceso quirúrgico, farmacológico o incluso administrativo. Me autodeclaro y autoidentifico en mi identidad sexual y exijo que la comunidad lo reconozca, sin rechistar.

¿Y cuál es el problema?

El problema es que esto socava la dimensión simbólica del ser humano. Lo masculino y lo femenino conciernen al conjunto de la civilización humana, no sólo al individuo. Por ello, no basta con la autocertificación, sino que es necesario un proceso que tenga en cuenta los derechos del individuo y los de la comunidad.

Pero, ¿por qué no se puede hablar también de lo simbólico humano?

Porque lo masculino y lo femenino están arraigados en los cuerpos. No se trata de una cuestión de fantasía. El binario sexual - hombre, mujer - es un hecho incontrovertible. Ninguna teoría puede subvertir este hecho.

¿Está diciendo que la biología importa más que la cultura?

Lo que digo es que cada vez que se ha negado la realidad del cuerpo en la historia, las mujeres lo han pagado caro. Carla Lonzi escribió "Escupamos a Hegel" (1970) para cuestionar el idealismo con el que el patriarcado ha sometido a las mujeres. Y ahora volvemos a hacerlo: de una manera nueva y diferente. Proclamarse mujer se reivindica como suficiente para serlo. ¿Puedes ver lo que está sucediendo? Hay un fuerte deseo de borrar a las mujeres, sus cuerpos y su diferencia.

¿Qué sentido tiene eso?

Sigmund Freud se pasó toda su vida intentando resolver el enigma femenino e imaginó que las mujeres sentían envidia por el cuerpo de los hombres, la llamada envidia del pene, un sentimiento que ninguna mujer que haya conocido ha sentido en su vida.

¿Pero qué pasa con eso?

Y en cambio, si hay envidia, es la que sienten los hombres por el poder reproductivo de las mujeres.

¿Mujer es igual a madre?

Yo no he dicho eso.

Entonces, ¿qué quieres decir?

Te lo cuento con una definición de Luisa Muraro.

Adelante.

Una mujer es un ser humano que puede ser madre. Subrayo puede, no debe. Este es el poder que los hombres envidian a las mujeres: el poder de generar, un poder que ninguna técnica, por muy milagrosa que sea, ha conseguido dar al hombre.

Usted sabe muy bien que hay quienes disputan este punto de vista.

Por supuesto, ha habido mujeres que se han transformado en hombres y luego han dado a luz, pero no es el hombre el que ha dado a luz, es su cuerpo femenino, su sexo el que ha permanecido intacto a pesar del cambio. Parece difícil negarlo.

¿Quién quiere negar a las mujeres, en su opinión?

El nuevo lenguaje de la inclusión, por ejemplo. The Lancet, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, en lugar de "mujeres" escribió "cuerpos con vagina". En otras palabras, ha eliminado a más de la mitad de la población mundial para no discriminar a una pequeña minoría de personas.

¿También estás en contra de la corrección política?

Olvídate de la corrección política: ¿has leído alguna vez "cuerpos con próstata"?

No, todavía no.

Eso explica lo que es el borrado de las mujeres.

Judith Butler, por otro lado, dice que ampliemos la categoría de mujeres para incluir a las mujeres trans.

¿Hablamos de hechos?

Hablemos de hechos.

En todo el tiempo que llevo militando en el feminismo italiano -y hablo de unas cuantas décadas- sólo habré visto a una mujer trans que pidió asistir a nuestras reuniones. Naturalmente, fue aceptada. Así que deduzco que los demás no están muy interesados en el feminismo.

¿Qué significa para usted el feminismo?

Es una lucha contra todos los estereotipos: empezando por aquellas narrativas según las cuales la mujer tiene que jugar con muñecas y el hombre con el fútbol. Sin embargo, hoy observo una tendencia preocupante en sentido contrario: la adaptación quirúrgica al estereotipo. ¿Eres hombre y te gustan las muñecas? A tu alrededor alguien se preguntará si no has nacido en el cuerpo equivocado. Entre otras cosas porque, en algunos casos (también hay que decirlo), es más fácil aceptar el supuesto "error" natural que la homosexualidad.

¿No lo estás haciendo demasiado fácil?

¿Sabes cuántas madres me llaman llorando porque no saben qué hacer con sus hijos, o más bien con sus hijas? Ocho de cada diez transiciones actuales son de niñas.

¿Cómo se explica esto?

Por el hecho de que el mundo ha cambiado mucho, pero ser mujer sigue siendo muy difícil.

Me parece que hay un subtexto en su discurso.

¿Qué es?

Que los hombres tienen miedo de las mujeres.

Es cierto.

En su opinión, ¿qué es lo que temen precisamente?

Una vez hice una pequeña encuesta entre mis amigos varones. Les pregunté: "¿Qué significa para vosotros la hombría?". La respuesta que me pareció más acertada fue: "Control".

¿Por qué precisa?

Porque a los hombres les aterra la libertad femenina. Lo experimentan como una amenaza a su existencia. En el mundo islámico, por ejemplo, evocan una época catastrófica anterior a Mahoma en la que las mujeres no tenían restricciones, andaban desnudas por las calles, tenían relaciones sexuales libremente: es representativo de lo que puede ocurrir si no se controla a las mujeres: la destrucción de la civilización.

Los hombres, sin embargo, no somos todos talibanes.

Pero incluso en las fantasías de ustedes, los hombres occidentales, existe la pesadilla de la mujer sexualmente voraz, incontenible e incontrolable, una pesadilla arraigada también en el hecho de que la mujer puede repetir el acto sexual varias veces, mientras que el hombre no puede.

¿Nos acerca esto a los talibanes?

La raíz de la ansiedad de control es la misma, para un talibán y para un hombre occidental. Lo que cambia es la gradación de esta ansiedad: violenta para un talibán, supervisada para un hombre europeo como tú.

Ah, bueno, eso me alivia.

O, al menos, eso espero.

--

HuffPost
Nicola Mirenzi
03/10/2021 11:37

Traducido por Angela Tacchini


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
También puede interesarle
10 abril 2024
REINO UNIDO. Informe Cass: no más terapia afirmativa para niños con problemas de género
Sale a la luz el informe final de la pediatra Hilary Cass sobre las transiciones infantiles: ofrecer terapia afirmativa fue un fracaso. No hay pruebas sobre la eficacia de los bloqueadores de la pubertad, que nunca deberían prescribirse salvo en casos excepcionales. Las hormonas del sexo opuesto no deben administrarse antes de los 18 años, e incluso entre los 18 y los 25 hay que tener precaución. Un punto de inflexión definitivo
Esta mañana se ha publicado el esperado informe final del Cass Review, un estudio independiente presidido por la pediatra Hilary Cass sobre los servicios de salud pública para niños y jóvenes con "disforia de género". El informe final y las recomendaciones se han presentado a NHS England. He aquí lo más destacado. La condena de la terapia afirmativa es definitiva, y viene determinada por la absoluta falta de pruebas de que los bloqueadores de la pubertad y las hormonas del sexo opuesto aporten beneficios reales a los niños que sufren "incongruencia de género [...].
Leer ahora
28 de marzo de 2024
Terapias hormonales en niños: los seguros médicos empiezan a huir
El riesgo de demandas millonarias de menores sometidos a tratamientos irreversibles que se arrepienten de la "terapia afirmativa" es demasiado alto: por eso algunas aseguradoras ya no tienen ganas de cubrir la "medicina de género" en sus pólizas
Quienes se resisten al mercado de la transición de chicas y chicos no conformes con su género saben muy bien que casi siempre el punto de inflexión -como ocurrió en el Reino Unido con Keira Bell y en Estados Unidos con Chloe Cole- es la demanda interpuesta por un antiguo niño -o niña- tratado con bloqueadores y hormonas contra los médicos que administraron la "terapia": el bando de los detransicionistas es decisivo. Entonces el juego se convierte en dinero contra dinero: el dinero recaudado por las clínicas de género frente al dinero que acaban [...].
Leer ahora
23 de marzo de 2024
También en Wyoming detener la transición de los menores
Es el 24º estado de Estados Unidos que prohíbe los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos en el cuerpo de niñas y niños no conformes con su género. Los médicos y profesionales que sigan prescribiendo terapias afirmativas perderán sus licencias. En la aprobación de la ley fue decisivo el testimonio -y la acción legal- de la transexual Chloe Cole. También se aprobó una normativa que prohíbe el adoctrinamiento trans en las escuelas.
A partir del próximo 1 de julio, quedarán prohibidos en Wyoming los tratamientos hormonales y la cirugía de transición de género en menores. Con la aprobación de la ley, Senate File 99, Wyoming se unirá a otros 23 estados de EE.UU., desde Alabama a Virginia Occidental, que han prohibido o restringido severamente la medicina de afirmación de género en menores. En virtud de la ley, los médicos, farmacéuticos y otros profesionales de la salud que presten servicios de reafirmación de género podrían ver suspendidas o revocadas sus licencias. Con la oposición del gobernador Mark Gordon, [...]
Leer ahora
12 de marzo de 2024
El Reino Unido ha decidido: no más bloqueadores de la pubertad para niños con disforia. Es el punto de inflexión definitivo (en memoria de Yarden Silveira, 1998-2021, asesinado por "cambio de sexo")
No sólo la parada de la Clínica Tavistock: ningún centro británico para chicas y chicos "no conformes con su género" podrá recetar ya bloqueadores de la pubertad. El enfoque tendrá que ser exclusivamente psicológico: un rotundo giro que tendrá repercusiones en todo el mundo, incluida Italia. Uno de los mayores escándalos de la historia de la medicina llega por fin a su fin: ¿pagará alguien por los miles de menores irreversiblemente dañados? Recordemos aquí a uno de ellos que perdió la vida por culpa de la falta de escrúpulos de médicos y cirujanos
El Servicio Nacional de Salud británico (NHS) anuncia que YA NO SE SUMINISTRARÁN BLOQUEADORES DE LA PUBERTAD A LOS MENORES CON DISFORIA DE GÉNERO: se trata de una noticia enorme y reconfortante tras años y años de lucha en primera línea. Así pues, no sólo se cierra el servicio especializado de la Clínica Tavistock de Londres, sino que ningún centro de tratamiento de menores con disforia volverá a utilizar bloqueadores de la pubertad. La decisión, calificada de "histórica", tendrá repercusiones en todo el mundo, [...].
Leer ahora
6 de marzo de 2024
Escándalo WPATH: se improvisan "terapias" para niños con disforia y se prescriben sin consentimiento real
El World Professional Transgender Health está considerado la principal autoridad científica y médica mundial en "medicina de género": en las últimas décadas, sus normas de atención han conformado las directrices, políticas y prácticas de gobiernos, asociaciones médicas, sistemas públicos de salud y clínicas privadas de todo el mundo, incluida la OMS. Pero documentos filtrados revelan la negligencia de niños -incluidos niños con trastornos mentales graves- sometidos a tratamientos improvisados, sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo y sin estar seguros de tener claro lo que estaban haciendo
La noticia consigue conmocionar incluso a quienes han luchado durante mucho tiempo contra la terapia afirmativa -bloqueadores de la pubertad, hormonas y cirugía- para menores no conformes con su género, como el psicoanalista David Bell, que destapó el escándalo en la Clínica Tavistock de Londres: "Incluso para mí el contenido de estos archivos es chocante y perturbador", dijo. "Los archivos sugieren que algunos miembros del WPATH son conscientes de que los tratamientos de afirmación de género a veces causan daños muy graves y [...]
Leer ahora
2 de marzo de 2024
Cuerpos que no cuentan: Judith Butler vuelve a la carga
En una concurrida conferencia en la London School of Economics, la filósofa californiana y pionera de la teoría de género reiteró las piedras angulares de su pensamiento: la materialidad del sexo no existe, las mujeres no tienen el derecho exclusivo a ser mujeres y deben abrirse a otros sujetos empezando por los queers y los pro palestinos, el transfeminismo es anticapitalista y antifa para una lucha común contra las "pasiones fascistas". Y ataca al feminismo crítico con el género "aliado con la derecha".
En un momento dado, parecía que Judith Butler había cambiado de rumbo. La filósofa californiana, una de las más influyentes de los últimos treinta años, teórica de la performatividad de género, que había llegado por una vía constructivista radical a la negación de la consistencia material de los cuerpos sexuados hasta el punto de problematizar y/o desmantelar el propio sujeto "mujer", había reconocido: "Mi definición daba lugar a dos interpretaciones contrapuestas: para una, cada cual elige su propio género; para la segunda, todos somos mujeres. había reconocido: "Mi definición dio lugar a dos interpretaciones contrapuestas: para la primera, cada cual elige su propio género; para la segunda, todos estamos completamente determinados por las normas de género [...].
Leer ahora