26 de diciembre de 2020

Judith Butler: "Llamarles Terfs es lo correcto". Sobre los conflictos en el feminismo

Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Hace treinta años, el filósofo Judith Butlerde 64 años, publicó un libro que revolucionó la percepción popular sobre el tema del género. "El género importa" ("Gender Matters")Problemas de género".), la obra por la que es más conocida, introdujo la idea de el género como actuación y planteó cuestiones sobre cómo definimos la categoría de "mujer" y por quién dice luchar el feminismo.

Hoy en día, 'Gender Trouble' se considera el texto seminal en cualquier bibliografía de estudios de género y sus argumentos han pasado del mundo académico a la cultura popular. Desde que se publicó "Gender Trouble", el mundo ha cambiado de forma irreconocible. En 2014 Time declaró que el "punto de no retorno de la transexualidad". La propia Butler fue más allá de su trabajo anterior, escribiendo extensamente sobre cultura y política. El conflicto con el "esencialismo biológico sigue vivo, como lo demuestra el tensiones sobre los derechos de los trans dentro del movimiento feminista.

¿Cuál es la opinión de Butler -que ahora enseña Literatura Comparada en Maxine Elliot, en Berkeley- sobre este debate? ¿Ves una forma de salir del estancamiento? "The New Statesman publicó un intercambio de correos electrónicos sobre estas cuestiones con Judith Butler.

Alona Ferber: En "Cuestión de género" escribiste que "los debates feministas contemporáneos sobre los significados del género muestran una cierta sensación de dificultad, como si la indeterminación del género pudiera culminar finalmente en el fracaso del feminismo". ¿Cómo nos ayudan las ideas de ese libro escrito hace 30 años a entender la forma en que ha evolucionado el debate sobre los derechos de los transexuales en la cultura y la política?

Judith Butler: En primer lugar, me gustaría preguntar si las feministas trans coinciden con las feministas históricas. Si tienes razón al identificar lo uno con lo otro, entonces una posición feminista que se oponga a la transfobia es una posición marginal. Pero no creo que este sea el caso. Mi apuesta es que la mayoría de las feministas apoyan los derechos de los trans y se oponen a toda forma de transfobia. Por eso me parece preocupante que de repente la posición feminista trans radical se entienda como comúnmente aceptada o incluso como corriente principal. Creo que en realidad es un movimiento marginal que intenta hablar en nombre de la corriente principal: es nuestra responsabilidad evitar que esto ocurra.

AF: Un ejemplo del discurso público dominante sobre esta cuestión en el Reino Unido es el debate sobre la autocertificación de género, o autoidentificación. En una carta abierta publicada en junio, JK Rowling expresó su preocupación por el hecho de que la autoidentificación abriera las puertas de los baños y vestuarios a cualquier hombre que se creyera o sintiera mujer, poniendo potencialmente a las mujeres en riesgo de violencia.

JB: Si observamos detenidamente el ejemplo que das como "corriente principal", podemos ver que estás trabajando en tu imaginaciónlo que nos dice más sobre la feminista que tiene ese miedo que sobre cualquier situación que exista realmente en la vida trans. La feminista que sostiene tal opinión asume que el pene define a la persona, y que cualquiera con un pene podría identificarse como mujer con el propósito de entrar en los vestuarios y amenazar a las mujeres que los frecuentan. Es decir, se asume que el pene es la amenazao que cualquier persona con pene que se identifique como mujer incurre en una forma de disfraz engañosa y perjudicial. Se trata de una ferviente fantasía alimentada por poderosos temores, pero no describe una realidad real. Las mujeres trans suelen ser discriminadas en los aseos de hombres, sus modos de autoidentificación dicen lo que viven y no pueden ser interpretados en base a fantasías vertidas sobre ellas. El hecho de que tales fantasías pasen a ser un tema público es en sí mismo un motivo de preocupación.

AF: Quiero cuestionar el término "terf", o feminista trans radical, que algunas personas consideran un insulto.

JB: No me consta que el término "terf" se utilice como insulto.. Me pregunto: ¿con qué nombre debemos llamar a las feministas que dicen querer excluir a las mujeres trans de los espacios femeninos? Si son partidarios de la exclusión, ¿por qué no llamarlos excluyentes? Si se ven a sí mismas como pertenecientes a esa vertiente del feminismo radical que se opone a la reasignación de género, ¿por qué no llamarlas feministas radicales? Lo único que lamento es que antes había un movimiento de liberación sexual radical conocido como feminismo radical, pero lamentablemente se ha convertido en una campaña para patologizar a las personas trans y no conformes con el género. Mi sensación es que necesitamos renovar el compromiso feminista con la igualdad y la libertad de género para afirmar la complejidad de las vidas (de género) tal y como se viven actualmente.

AF: Parece haber un consenso entre los progresistas de que las feministas que se ponen del lado de JK Rowling están en el lado equivocado de la historia. ¿Es esto justo, o hay algún mérito en sus argumentos?

JB: Dejemos claro que el debate aquí no es entre feministas y activistas trans. Hay feministas trans afirmativas, y muchas personas trans son también feministas comprometidas. Así que un problema claro es representar el tema como si el debate fuera entre feministas y personas trans. No lo es. Una de las razones para militar en contra de esta posición es que el activismo trans está vinculado al activismo queer y a los legados feministas que siguen muy vivos hoy en día. El feminismo siempre se ha empeñado en afirmar que los significados sociales de lo que significa ser hombre o mujer aún no están establecidos. Contamos historias sobre lo que significa ser mujer en un momento y lugar determinados, y rastreamos la transformación de estas categorías a lo largo del tiempo. Dependemos de una idea histórica del género: esto significa que aún no conocemos todas las formas en que puede representarse y seguimos abiertos a nuevas convenciones de sus significados sociales. Sería un desastre para el feminismo volver a una lectura estrictamente biológica del género o relacionar el comportamiento de uno en el mundo con una parte del cuerpo. O para imponer a las mujeres trans sus fantasías de miedo, sus propias ansiedades .... Cuyo sentido de género, constante y muy real, debería ser reconocido social y públicamente como una simple cuestión de dignidad humana. La posición feminista trans radical ataca la dignidad de las personas trans.

AF: En "Questione di Genere" se preguntaba si, al tratar de representar una determinada idea de la mujer, las feministas no están participando en la misma dinámica de opresión y heteronormatividad que tratan de cambiar. A la luz del agrio debate del feminismo actual, ¿sigue siendo válida esta reflexión?

JB: Tal y como recuerdo mi posición en "Cuestión de género" (lo escribí hace más de 30 años), el punto era bastante diferente. En primer lugar, no es necesario ser mujer para ser feminista, y no debemos confundir las categorías. Los hombres feministas, no binarios y trans que son feministas forman parte del movimiento. Hay que tener en cuenta que las demandas fundamentales de libertad e igualdad forman parte de cualquier lucha política feminista. Cuando las leyes y las políticas sociales representan a las mujeres, se toman decisiones tácitas sobre quién cuenta como mujer, y muy a menudo se hacen suposiciones sobre quién es una mujer. Lo hemos visto en el ámbito de los derechos reproductivos. Así que la pregunta que me hacía entonces era: ¿necesitamos una idea estable de la mujer o de cualquier género si queremos avanzar en los objetivos feministas? Planteé la pregunta de esta manera para argumentar que las feministas están comprometidas con la reflexión sobre los diferentes, e históricamente cambiantes, significados del género y los ideales de la libertad de género. Por libertad de género no quiero decir que todos podamos elegir nuestro género. Más bien, podemos hacer la reivindicación política de vivir libremente y sin miedo a la discriminación y la violencia contra los géneros a los que pertenecemos. Muchas personas asignadas como "mujeres" al nacer nunca se han sentido cómodas en esos zapatos, y esas personas (yo incluida) nos dicen algo importante sobre las limitaciones de las normas de género tradicionales para aquellos que no encajan en sus términos. Las feministas saben que las mujeres ambiciosas son llamadas "monstruosas", o que las mujeres no heterosexuales son patologizadas. Luchamos contra estas afirmaciones falsas porque son falsas y porque dicen más de la misoginia de quienes hacen caricaturas humillantes que de las complejas diferencias sociales entre las mujeres. Las mujeres no deben participar en las caricaturas fóbicas con las que se las ha humillado tradicionalmente. E Por "mujeres" me refiero a todas las que se identifican de esa manera.

AF: ¿En qué medida la "toxicidad" de este debate puede deberse a las guerras culturales que se libran en Internet?

JB: Creo que vivimos en tiempos anti-intelectualesy que esto es evidente en toda la política. La velocidad de las redes sociales permite formas vitriólicas de debate que no conducen a un debate reflexivo. Debemos valorar la posibilidad de mantener debates más relajados y reflexivos.

AF: Las amenazas de violencia y los abusos representan la forma extrema de estos "tiempos anti-intelectuales" al extremo. ¿Qué tiene que decir sobre el lenguaje violento u ofensivo que se utiliza en Internet contra personas como JK Rowling?

JB: Estoy en contra del abuso en línea de cualquier tipo. Confieso que me desconcierta el hecho de que hayas destacado el abuso contra JK Rowling, pero no menciones el abuso contra las personas trans y sus aliados, que se produce en línea y en presencia. No estoy de acuerdo con las opiniones de JK Rowling sobre las personas trans, pero no creo que deba ser objeto de acoso y amenazas. Pero recordemos también las amenazas contra las personas trans en lugares como Brasil, el acoso a las personas trans en la calle y en el trabajo en lugares como Polonia y Rumanía, o incluso aquí en Estados Unidos. Por tanto, si queremos oponernos al acoso y las amenazas, como sin duda debemos hacer, también debemos asegurarnos de tener una visión general de lo que ocurre y dónde, de quiénes son los más afectados y de si todo esto es tolerado por quienes deberían oponerse a ello. No acepto que las amenazas contra algunas personas sean tolerables y contra otras intolerables.

AF: ¿No fue usted uno de los firmantes de la carta abierta sobre la "cultura de la cancelación" en Harper's este verano: comparte esos argumentos?

JB: Tengo sentimientos encontrados sobre esa carta. Por un lado, soy educador y escritor y creo en el debate lento y reflexivo. Aprendo al ser confrontado y desafiado y acepto que he cometido algunos errores importantes en mi vida pública. Si alguien dijera que no se me debe leer o escuchar por estos errores, pues en el fondo me opondría, ya que no creo que ningún error cometido por una persona pueda o deba resumirla. Vivimos en el tiempo; cometemos errores, a veces graves; y si tenemos suerte, cambiamos precisamente por interacciones que nos hacen ver las cosas de otra manera. Por otro lado, algunos de estos peticionarios han apuntado a Black Lives Matter como si la oposición pública y ruidosa al racismo fuera en sí misma un comportamiento incivilizado. Algunos de ellos se han opuesto a los derechos legales de Palestina. Algunos pueden haber cometido acoso sexual. Pero otros no quieren que se les cuestione su racismo. La democracia requiere una confrontación cuyo tono no siempre es ligero. Así que no estoy a favor de neutralizar las fuertes demandas políticas de justicia de los pueblos subyugados. Cuando uno no ha sido escuchado durante décadas, el grito de justicia tiene que ser fuerte.

AF: Este año ha publicado "El poder de la no violencia". ¿La idea de "igualdad radical" que usted discute en el libro tiene alguna relevancia para el movimiento feminista?

JB: Mi punto es la sugerencia de repensar la igualdad en términos de interdependencia. Solemos decir que una persona debe ser tratada igual que otra y evaluamos si la igualdad se ha logrado comparando los casos individuales. Pero, ¿y si el individuo -y el individualismo- es parte del problema? Lo que marca la diferencia es comprender cómo vivir en un mundo en el que dependemos fundamentalmente de los demás, de las instituciones, de la Tierra, y darnos cuenta de que esta vida depende de una organización que sostiene las distintas formas de vida. Si nadie escapa a esta interdependencia, entonces somos iguales en un sentido diferente. Somos igualmente dependientes, es decir, igualmente sociales y ecológicos, y esto significa que no debemos pensar en nosotros mismos sólo como individuos limitados. Si las feministas trans radicales se pensaran a sí mismas como compartiendo el mundo con las personas trans, en una lucha común por la igualdad, la libertad de la violencia y el reconocimiento social, no habría más feministas trans radicales, pero el feminismo seguramente sobreviviría como una práctica de coalición y una visión de solidaridad.

AF: Hablaste de la reacción contra la "ideología de género" y escribiste un ensayo al respecto para "New Statesman" en 2019. ¿Ve alguna relación entre esta reacción y los debates actuales sobre los derechos de las personas trans?

JB: Es doloroso ver que la posición de Trump (que el género debe ser definido por el sexo biológico), y el esfuerzo de la derecha evangélica y católica por eliminar el "género" de la educación y las políticas públicas coinciden con el retorno al existencialismo biológico de las feministas trans radicales. Es triste que algunas feministas promuevan la postura ideológica antigénero de las fuerzas más reaccionarias de nuestra sociedad.

AF: ¿Qué cree que podría romper este impasse en el feminismo sobre los derechos de los trans? ¿Qué es lo que llevaría a un debate más constructivo?

JB: Supongo que un debate, suponiendo que sea posible, debería reconsiderar cómo se determinan médicamente las funciones sexuales en relación con la realidad vivida e histórica del género.

traducción de I. D. Ihnatiuc (aquí el texto en inglés)


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
   - o -
Puede enviar a: ASSOCIAZIONE CULTURALE BLU BRAMANTE
Razón obligatoria: FEMINIST POST
IBAN: IT80C0200812914000104838541
También puede interesarle
14 de septiembre de 2022
Quizás la identidad de género no existe
Si es la bióloga Anna Fausto-Sterling, la primera en hablar de ello en los años 90, inspiradora de Judith Butler y fundadora de la teoría de género, la que está en duda, entonces quizás estemos en un punto de inflexión rotundo y definitivo. ¡Detener las leyes trans antes de que sea demasiado tarde!
Si Judith Butler es La Reina del Género, Anna Fausto-Sterling es su diosa: zoóloga, bióloga y profesora de estudios de género -ahora en la Universidad de Brown- partiendo de la rara condición genética de la intersexualidad a principios de los 90, fue la primera en atacar el concepto de binarismo sexual, argumentando que la sexualidad es un espectro y que se pueden identificar al menos cinco sexos ("vamos, que no era una teoría, estaba siendo irónica, era sólo una provocación", dijo más tarde. Pero en vano). [...]
Leer ahora
20 julio 2022
¿A dónde va la Casa delle Donne en Roma?
'La casa somos todos' reza el bonito eslogan del histórico enclave de Trastevere. Pero en ese espacio, que es público y debe ser abierto, la#039;agilidad es sólo transfeminista. Y después del apoyo acrítico a la Zan ddl -para frenar los feminicidios-, el sí al 'útero de alquiler' y al 'trabajo sexual', ahora también el canto a los ultracuerpos masculinos en el deporte femenino: quizá sea hora de reflexionar
La Casa Internacional de la Mujer en Roma está de acuerdo con la propuesta de la Universidad de Pensilvania de nombrar a Lia Thomas "Mujer Deportista del Año". Lia Thomas, de la que hemos hablado varias veces aquí, es la famosa nadadora que ha vencido repetidamente a sus rivales compitiendo en las categorías femeninas, pero que al menos ha tenido el mérito de reventar por fin el tema de los ultraatletas masculinos en el deporte femenino. El post compartido por la Casa Internacional de la Mujer, un pequeño y confuso tratado de feminismo interseccional, [...].
Leer ahora
19 de febrero de 2022
El transatleta Petrillo lo gana todo. Y -por supuesto- piensa en la política
Fabrizio-Valentina Petrillo sigue derrotando a sus rivales. Su último podio fue en el campeonato de 200 metros en pista cubierta de Ancona. Dice que el deporte dividido por género es violencia. Y proclama su lema-manifiesto: "Todo el mundo debe tener la oportunidad de determinar por sí mismo quién es". Empezando por el género
Entre los Juegos Olímpicos y la DDL Zan del año pasado, las publicaciones deportivas dedicaron mucho espacio al "deporte inclusivo" y a Fabrizio Petrillo, nacido en Valentina, presentado como el "primer atleta transexual que viste la camiseta de la selección italiana en una competición internacional". Petrillo, que compite tanto en las competiciones paralímpicas para discapacitados visuales como en los campeonatos de masters para atletas femeninas de más de 35 años (aquí está la entrada de las atletas vencidas por su cuerpo masculino), esperó hasta el final participar en la categoría femenina en los Juegos Paralímpicos de Tokio. La calificación [...]
Leer ahora
12 de diciembre de 2021
Mujer del año 2021... ¡JK Rowling!
Por su lucha contra los que quieren impedir que las mujeres se llamen a sí mismas mujeres. Por su lucha contra los que quieren impedir que las mujeres se llamen a sí mismas mujeres.
Leer ahora
14 de noviembre de 2021
Feminismo radical para el siglo XXI: una antología
Editado por Elizabeth Miller, el ensayo "Hilando y tejiendo: feminismo radical para el siglo XXI" recoge las aportaciones de mujeres de todo el mundo. En él se esbozan los medios y los objetivos para la liberación definitiva de la opresión patriarcal.
"Hilando" y "tejiendo": el tiempo de la crisis Covid, al ralentizar el ritmo de la vida cotidiana, nos ha ofrecido esta preciosa oportunidad, abriendo espacios insólitos para la reflexión y la mirada atenta al presente-futuro. "Hilando y tejiendo: feminismo radical para el siglo XXI", editado por Elizabeth Miller, recoge las contribuciones de mujeres de todo el mundo que esbozan el feminismo radical para el siglo XXI. ¿De qué trata el texto? ¿Qué resultados se obtienen? ¿Qué dicen las mujeres del mundo? Preguntamos a Elizabeth Miller que [...]
Leer ahora
30 de octubre de 2021
Zan bill: llamando a las cosas por su nombre
El verdadero nombre del proyecto de ley de Zan, bloqueado hace unos días en el Senado, debería haber sido proyecto de ley sobre la autocertificación de género y no contra la homotransfobia. Ese era el verdadero objetivo, la autoidentificación, y por eso la ley se ha estancado. Sacrificar la legítima protección de las personas homosexuales y transexuales a la proteridad del transactivismo queer
Un breve comentario, tras la presentación del proyecto de ley de Zan sobre la homobiotransfobia, destinado especialmente a las hermanas y amigos no italianos que nos piden explicaciones; y a los que, entre los italianos, aún no tienen claro lo que ha pasado. Hace más o menos un año, el proyecto de ley de Zan contra la homobiotransfobia fue aprobado en la Cámara de Diputados en medio del silencio y la desatención general. En ese momento, los medios de comunicación ocultaron por completo el debate, mientras que la ola de Covid, en Italia, aún no había comenzado [...].
Leer ahora