26 de febrero de 2021

Ganar dinero "desmembrando" y revendiendo el cuerpo de las mujeres: el poder global de la industria de la identidad de género

Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Los que se ven en la foto no son muñecos. Se trata de juguetes sexuales con forma de niño utilizados por los fetichistas que los introducen en su cuerpo para "darlos a luz".. El hecho de que exista un comercio en línea de estos objetos atestigua la la amplia difusión y aceptación social de este tipo de parafilia, que la clínica denomina autoginefilia. Además de utilizar ropa y accesorios femeninos, como en la práctica del travestismo, glos autoginéfilos fetichizan eróticamente la menstruación -utilizando tampones encontrados en las papeleras de los baños de las mujeres-, el aborto y el parto. El siguiente artículo nos habla de lala industria de la identidad de género que se beneficia de esta forma de objetivación del cuerpo femenino.


En las dos últimas décadas, lala aceptación social de los hombres con el fetichismo sexual (o parafilia) de la transexualidad, definida autoginefilia en el ámbito clínico, ha sido legitimado y renombrado por la creación de la transexualidad (no estamos hablando de la minoría transexual real, sino de la identidad de género libre, ed.)

Este proceso de normalización también se ha despejado en el ámbito cultural, presentada como progresista por Hollywood, los políticos y los gobiernos, y publicitada por las ONG fundadas para promoverla. Es hora de prestar más atención a este aspecto particular de la golpe de estado cultural llevado a cabo por la industria de la identidad de género. Industria es la palabra clave. La transformación de un fetichismo basado en la cosificación del cuerpo de las mujeres en una fuente de ingresos es, de hecho, el verdadero origen de la ideología de género, que no es ni identidad ni género, sistemas de estereotipos basados en los dos sexos. La normalización de esta parafilia se utiliza en todo el mundo como instrumento de mercantilización y control.

Fare soldi "smembrando" e rivendendo il corpo della donna: il potere globale dell'industria dell'identità di genere

La mayor amenaza que plantean los hombres con autoginefilia no es el riesgo de que sean depredadores sexuales. Los autonefílicos no son más o menos peligrosos que cualquier otro hombre. El quid de la cuestión es que son hombres, y que un gran porcentaje de individuos masculinos suponen un peligro real para las mujeres y las niñas.
Es absurdo y arriesgado abrir las puertas de los espacios deportivos exclusivos para mujeres a los hombres. el peor y más subestimado riesgo para la opinión pública es la normalización y transformación de un fetichismo basado en la cosificación de la biología del cuerpo femenino en una opción de identidad y un hecho de libertad.

Los fetiches son, por definición, compulsivos y obsesivos y tienden a intensificarse con el tiempo. En la autoginefilia, el "objeto" del fetiche es el cuerpo femenino. Esto es lo que hace que peligroso, especialmente cuando se asocia con el capitalismo y la tecnología. El hecho de que un hombre pueda sufrir este fetiche en la intimidad de su habitación es una mala noticia; el hecho de que esta parafilia permita a quien la padece invadir el espacio privado de las mujeres es un abuso; el hecho de que la parafilia pueda ser utilizada como medio para impedir que las mujeres sean tratadas como mujeres es un abuso. los hombres en el poder y el gobierno ver el cuerpo femenino como un territorio a colonizar y explotar es aterrador, y la existencia de personas que disfrutan ejerciendo el abuso debería quitarnos el sueño y hacernos luchar para encontrar formas de detenerlas.

Fare soldi "smembrando" e rivendendo il corpo della donna: il potere globale dell'industria dell'identità di genere

En general, los que sufren de autoginefilia tienen que pasar del travestismo doméstico al público para mantener su satisfacción sexual. Hace cincuenta años era muy raro que los hombres se apoderaran de la biología femenina hasta ese punto, utilizando la tecnología y las drogas. No era un comportamiento socialmente aceptable, y la tecnología de la época no permitía a los hombres ocultar su fetichismo a un público desprevenido. Hoy, las cosas han cambiado: La aceptación de esta fetichización del cuerpo de las mujeres para su propio placer sexual ha sido impuesta a la sociedad por la élite y publicitada. Los jóvenes lo practican por moda, causándose daños físicos mientras llenan los bolsillos de los promotores de la parafilia.

Aceptación de este proceso nos obliga a participar en un juego de rol sexual colectivo y en la normalización de una fantasía fetichista (¿qué hay de malo en soñar un poco, después de todo?) que ve a la mujer como un objeto que hay que desmembrar, y que no está reservado a los hombres que sufren de autoginefilia. Nuestras características sexuales se han convertido en una fuente de beneficios.. Vemos a los hombres en el poder aquejados de esta forma de fetichismo y nos vemos obligados a utilizar pronombres que chocan con la realidad para dirigirnos a ellos y "proteger su seguridad". para que puedan llevar a cabo una ritual fetichista que nos desmiembra en nombre del beneficio económico.

También se ha normalizado la apropiación de la biología masculina por parte de las mujeres, pero para ellas no es un fetiche ni una parafilia. Nada de esto tiene que ver con la libertad de expresión; es la sed de dinero de Big Pharma y Big Tech, apoyada por la cultura dominante, las instituciones bancarias de todo el mundo y las organizaciones de derechos humanos.

Esferas privadas y públicas

No es moralista ni despectivo querer mantener el sexo en la esfera privada.No hay nada de malo en desear vivir en una comunidad en la que la vida sexual de otras personas no esté constantemente a la vista. ¿Por qué? Porque queremos elegir dónde y con quién tenemos relaciones íntimas. Por eso seguimos teniendo (¡al menos por ahora!) una dimensión íntima, una esfera privada y una vida pública. La normalización del sexo desconectado de nuestra vida privada y hecho perennemente público nos obliga a observar y participar en la vida sexual de los demás; pulveriza nuestra intimidad y nos convierte en herramientas útiles para legitimar las manifestaciones públicas de una parafilia. La violación de nuestro derecho a la intimidad ante los juegos de rol sexuales de individuos del sexo opuesto va de la mano de la constante recopilación de datos sobre nuestras vidas y la imposibilidad de mantener en secreto los movimientos de uno mismo.

Imponer la propia actividad sexual a los demás es una forma de abuso, control y desestabilización, al igual que la vigilancia total y constante a la que nos sometemoscada vez más despejada y normalizada por la cultura dominante y su manipulación de la sociedad. La normalización, a través del transexualismo, de la parafilia de la transexualidad, ha transformado la cosificación pública del cuerpo femenino con fines de placer sexual en un derecho humano, obligando a la gente a mentir sobre este fenómeno y a negar la evidencia: las mujeres y otros miembros de la sociedad son controlados, sufren violencia y son deslegitimados, tanto por este proceso como por las cámaras ocultas que nos siguen allá donde vamos.

Con la metamorfosis de la autoginefilia en transexualidad, los hombres afectados por esta parafilia son se animan a mostrarse actuando sus fantasías sexuales en el lugar de trabajo, en empresas y entornos institucionales. La satisfacción de su fetichismo consiste en el desmembramiento de las mujeres. Todos los demás se ven obligados a aceptar su parafilia; sus demandas de solidaridad y sus normas sobre el uso de pronombres son impuestas por empresas y políticos. Las leyes promulgadas por estos individuos legitiman esta aEl busto sexual infligido a todos los demás miembros de la sociedad, incluidos los niños, a los que se les enseña la aceptación del "transgenerismo" ya en la escuela primaria. Las víctimas de acoso tienden a disociarse del suceso traumático para sobrevivir.

La industria de la identidad de género está presidida por un hombre rico y poderoso que padece esta parafilia que convierte a las mujeres en objetos y quiere eliminar todos los límites sexuales entre hombres y mujeres para convertir nuestros cuerpos en fuentes de ingresos. Martine Rothblatt (transgénero nacido Martin, entre los directivos mejor pagados de la industria biofarmacéutica, ed.) consiguió cosificar a su propia esposa hasta convertirla en un robot. cuyas ideas y pensamientos él mismo crea para la admiración general. Junto con otros hombres ricos afectados por este fetiche, está convirtiendo la normalización de su problema psiquiátrico en un derecho humano con fines de lucro.

El capitalismo guía nuestras vidas. Nuestros cuerpos están más mercantilizados que nunca. La transexualidad es la última bofetada a la privacidad de los ciudadanos en una existencia en la que la vigilancia constante es la norma y los fetiches de los demás se convierten en parte integrante de un tejido social en el que la comunidad se ve obligada a participar en un colosal psicodrama basado en el juego de roles sexuales.

Jennifer Bilek (traducción de Duwayce)

(el artículo original aquí)


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
   - o -
Puede enviar a: ASSOCIAZIONE CULTURALE BLU BRAMANTE
Razón obligatoria: FEMINIST POST
IBAN: IT80C0200812914000104838541
También puede interesarle
20 de junio de 2022
Pero las mujeres siguen existiendo
No nos gusta demasiado el título, sobre todo ese lacónico "otra vez", pero gracias a La Repubblica por acoger nuestra intervención en el debate que comenzó con el texto de Michela Marzano titulado "Se non è il sesso a fare la donna". Lo volvemos a publicar aquí porque no se puede encontrar en'línea
Publicado en La Repubblica nuestro texto en el debate abierto por Michela Marzano con su intervención sobre "mujeres con pene" y otras maravillas. Mantenemos el título original que se le dio a nuestra intervención para no causar confusión, aunque no nos guste mucho. Aquí está el texto completo para seguir. ¿Qué es una mujer? Ella es la que nos trajo al mundo, a todos y cada uno de nosotros. De esto no cabe duda. Lo que no significa en absoluto que [...]
Leer ahora
11 de junio de 2022
Una carta al director de Repubblica. Para explicarle lo que es una mujer
Se multiplican las reacciones de los lectores -y también de las lectoras- al inaceptable texto de Michela Marzano según el cual cualquiera tiene derecho a llamarse mujer, y si una mujer tiene algo que objetar, es una TERF. Esta es la carta abierta de Alessia Teani a Maurizio Molinari
Estimado director Maurizio Molinari, me tomo la libertad de escribirle directamente porque se ha atrevido a llamarme TERF desde las páginas de su periódico. Me lo dijiste a mí, a mi madre, a mis buenas abuelas. Has llamado TERF a mis nietas, a mis alumnos, a mis amigos. Usted, señor Molinari, está llamando TERF a todas las mujeres que, al entrar en el vestuario femenino, no esperan ver a un hombre desnudo, con toda la arrogancia que su bienintencionado [...]
Leer ahora
10 de junio de 2022
Madonna amante del sadomasoquismo
Una Madonna con los pechos desnudos y vestida de amante sadomasoquista desfiló a hombros de un grupo de manifestantes durante el Orgullo en Cremona. Estas son las reflexiones de Daniela Tuscano
Maria vulva sacra, Nuestra Señora de la Leche, es uno de los iconos más antiguos y venerados, sobre todo en Oriente Medio y Etiopía, donde el cristianismo arraigó desde el siglo I. Aún hoy, la Gruta de la Leche de Jerusalén es el destino de incesantes peregrinaciones de mujeres que esperan o desean ser madres. Cada 29 de abril, la Iglesia ortodoxa celebra con un espléndido himno los pechos de María, la "primavera vivificadora" que levanta a los enfermos de sus camas, libera a los afligidos, fortalece a los frágiles, [...].
Leer ahora
26 mayo 2022
Una feminista noruega se enfrenta a 3 años de cárcel por decir que un hombre no puede ser madre
Christine Ellington, la persona de contacto de WDI en Noruega, investigada por la policía por delito de odio contra una tal Jentoft que dice ser "lesbiana". Y a quien denunció, con el apoyo de Amnistía Internacional. Hoy en día, llamarse mujer es posible para todo el mundo. Excepto para las mujeres
Mientras Netflix es objeto de ataques transaccionales por emitir el stand-up del actor Ricky Gervais, que se atrevió a burlarse de las "mujeres con pene", en Noruega se bromea mucho menos. Christina Ellington, representante de WDI (Women's Declaration International) está siendo investigada por la policía y se enfrenta a 3 años de cárcel por tuitear que los varones no pueden ser lesbianas y por decir en televisión a un varón de Jentoft, que se identifica como mujer lesbiana: "Tú eres un hombre". No se puede [...]
Leer ahora
17 de mayo de 2022
Milán introduce la autocertificación de género
Bastará con una declaración "solemne" para poder elegir qué sexo se es -femenino, masculino o ninguno- sin necesidad de actos médicos, peritajes o juicios, y adoptar la identidad de "alias" en diversos servicios municipales, incluido el censo electoral. De hecho, la autoidentificación, un gran cambio introducido por un simple acto administrativo y sin ningún debate público. Pero todo está por evaluar si la ley lo permite
Así que en Milán se introdujo la autoidentificación: significa poder decidir si se es hombre, mujer -o ninguna de las dos cosas- con total libertad, sin peritajes, sentencias, testigos... como prevé la ley nacional: nada de eso, un simple trámite burocrático y listo. En Gran Bretaña, tras años de debate público, se archivó la autoidentificación: la inmensa mayoría de la población estaba en contra. En Milán, sin ningún debate, como si la ciudadanía no existiera, como si las leyes no existieran, y [...]
Leer ahora
16 de abril de 2022
Nueva Jersey. Embarazos en la cárcel de mujeres tras la llegada de "internas" trans
Dos reclusas embarazadas en la cárcel de mujeres de Nueva Jersey tras la llegada de presos transgénero. Las denuncias de acoso por parte de hombres que se "identifican" como mujeres y las protestas de los guardias fueron en vano. La autodeterminación de género pesa en el sistema penitenciario estadounidense
Dos reclusas se quedaron embarazadas después de mantener relaciones sexuales con un preso transexual en la única cárcel de mujeres de Nueva Jersey, la Institución Correccional Edna Mahan. Así lo declaró en una rueda de prensa el jefe de relaciones exteriores del Departamento de Prisiones del Estado. No está claro si las reclusas han mantenido relaciones con el mismo recluso trans y si tienen intención de llevar adelante el embarazo. Los funcionarios del centro penitenciario, que lleva mucho tiempo en el ojo del huracán por las denuncias de abusos, especificaron que [...]
Leer ahora