26 de diciembre de 2020

Judith Butler: "Llamarles Terfs es lo correcto". Sobre los conflictos en el feminismo

Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Hace treinta años, el filósofo Judith Butlerde 64 años, publicó un libro que revolucionó la percepción popular sobre el tema del género. "El género importa" ("Gender Matters")Problemas de género".), la obra por la que es más conocida, introdujo la idea de el género como actuación y planteó cuestiones sobre cómo definimos la categoría de "mujer" y por quién dice luchar el feminismo.

Hoy en día, 'Gender Trouble' se considera el texto seminal en cualquier bibliografía de estudios de género y sus argumentos han pasado del mundo académico a la cultura popular. Desde que se publicó "Gender Trouble", el mundo ha cambiado de forma irreconocible. En 2014 Time declaró que el "punto de no retorno de la transexualidad". La propia Butler fue más allá de su trabajo anterior, escribiendo extensamente sobre cultura y política. El conflicto con el "esencialismo biológico sigue vivo, como lo demuestra el tensiones sobre los derechos de los trans dentro del movimiento feminista.

¿Cuál es la opinión de Butler -que ahora enseña Literatura Comparada en Maxine Elliot, en Berkeley- sobre este debate? ¿Ves una forma de salir del estancamiento? "The New Statesman publicó un intercambio de correos electrónicos sobre estas cuestiones con Judith Butler.

Alona Ferber: En "Cuestión de género" escribiste que "los debates feministas contemporáneos sobre los significados del género muestran una cierta sensación de dificultad, como si la indeterminación del género pudiera culminar finalmente en el fracaso del feminismo". ¿Cómo nos ayudan las ideas de ese libro escrito hace 30 años a entender la forma en que ha evolucionado el debate sobre los derechos de los transexuales en la cultura y la política?

Judith Butler: En primer lugar, me gustaría preguntar si las feministas trans coinciden con las feministas históricas. Si tienes razón al identificar lo uno con lo otro, entonces una posición feminista que se oponga a la transfobia es una posición marginal. Pero no creo que este sea el caso. Mi apuesta es que la mayoría de las feministas apoyan los derechos de los trans y se oponen a toda forma de transfobia. Por eso me parece preocupante que de repente la posición feminista trans radical se entienda como comúnmente aceptada o incluso como corriente principal. Creo que en realidad es un movimiento marginal que intenta hablar en nombre de la corriente principal: es nuestra responsabilidad evitar que esto ocurra.

AF: Un ejemplo del discurso público dominante sobre esta cuestión en el Reino Unido es el debate sobre la autocertificación de género, o autoidentificación. En una carta abierta publicada en junio, JK Rowling expresó su preocupación por el hecho de que la autoidentificación abriera las puertas de los baños y vestuarios a cualquier hombre que se creyera o sintiera mujer, poniendo potencialmente a las mujeres en riesgo de violencia.

JB: Si observamos detenidamente el ejemplo que das como "corriente principal", podemos ver que estás trabajando en tu imaginaciónlo que nos dice más sobre la feminista que tiene ese miedo que sobre cualquier situación que exista realmente en la vida trans. La feminista que sostiene tal opinión asume que el pene define a la persona, y que cualquiera con un pene podría identificarse como mujer con el propósito de entrar en los vestuarios y amenazar a las mujeres que los frecuentan. Es decir, se asume que el pene es la amenazao que cualquier persona con pene que se identifique como mujer incurre en una forma de disfraz engañosa y perjudicial. Se trata de una ferviente fantasía alimentada por poderosos temores, pero no describe una realidad real. Las mujeres trans suelen ser discriminadas en los aseos de hombres, sus modos de autoidentificación dicen lo que viven y no pueden ser interpretados en base a fantasías vertidas sobre ellas. El hecho de que tales fantasías pasen a ser un tema público es en sí mismo un motivo de preocupación.

AF: Quiero cuestionar el término "terf", o feminista trans radical, que algunas personas consideran un insulto.

JB: No me consta que el término "terf" se utilice como insulto.. Me pregunto: ¿con qué nombre debemos llamar a las feministas que dicen querer excluir a las mujeres trans de los espacios femeninos? Si son partidarios de la exclusión, ¿por qué no llamarlos excluyentes? Si se ven a sí mismas como pertenecientes a esa vertiente del feminismo radical que se opone a la reasignación de género, ¿por qué no llamarlas feministas radicales? Lo único que lamento es que antes había un movimiento de liberación sexual radical conocido como feminismo radical, pero lamentablemente se ha convertido en una campaña para patologizar a las personas trans y no conformes con el género. Mi sensación es que necesitamos renovar el compromiso feminista con la igualdad y la libertad de género para afirmar la complejidad de las vidas (de género) tal y como se viven actualmente.

AF: Parece haber un consenso entre los progresistas de que las feministas que se ponen del lado de JK Rowling están en el lado equivocado de la historia. ¿Es esto justo, o hay algún mérito en sus argumentos?

JB: Dejemos claro que el debate aquí no es entre feministas y activistas trans. Hay feministas trans afirmativas, y muchas personas trans son también feministas comprometidas. Así que un problema claro es representar el tema como si el debate fuera entre feministas y personas trans. No lo es. Una de las razones para militar en contra de esta posición es que el activismo trans está vinculado al activismo queer y a los legados feministas que siguen muy vivos hoy en día. El feminismo siempre se ha empeñado en afirmar que los significados sociales de lo que significa ser hombre o mujer aún no están establecidos. Contamos historias sobre lo que significa ser mujer en un momento y lugar determinados, y rastreamos la transformación de estas categorías a lo largo del tiempo. Dependemos de una idea histórica del género: esto significa que aún no conocemos todas las formas en que puede representarse y seguimos abiertos a nuevas convenciones de sus significados sociales. Sería un desastre para el feminismo volver a una lectura estrictamente biológica del género o relacionar el comportamiento de uno en el mundo con una parte del cuerpo. O para imponer a las mujeres trans sus fantasías de miedo, sus propias ansiedades .... Cuyo sentido de género, constante y muy real, debería ser reconocido social y públicamente como una simple cuestión de dignidad humana. La posición feminista trans radical ataca la dignidad de las personas trans.

AF: En "Questione di Genere" se preguntaba si, al tratar de representar una determinada idea de la mujer, las feministas no están participando en la misma dinámica de opresión y heteronormatividad que tratan de cambiar. A la luz del agrio debate del feminismo actual, ¿sigue siendo válida esta reflexión?

JB: Tal y como recuerdo mi posición en "Cuestión de género" (lo escribí hace más de 30 años), el punto era bastante diferente. En primer lugar, no es necesario ser mujer para ser feminista, y no debemos confundir las categorías. Los hombres feministas, no binarios y trans que son feministas forman parte del movimiento. Hay que tener en cuenta que las demandas fundamentales de libertad e igualdad forman parte de cualquier lucha política feminista. Cuando las leyes y las políticas sociales representan a las mujeres, se toman decisiones tácitas sobre quién cuenta como mujer, y muy a menudo se hacen suposiciones sobre quién es una mujer. Lo hemos visto en el ámbito de los derechos reproductivos. Así que la pregunta que me hacía entonces era: ¿necesitamos una idea estable de la mujer o de cualquier género si queremos avanzar en los objetivos feministas? Planteé la pregunta de esta manera para argumentar que las feministas están comprometidas con la reflexión sobre los diferentes, e históricamente cambiantes, significados del género y los ideales de la libertad de género. Por libertad de género no quiero decir que todos podamos elegir nuestro género. Más bien, podemos hacer la reivindicación política de vivir libremente y sin miedo a la discriminación y la violencia contra los géneros a los que pertenecemos. Muchas personas asignadas como "mujeres" al nacer nunca se han sentido cómodas en esos zapatos, y esas personas (yo incluida) nos dicen algo importante sobre las limitaciones de las normas de género tradicionales para aquellos que no encajan en sus términos. Las feministas saben que las mujeres ambiciosas son llamadas "monstruosas", o que las mujeres no heterosexuales son patologizadas. Luchamos contra estas afirmaciones falsas porque son falsas y porque dicen más de la misoginia de quienes hacen caricaturas humillantes que de las complejas diferencias sociales entre las mujeres. Las mujeres no deben participar en las caricaturas fóbicas con las que se las ha humillado tradicionalmente. E Por "mujeres" me refiero a todas las que se identifican de esa manera.

AF: ¿En qué medida la "toxicidad" de este debate puede deberse a las guerras culturales que se libran en Internet?

JB: Creo que vivimos en tiempos anti-intelectualesy que esto es evidente en toda la política. La velocidad de las redes sociales permite formas vitriólicas de debate que no conducen a un debate reflexivo. Debemos valorar la posibilidad de mantener debates más relajados y reflexivos.

AF: Las amenazas de violencia y los abusos representan la forma extrema de estos "tiempos anti-intelectuales" al extremo. ¿Qué tiene que decir sobre el lenguaje violento u ofensivo que se utiliza en Internet contra personas como JK Rowling?

JB: Estoy en contra del abuso en línea de cualquier tipo. Confieso que me desconcierta el hecho de que hayas destacado el abuso contra JK Rowling, pero no menciones el abuso contra las personas trans y sus aliados, que se produce en línea y en presencia. No estoy de acuerdo con las opiniones de JK Rowling sobre las personas trans, pero no creo que deba ser objeto de acoso y amenazas. Pero recordemos también las amenazas contra las personas trans en lugares como Brasil, el acoso a las personas trans en la calle y en el trabajo en lugares como Polonia y Rumanía, o incluso aquí en Estados Unidos. Por tanto, si queremos oponernos al acoso y las amenazas, como sin duda debemos hacer, también debemos asegurarnos de tener una visión general de lo que ocurre y dónde, de quiénes son los más afectados y de si todo esto es tolerado por quienes deberían oponerse a ello. No acepto que las amenazas contra algunas personas sean tolerables y contra otras intolerables.

AF: ¿No fue usted uno de los firmantes de la carta abierta sobre la "cultura de la cancelación" en Harper's este verano: comparte esos argumentos?

JB: Tengo sentimientos encontrados sobre esa carta. Por un lado, soy educador y escritor y creo en el debate lento y reflexivo. Aprendo al ser confrontado y desafiado y acepto que he cometido algunos errores importantes en mi vida pública. Si alguien dijera que no se me debe leer o escuchar por estos errores, pues en el fondo me opondría, ya que no creo que ningún error cometido por una persona pueda o deba resumirla. Vivimos en el tiempo; cometemos errores, a veces graves; y si tenemos suerte, cambiamos precisamente por interacciones que nos hacen ver las cosas de otra manera. Por otro lado, algunos de estos peticionarios han apuntado a Black Lives Matter como si la oposición pública y ruidosa al racismo fuera en sí misma un comportamiento incivilizado. Algunos de ellos se han opuesto a los derechos legales de Palestina. Algunos pueden haber cometido acoso sexual. Pero otros no quieren que se les cuestione su racismo. La democracia requiere una confrontación cuyo tono no siempre es ligero. Así que no estoy a favor de neutralizar las fuertes demandas políticas de justicia de los pueblos subyugados. Cuando uno no ha sido escuchado durante décadas, el grito de justicia tiene que ser fuerte.

AF: Este año ha publicado "El poder de la no violencia". ¿La idea de "igualdad radical" que usted discute en el libro tiene alguna relevancia para el movimiento feminista?

JB: Mi punto es la sugerencia de repensar la igualdad en términos de interdependencia. Solemos decir que una persona debe ser tratada igual que otra y evaluamos si la igualdad se ha logrado comparando los casos individuales. Pero, ¿y si el individuo -y el individualismo- es parte del problema? Lo que marca la diferencia es comprender cómo vivir en un mundo en el que dependemos fundamentalmente de los demás, de las instituciones, de la Tierra, y darnos cuenta de que esta vida depende de una organización que sostiene las distintas formas de vida. Si nadie escapa a esta interdependencia, entonces somos iguales en un sentido diferente. Somos igualmente dependientes, es decir, igualmente sociales y ecológicos, y esto significa que no debemos pensar en nosotros mismos sólo como individuos limitados. Si las feministas trans radicales se pensaran a sí mismas como compartiendo el mundo con las personas trans, en una lucha común por la igualdad, la libertad de la violencia y el reconocimiento social, no habría más feministas trans radicales, pero el feminismo seguramente sobreviviría como una práctica de coalición y una visión de solidaridad.

AF: Hablaste de la reacción contra la "ideología de género" y escribiste un ensayo al respecto para "New Statesman" en 2019. ¿Ve alguna relación entre esta reacción y los debates actuales sobre los derechos de las personas trans?

JB: Es doloroso ver que la posición de Trump (que el género debe ser definido por el sexo biológico), y el esfuerzo de la derecha evangélica y católica por eliminar el "género" de la educación y las políticas públicas coinciden con el retorno al existencialismo biológico de las feministas trans radicales. Es triste que algunas feministas promuevan la postura ideológica antigénero de las fuerzas más reaccionarias de nuestra sociedad.

AF: ¿Qué cree que podría romper este impasse en el feminismo sobre los derechos de los trans? ¿Qué es lo que llevaría a un debate más constructivo?

JB: Supongo que un debate, suponiendo que sea posible, debería reconsiderar cómo se determinan médicamente las funciones sexuales en relación con la realidad vivida e histórica del género.

traducción de I. D. Ihnatiuc (aquí el texto en inglés)


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
También puede interesarle
14 mayo 2024
De Gaza a los paritorios occidentales, Judith Butler ve fascistas por todas partes
Fascistas, por supuesto, nosotras también, feministas críticas de género, "aliadas de la derecha y del Vaticano". El intelectual californiano, renunciando a toda sutileza filosófica, compila una agenda política que coincide con la plataforma de los universitarios en lucha. Y llama a una alianza entre personas trans, antifa, el movimiento pro-Pal, los sin techo, los negros, los migrantes e incluso las mujeres -entendidas como una de tantas minorías- para construir "una democracia radical inspirada en los ideales del socialismo". Un relato de la etapa boloñesa de su triunfal gira europea
Quizás hoy se podría hablar de la "Agenda Butler": su plataforma coincide perfectamente con la plataforma de lucha de las estudiantes de todo Occidente, con poca certeza sobre si nació primero el huevo o la gallina. Ciertamente, Judith Butler es a todos los efectos la madre de la Teoría de Género a la que estos estudiantes (una minoría en cualquier caso) se adhieren con entusiasmo; a su vez, estos estudiantes con sus movilizaciones son una fuente de inspiración para Butler, sus plataformas [...]
Leer ahora
10 abril 2024
REINO UNIDO. Informe Cass: no más terapia afirmativa para niños con problemas de género
Sale a la luz el informe final de la pediatra Hilary Cass sobre las transiciones infantiles: ofrecer terapia afirmativa fue un fracaso. No hay pruebas sobre la eficacia de los bloqueadores de la pubertad, que nunca deberían prescribirse salvo en casos excepcionales. Las hormonas del sexo opuesto no deben administrarse antes de los 18 años, e incluso entre los 18 y los 25 hay que tener precaución. Un punto de inflexión definitivo
Esta mañana se ha publicado el esperado informe final del Cass Review, un estudio independiente presidido por la pediatra Hilary Cass sobre los servicios de salud pública para niños y jóvenes con "disforia de género". El informe final y las recomendaciones se han presentado a NHS England. He aquí lo más destacado. La condena de la terapia afirmativa es definitiva, y viene determinada por la absoluta falta de pruebas de que los bloqueadores de la pubertad y las hormonas del sexo opuesto aporten beneficios reales a los niños que sufren "incongruencia de género [...].
Leer ahora
2 de marzo de 2024
Cuerpos que no cuentan: Judith Butler vuelve a la carga
En una concurrida conferencia en la London School of Economics, la filósofa californiana y pionera de la teoría de género reiteró las piedras angulares de su pensamiento: la materialidad del sexo no existe, las mujeres no tienen el derecho exclusivo a ser mujeres y deben abrirse a otros sujetos empezando por los queers y los pro palestinos, el transfeminismo es anticapitalista y antifa para una lucha común contra las "pasiones fascistas". Y ataca al feminismo crítico con el género "aliado con la derecha".
En un momento dado, parecía que Judith Butler había cambiado de rumbo. La filósofa californiana, una de las más influyentes de los últimos treinta años, teórica de la performatividad de género, que había llegado por una vía constructivista radical a la negación de la consistencia material de los cuerpos sexuados hasta el punto de problematizar y/o desmantelar el propio sujeto "mujer", había reconocido: "Mi definición daba lugar a dos interpretaciones contrapuestas: para una, cada cual elige su propio género; para la segunda, todos somos mujeres. había reconocido: "Mi definición dio lugar a dos interpretaciones contrapuestas: para la primera, cada cual elige su propio género; para la segunda, todos estamos completamente determinados por las normas de género [...].
Leer ahora
11 de octubre de 2023
¿Sólo mujeres? Ya no puede ser
Dentro de 10 días -el 21 de octubre- la UDI Emilia Romagna podría ser eliminada del registro del Tercer Sector a menos que acepte inscribir también a hombres. Así es como la izquierda ataca los espacios políticos de las mujeres -empezando por la histórica asociación vinculada a la Resistencia- en nombre de la "inclusividad" transfeminista promovida por el PD. Un riesgo enorme para todo el feminismo. No pueden ganar
Los espacios de las mujeres están siendo atacados. No sólo los físicos - vestuarios, deportes, casas de acogida, salas de hospital, cárceles - sino también los simbólicos y políticos. Si no admiten hombres, cierran y desaparecen. Increíble y ejemplar es lo que le está ocurriendo a UDI, Unione Donne in Italia, una asociación activa desde hace casi 80 años vinculada históricamente a la izquierda. Muchas de las UDI de Emilia-Romaña corren el riesgo de ser dadas de baja de forma inminente del RUNTS, el registro único nacional del Tercer Sector, simplemente por el hecho [...]
Leer ahora
30 mayo 2023
España: el sexo despertado también entre las razones del fin de Podemos
Ley Trans. Ley "Sólo Sí es Sí" que reducía las penas a los agresores sexuales. Y ahora también un Manifiesto por una Educación Sexual para Todos* que pone en peligro la seguridad de niñas y niños. El espíritu es siempre el mismo: una sexualidad queer promovida por la ministra saliente Irene Montero. Algo que, sin embargo, parece no gustar a los votantes y electores. Un análisis de la profesora Juana Gallego, feminista afectada por la cultura cancela
En las elecciones municipales celebradas ayer en España, la izquierda perdió de forma desastrosa, al igual que en Italia. En particular, se produjo la estrepitosa derrota de Podemos, que en muchas regiones estuvo a punto de desaparecer. En los análisis del voto español, quizá no se hace suficiente hincapié en dos manifiestos-leyes de Podemos, y en particular de la ministra transfeminista Irene Montero: la ley 'Sólo Sí es Sí', que reducía las penas por delitos sexuales, y la Ley Trans, que [...]
Leer ahora
27 febrero 2023
Primarias del PD: gana la transfeminista Elly Schlein
La joven líder lanza su OPA y la gana. Haciendo del Partido Demócrata una formación woke, en línea con el progresismo occidental: di-derechismo, libre identidad de género, útero de alquiler, trabajo sexual. Un desafío que recuerda a lo que ocurre en España, donde el feminismo radical se ha divorciado de la izquierda
Para empezar, felicidades a Elly Schlein y muchos buenos deseos para su nuevo puesto. Luego, los hechos, tal como yo los veo. La victoria de Elly Schlein ha sido una toma del PD: el voto en la glorieta, por primera vez diferente al de los círculos - también una novedad histórica - demuestra que Schlein ha movilizado a la izquierda radical hasta los límites del antagonismo, así como a las 5 estrellas. Ella lo dijo hace años: Ocupemos PD. Ahora lo ha conseguido. Que la apoye una parte importante [...].
Leer ahora