21 de febrero de 2021

Clara y las demás, asesinadas por los hombres: el análisis de Recalcati nos lleva por el camino equivocado

Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Como estaba segura de que esto iba a terminar así, Clara Ceccarelliasesinada con treinta puñaladas en Génova por el ex que la había estado torturando durante más de un año, hace quince días había ido a pagar su propio funeral. No quería meter a su hijo y a su viejo padre en problemas. Era hiperresponsable. Era fuerte y pensaba en todos. Quería, como se dice, dejar las cosas en su sitio. Este es el horror en el que vivió Clara. Su terrible soledad, su resignación. Sabía que nadie la ayudaría.

Clara e le altre, uccise da uomini: l'analisi di Recalcati ci porta fuori strada

Desde principios de año, Clara es la 13ª mujer asesinada por un hombre porque era una mujer, entendida como algo para poseer o disponer.


Hace unos días La República video entrevista al psicoanalista Massimo Recalcati sobre el tema de la violencia machista (puedes verlo aquí). Su análisis nos lleva por el camino equivocado. Mejor aún, sigue llevándonos innecesariamente por el mismo camino. Estas son algunas de las cosas que dijo.

"La violencia contra las mujeres es racismo, afecta a la mujer como lugar del Otro como es el caso del judío, el negro, el homosexual... Las mujeres encarnan el carácter irreductible de la diferencia. Como el judío, son la encarnación de la libertad. Suprimir a las mujeres es suprimir la libertad".

Es exactamente lo contrario. El dominio del hombre sobre la mujer (Recalcati nunca utiliza esta palabra, dominio). es el movimiento original. El racismo, el antisemitismo y la homofobia vienen después del sexismo y se inspiran en ese modelo. Lo que se desprende de las palabras de Recalcati es lapropensión irreductible a considerar a las mujeres como una minoría, una de tantas. (falta la discapacidad en la lista, pero la ley Zan se encargó de ello). Esta opinión es irrenunciable. Los judíos, los negros y los homosexuales merecen ciertamente justicia, en opinión de Recalcati, al igual que las mujeres. Pero Entender a las mujeres como una de las muchas minorías es un desastre simbólico que reproduce las condiciones en las que arraiga la violencia. Las mujeres son la mayoría de los humanos, la ontogenia confirma la primacía del ser humano femenino. Hay dos diferencias, la mujer no es exclusiva. No es ella la que se diferencia de un humano predominante, el varón. Hay una diferencia masculina y otra femenina. El punto de vista de Recalcati sigue siendo falogocéntrico.

"El hecho de que las mujeres son libres es evidente por su vestimenta. Para los hombres, la ropa es el uniforme, las mujeres tienen una relación más creativa y generativa. No hay uniforme de mujer, la mujer supera todos los uniformes. Hay una primacía del falo, un estorbo mental que se expresa en la competencia, en el rendimiento. La mujer se libera del falo, se libera de este peso, es más libre... es unexcepción en comparación con la serie masculina.

Otra vez: surge una normalidad -incluso para criticarlo: el aburrimiento del uniforme masculino, el pesado estorbo del falo-. del cual el femenino supera. Aquí estamos de nuevo en pleno falogocentrismo: lo masculino como la norma humana, lo femenino como lo excéntrico, la excepción, y así sucesivamente. Al final de este camino se encuentra elabpecho materno mencionado Julia Kristevahay ser mujer como condición ontológicamente marginal aunque aquí se magnifican como mejores e incluso envidiables. El mecanismo se reproduce intacto, incluso con las mejores intenciones. Nada de eso movimiento envidioso de la capacidad de las mujeres para dar vida, sobre la que se construyó la enorme construcción patriarcal.. En ese sentimiento de ser expulsado con su cuerpo masculino de la genealogía femenina. En la furia divide y vencerás -cuerpo y espíritu, carne y mente, forma y sustancia, naturaleza y humanidad- para cambiar las reglas del juego y producir una inversión: ella será la expulsada y tendrá que quedarse fuera. El clímax está en que la teoría de la envidia del pene invirtiendo la envidia del útero e inaugurando solemnemente el fin del patriarcado. Las mujeres no conocemos ese sentimiento de envidia; todas conocemos la perversión de la dominación masculina.

"Frenar la violencia es como aprender un idioma...la lengua es la esencia de la violencia masculina, la privación del habla... Hay que aprender de los poetas. Necesitamos una educación sentimental... Los problemas vienen cuando el cuerpo sexual se separa del amor. Haría leer a los poetas, la gran literatura".

Aquí también hay una inversión. En todo caso, lo que se aprende es el lenguaje del dominio. La primera lengua de todo hombre y mujer es la que le enseña pacientemente la madre. Poco después del destete y la identificación, el bebé macho se inicia en el pacto entre los hombres basado en el abandono de la lengua materna y el desprecio-dominación de las mujeres, empezando por la amada madre. No basta con leer a los poetas, ni siquiera a Amor Cortese. La reeducación y el descondicionamiento del varón violento no funcionan si no como alternativas convenientes al castigo. El problema, el pregunta masculinaes aquella identidad que se centra en el dominio. El reto es poder ser hombres traicionando el pacto y renunciando a ese dispositivo. La violencia es sólo una función de la dominación envidiosa, sirve para reafirmarla, es la punta del iceberg. El iceberg es el dominio.

"En la violencia machista siempre hay un impulso paradójicamente pedagógico: enseñar a las mujeres a ser mujeres.... a cambio de una supuesta identidad (conferido a la mujer, ed.) el poder se ejerce sobre la mujer".

En verdad la identidad en juego es masculina, no femenina. En la intención pedagógica de la violencia (en términos simples: en darle una lección) es la identidad masculina la que se reafirma como incapaz de estructurarse en otra cosa que no sea la dominación y el robo del poder femenino.

En conclusión: las consideraciones de Recalcati ofrecen un buen ensayo sobre el funcionamiento del falogocentrismo, que en su versión "buena" (de esos buenos chicos de los que habla Meghan Murphy) admite de nuevo en el sistema lo que había tenido que excluir para establecerse y debe seguir excluyendo, en una especie de bucle sin fin. En resumen, aquí vemos una falogocentrismo inclusivo.

Las preguntas que todo hombre horrorizado por la violencia machista tiene que responder hoy son éstas: ¿Qué soy si renuncio al dominio? ¿Qué pongo en su lugar? ¿Cómo me mantengo sin él? ¿Y cómo escaparé al castigo de otros hombres por traicionar el pacto?

Marina Terragni

ActualizaciónNo esperaba respuestas de Massimo Recalcati. Incluso en el sentido de que no sentía la necesidad de hacerlo. Imaginé que lo ignoraría. Pero aparentemente la ira por lo que escribí -para ser precisos: que me había tomado la libertad de escribir- fue tal que produjo esta formidable actuar

Clara e le altre, uccise da uomini: l'analisi di Recalcati ci porta fuori strada

Muchos de sus asombrados seguidores le preguntaron por este aforismo apodíctico, a medio camino entre un lema de Baci Perugina y un arrebato de Mra, pero no había manera de evitarlo. Más: Prof. Recalcati siguió su indignación bloqueando y baneando a diestro y siniestro en su página de Facebook (da una excelente cuenta de esto aquí Monica Ricci Sargentini).

Hay que deducir que: El feminismo es suyo, lo maneja y te lo explica.Se llama mansplaining y esto es un fenómeno conocido. Y eso hay feminismo bueno -el que le gusta- y hay 'feminismo ideológico', el que no le da la ola.

Más: Recalcati me habla pero lo hace de forma oblicua, y despectivamente no me menciona. O no me reconoce. Como él diría, me arranca la lengua. Pero siempre como dice sAtrapar la lengua es la esencia de la violencia masculina, privar del habla. Pero siempre, como dice en la entrevista en vídeo, hoy las mujeres hablan. Sobre todo cuando se trata de decir lo que es una mujer, que ellos entienden.

Sí, es cierto, Soy una mujer, una feminista, y hablo.


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
   - o -
Puede enviar a: ASSOCIAZIONE CULTURALE BLU BRAMANTE
Razón obligatoria: FEMINIST POST
IBAN: IT80C0200812914000104838541
También puede interesarle
29 de agosto de 2022
Un vídeo cada 10 minutos
El brutal asesinato de Alessandra Matteuzzi, asesinada a martillazos por su ex novio, es la representación perfecta de todo feminicidio: el asesino no es alguien que pierde el control, sino que lo recupera. Su muerte sirve para recuperar el equilibrio perdido a causa del abandono. La violencia es una función de la dominación. Es aquí donde hay que mantener la mirada para poder detenerla
El asesinato de Alessandra Matteuzzi, la mujer boloñesa asesinada por su ex con un martillo y un banco de hierro, es la representación plástica y perfecta de la dinámica de todo feminicidio. Giovanni Padovani no está loco, no es un desertor, es un joven en perfecta forma, insertado en el mundo, incluso testimonial para las campañas contra la violencia hacia las mujeres. En resumen, nunca lo habrías adivinado. Alessandra está sometida a un acoso constante y sin precedentes: tiene que justificar cada movimiento, cada respiración, [...].
Leer ahora
31 de marzo de 2022
Carol, asesinada 5 veces
El asesino, los medios de comunicación, un cómico: el ensañamiento con el cuerpo de Carol Maltesi fue general. Un juego masivo de BSDM, un espectáculo suplementario de una mujer muerta despedazada. Una película snuff de la vida. Después de todo, era una estrella del porno. Se lo merecía.
Carol Maltesi, la joven brutalmente asesinada y descuartizada por el banquero Davide Fontana, fue asesinada cinco veces. La primera vez, por la industria de la pornografía -en línea y luego también en directo- de la que la chica había sido captada durante el encierro para poder mantenerse a sí misma y a su hijo, al que había dado a luz cuando sólo tenía 20 años. La segunda vez por su atormentador, al que se le buscan -como siempre- razones: la mató [...].
Leer ahora
15 de marzo de 2022
Veinte años de feminicidios en Milán: un estudio
La investigación, realizada por el Instituto de Medicina Legal sobre 200 casos de mujeres asesinadas, identifica ciertas constantes y pretende contribuir a "poner fin a los feminicidios". Aunque la solución real sea sólo una: el fin de la dominación masculina.
La revista Science & Justice (volumen 62-2, marzo de 2022, pp. 214-220) publicó el estudio "Twenty years of femicide in Milan: A retrospective medicolegal analysis" (puede leerlo aquí). El estudio fue realizado por Lucie Biehler-Gomez, Lidia Maggioni, Stefano Tambuzzi, Alessandra Kustermann, Cristina Cattaneo, el equipo de investigación afiliado al Laboratorio de Antropología y Odontología Forense (LABANOF) de la Universidad de Milán y/o al Servicio de Violencia Sexual y Doméstica (SVSeD) del Policlínico [...].
Leer ahora
8 de marzo de 2022
8 de marzo de 2022 - 8 de marzo de 2023: Agenda para un año de feminismo
Maternidad, trabajo, útero de alquiler, identidad de género, transición de los menores, salud de las mujeres, violencia machista, prostitución, política y elecciones, mujeres en el Sur, transición ecológica: estos son los temas sobre los que trabajaremos en los próximos meses, contados en una reunión que puedes ver aquí. Para participar en la obra, escriba a radfemitaliarfi@gmail.com
Maternidad, trabajo, útero de alquiler, identidad de género, transición de los menores, salud de las mujeres, violencia machista, prostitución, política y elecciones, mujeres en el Sur, transición ecológica. Estos son algunos de los temas tratados en la reunión a la que asistieron Alessandra Bocchetti, Monica Ricci Sargentini, Veronica Tamborini, Manuela Ulivi, Ilaria Baldini, Luana Zanella, Daniela Dioguardi, Marina Terragni, Assuntina Morresi, Elvira Reale. Estos son los objetivos del trabajo político de los próximos meses: si alguien está interesado en participar en este trabajo, eligiendo uno de los [...]
Leer ahora
19 de febrero de 2022
El transatleta Petrillo lo gana todo. Y -por supuesto- piensa en la política
Fabrizio-Valentina Petrillo sigue derrotando a sus rivales. Su último podio fue en el campeonato de 200 metros en pista cubierta de Ancona. Dice que el deporte dividido por género es violencia. Y proclama su lema-manifiesto: "Todo el mundo debe tener la oportunidad de determinar por sí mismo quién es". Empezando por el género
Entre los Juegos Olímpicos y la DDL Zan del año pasado, las publicaciones deportivas dedicaron mucho espacio al "deporte inclusivo" y a Fabrizio Petrillo, nacido en Valentina, presentado como el "primer atleta transexual que viste la camiseta de la selección italiana en una competición internacional". Petrillo, que compite tanto en las competiciones paralímpicas para discapacitados visuales como en los campeonatos de masters para atletas femeninas de más de 35 años (aquí está la entrada de las atletas vencidas por su cuerpo masculino), esperó hasta el final participar en la categoría femenina en los Juegos Paralímpicos de Tokio. La calificación [...]
Leer ahora
10 de noviembre de 2021
Canadá: Alarma por la violencia masculina en las cárceles de mujeres
Heather Mason, ex reclusa y activista por los derechos de las mujeres, cuenta a RT News la realidad de las mujeres en las cárceles que son abusadas y violadas sexualmente por hombres "transgénero" con sus cuerpos masculinos intactos en sus celdas. Aquí están sus cartas
En 2017, mientras el movimiento #MeToo estallaba en todo el mundo occidental, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dio luz verde de forma espontánea y sin previo aviso al traslado de reclusos varones que se autodenominan mujeres a las cárceles federales de mujeres de Canadá. Las reclusas de las cárceles canadienses corren el riesgo de sufrir violencia por parte de los reclusos que se identifican como mujeres, pero nadie está dispuesto a hablar del tema por miedo a ser tachado de transfóbico. El [...]
Leer ahora