Sexo y género: el ensayo de JK Rowling

En su texto, la escritora explica detalladamente las razones por las que sintió la necesidad de abordar la cuestión trans, desafiando la violencia de los activistas. Un manifiesto-escritura para un feminismo crítico con el género traducido al italiano por Alessandra Asteriti
Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Atacar hoy a JK Rowling también puede ser un negocio. La última iniciativa es la de un joven canadiense imberbe creador de libros de arte que decidió de-rowling Harry Potter publicando una edición especial de la saga en cuya portada desaparece el nombre del autor: 170 dólares por ejemplar para un abuso despreciable. Que se queden con todas las copias en stock.

Volviendo a las cosas serias: en junio de 2020 JK Rowling publicó un ensayo en su página web para explicar detalladamente su postura sobre la cuestión de la identidad de género. El ensayo fue recibido, como de costumbre, por una oleada de amenazas e insultos prejuiciosos, engañosos e inaceptables, independientemente de su contenido.

Con el consentimiento de Rowling, Alessandra Asteriti tradujo al italiano el ensayo que debería haber publicado la revista El Molino. Poniendo excusas (de nuevo, como de costumbre), la revista retiró más tarde su disponibilidad. Asteriti decidió entonces publicarlo de todos modos en su sitio web Disidente de género, y nos ha permitido volver a publicarlo para darle la mayor difusión posible. Se lo agradecemos a ella y se lo agradecemos a JK Rowling.

A continuación figura el texto traducido. Feliz lectura.


JK ROWLING EXPLICA POR QUÉ HAY QUE HABLAR DE SEXO Y GÉNERO

No ha sido fácil escribir este ensayo, por razones que pronto serán evidentes para los lectores, pero soy consciente de que ha llegado el momento de explicar mi posición en un debate que ha adquirido tintes especialmente violentos. Al escribir este ensayo, no quiero en modo alguno contribuir a esta violencia en el tono.

Para los no iniciados: el pasado mes de diciembre escribí un tuit para expresar mi apoyo a Maya Forstater, una experta fiscal que había perdido su trabajo por escribir tuits "transfóbicos". Maya abrió una disputa en el tribunal de trabajo, para que su derecho a creer que el sexo está determinado biológicamente. El juez, James Taylor, no reconoció este derecho en su sentencia. 

Mi interés por el debate trans es anterior al caso de Maya en casi dos años, durante los cuales he seguido de cerca el debate sobre el concepto de identidad de género. Conocí a personas trans, leí varios libros, blogs y artículos de personas trans, especialistas en identidad de género, personas intersexuales, psicólogos, expertos en protección, trabajadores sociales, médicos, y seguí el debate en Internet y en los medios de comunicación. Por un lado, mi interés es profesional, ya que actualmente estoy escribiendo una serie policíaca, ambientada en la actualidad, y el protagonista, un detective, es de la generación afectada, y afectada, por estos temas; por otro lado, también es algo estrictamente personal para mí. Déjeme que se lo explique. 

A lo largo de mi periodo de investigación sobre este tema, me di cuenta de cuántos En Twitter, personas trans y activistas lanzaron acusaciones y amenazas contra mí. Todo empezó con un "me gusta". Desde que empecé a estudiar el tema de la identidad de género, y la transexualidad en general, me acostumbré a guardar capturas de pantalla de los comentarios que me interesaban, como recordatorio de cosas que leer e investigar en el futuro. Una vez, por error, en lugar de guardar la captura de pantalla, hice clic en "me gusta". Ese único gesto se ha elevado a la categoría de "psico-realidad", iniciando una discreta, pero persistente, campaña negativa contra mí.

Meses después, comprometí aún más mi posición siguiendo a Magdalen Berns en Twitter. Magdalen era una joven feminista y lesbiana inmensamente valiente, que entonces ya sufría el tumor cerebral que acabaría con su vida. Había decidido seguirla porque quería contactar directamente con ella, cosa que hice más tarde. Sin embargo, como Magdalena era inquebrantable en su creencia de laimportancia del sexo como hecho biológico, y se negó a llamar intolerantes a las lesbianas que no querían mantener relaciones con mujeres trans con órganos sexuales masculinos, los activistas de los derechos de las personas trans en Twitter no tardaron en sumar dos más dos, y el nivel de abuso en las redes sociales creció en consecuencia. 

Sólo digo esto para explicar que sabía muy bien lo que ocurriría a raíz de mi declaración de apoyo a Maya. Para entonces ya iba por la cuarta o quinta "cancelación". Había anticipado el amenazas de violencia, acusaciones de ser matando literalmente a personas trans con mi odiode que me llamen zorra y puta, de ver mis libros quemados en la hogueraDe hecho, un hombre particularmente ofensivo me reveló que las había convertido en abono. 

En cambio, no esperaba recibir una avalancha de correos electrónicos y cartas, la mayoría positivos, expresando apoyo y gratitud. Fueron enviados por un conjunto diverso de personas amables, generosas e inteligentes, algunas de las cuales trabajaban en campos en los que entraron en contacto con personas trans y con el fenómeno de la disforia. Todos ellos estaban seriamente preocupados por el modo en que el concepto teórico de género influía en las decisiones sobre protección, atención médica y opciones políticas. Fueron especialmente pPreocupados por los riesgos a los que se exponía a los jóvenes homosexuales y por los perjuicios para los derechos de las mujeres y las niñas. Psobre todo, les preocupaba la clima de miedo que se había establecido, que no servía a los intereses de nadie, y menos de las personas trans. 

Me había alejado de Twitter durante varios meses en el momento en que expresé mi apoyo a Maya, sabiendo que sería mejor para mi salud mental. La única razón por la que he vuelto a Twitter recientemente ha sido mi deseo de compartir un libro infantil durante la pandemia. Activistas, que obviamente se creen personas buenas, generosas y progresistas, se abalanzaron sobre mi timeline, arrogándose el derecho de censura, acusándome de fomentar el odio, cubriéndome de insultos sexistas, sobre todo -como sabe toda mujer que se atreve a intervenir en este debate-. TERF.

Por si aún no lo sabe -¿y por qué iba a saberlo? - TERF" es un acrónimo creado por activistas, y significa Feminista Radical Trans-Exclusiva. En la práctica, se llama TERF a mujeres de todas las posiciones políticas, la mayoría de las cuales no se consideran feministas radicales. Los ejemplos de TERF van desde la madre de un joven gay que temía que su hijo encontrara en ser trans una vía de escape al acoso homófobo del que era objeto, hasta señoras de cierta edad que nunca se habían considerado feministas, pero a las que horrorizaba que los grandes almacenes Marks & Spencer permitieran utilizar los probadores femeninos a cualquier hombre que se identificara como mujer. No sólo eso, sino que las TERF en realidad no excluyen a las personas trans, ya que incluyen a los hombres trans en su feminismo, puesto que nacieron mujeres.

De cualquier manera, acusar a alguien de ser TERF ha demostrado ser una táctica muy eficaz para intimidar a personas, instituciones y organizaciones a quien una vez admiré, y a quien ahora veo rendirse a estas tácticas de patio de colegio. '¡Dirán que somos transfóbicos!' '¡Dirán que odiamos a las personas trans!' ¿Qué será lo próximo, dirán que tienes pulgas? Viniendo de una mujer, creo que a muchos personajes públicos les tienen que crecer un par (lo que sin duda es posible, según la gente que cree que la existencia del pez payaso demuestra que los seres humanos no son una especie dimórfica).

¿Por qué hago todo esto? ¿Por qué decidí hablar? ¿Por qué no seguir haciendo mi trabajo y agachar la cabeza?

Hay cinco razones diferentes por qué me preocupa este nuevo activismo trans.

En primer lugar, dirijo una fundación en Escocia que trabaja para paliar las carencias sociales, especialmente de mujeres y niños. Entre otras cosas, la fundación financia proyectos para mujeres encarceladas y mujeres que han sufrido violencia doméstica y sexual. También financio la investigación médica para el tratamiento de la esclerosis múltiple, una enfermedad que afecta de forma diferente a hombres y mujeres. Hace tiempo que tengo claro que este nuevo activismo trans está repercutiendo (o repercutirá, si se cumplen todas sus exigencias) en toda una serie de proyectos que me importan y apoyo, ya que pretende que el sexo sea sustituido por la identidad de género como categoría jurídica.

En segundo lugar, trabajé en el mundo escolar y fundé una organización benéfica para la infancia, por lo que tanto la educación como la protección de la infancia me importan especialmente. Como muchos, temo los efectos que ciertas reivindicaciones de los derechos de los transexuales podrían tener sobre ambos.

En tercer lugar, como autor que ha sufrido la censura en numerosas ocasiones, tengo un interés especial en la libertad de expresión, y la defiendo pública y firmemente, incluso para Donald Trump.

En cuarto lugar, y aquí llegamos a las razones más estrictamente personales. Me preocupa mucho la explosión de casos de mujeres jóvenes que se autodenominan trans, y expresan su deseo de emprender el proceso de transición de género, así como el creciente número de chicas que emprenden el proceso contrario (de volver a su género femenino original), tras haber cambiado de opinión y arrepentirse de haber dado pasos que las llevaron a alterar irreparablemente su cuerpo y a comprometer su fertilidad. Algunas de ellas revelaron que decidieron hacer la transición tras darse cuenta de que eran lesbianas, y que la transición era una forma de evitar la homofobia, tanto en la sociedad como en sus familias.

Es probable que la mayoría de la gente no sepa -yo desde luego no lo sabía hasta que empecé a investigar en este campo- que hace diez años la mayoría de las personas que emprendían el proceso de transición de género eran hombres. Ahora el porcentaje se ha invertido. En Gran Bretaña hemos tenido un 4400% aumento de niñas que han emprendido el proceso de transición bajo supervisión médica. El porcentaje de niñas autistas entre ellas es muy elevado.

Lo mismo ocurre en Estados Unidos. En 2018, Lisa Littman, médica e investigadora estadounidense, comenzó a investigar el fenómeno. Como ella misma explica en una entrevista:

'Algunos padres en las redes sociales comenzaron a reportar un patrón muy inusual de niñas siendo amigas entre sí, o incluso a veces todo grupos de chicas que dicen ser trans al mismo tiempo. Era mi deber como investigador no considerar la posibilidad de que se tratara de un fenómeno de contagio social.'

Littman menciona Tumblr, Reddit, Instagram y YouTube como factores que pueden contribuir al síndrome que definió Disforia de género de inicio rápido (disforia de género repentina), un fenómeno por el que, en el contexto de la identificación transgénero, "los chicos han creado cajas de resonancia completamente aisladas del mundo exterior".

Su artículo causó furor. Se la acusó de parcialidad y de difundir información errónea sobre las personas trans,  se vio abrumada por un tsunami de abusos y se convirtió en objeto de una campaña bien concebida para arruinar su reputación personal y profesional. La revista retiró el artículo del sitio web y lo sometió a un nuevo proceso de revisión por pares, antes de volver a soltarlo. Sin embargo, su carrera siguió una trayectoria similar a la de Maya Forstater. Lisa Littman se había atrevido a cuestionar uno de los dogmas fundamentales del activismo trans, a saber, que la identidad de género es innata, como la orientación sexual. No se puede convencer a nadie, insisten los activistas, para que se convierta en trans.

Muchos activistas trans sostienen que si a un adolescente trans no se le permite emprender el proceso de transición de género, el resultado puede ser el suicidio. En un artículo escrito para justificar su decisión de dimitir de la clínica Tavistock (un centro del NHS inglés para el tratamiento de la disforia de género), el psiquiatra Marcus Evans afirmaba que la afirmación de que los chicos a los que no se permite llevar a cabo una transición de género podrían suicidarse "no está en armonía con los datos y estudios en este campo, ni con mis muchas décadas de experiencia como psicoterapeuta".

Los escritos de estas jóvenes trans revelan sensibilidad e inteligencia. Cuanto más leía sus historias de disforia de género, sus precisas descripciones de sentimientos de ansiedad, disociación mental, trastornos alimentarios, autolesiones y odio hacia sí mismos, más me preguntaba Si yo también hubiera nacido 30 años más tarde, no habría intentado la transición de género. El deseo de evitar mi condición de mujer era inmenso. En mi adolescencia sufrí una grave trastorno obsesivo-compulsivo.  Si hubiera encontrado una comunidad en línea y la solidaridad que no pude obtener en mi vida y en mi entorno, creo que podría haberme convencido para convertirme en el hijo que mi padre dijo abiertamente que hubiera preferido.

Cuando leo teorías sobre la identidad de género, me acuerdo de lo mentalmente "asexual" que me sentía cuando era joven. Recuerdo la descripción que hizo Colette de sí misma como una hermafrodita mental y las palabras de Simone de Beauvoir: "Es perfectamente normal que una futura mujer se indigne ante las limitaciones que se le imponen a causa de su sexo. La verdadera cuestión no es por qué las rechazas: la cuestión es más bien comprender por qué las aceptas".

Como convertirme en hombre no entraba dentro de lo posible en los años ochenta, me refugié en los libros y la música para superar tanto mis problemas mentales como la preocupación masculina por la sexualidad naciente y la actitud crítica que lleva a tantas chicas a una auténtica guerra contra su cuerpo. Afortunadamente para mí, me reconocí en las obras de tantas escritoras y músicas, que cuestionaron, como yo, su sentimiento de alienación y su ambivalencia de ser mujery me aseguró que, a pesar de la presión que la sociedad sexista ejerce sobre el cuerpo femenino, no hay nada malo en no sentirse como una muñeca rendida vestida con volantes rosas; que podemos sentirnos seres confusos, sombríos, sexuados y asexuados a la vez, inseguros de qué y quiénes somos.

Quiero ser lo más claro posible: estoy seguro de que para algunas personas que sufren disforia, la transición de género es la solución adecuada, pero también sé que existen numerosas investigaciones que confirman que entre el 60-90% de los adolescentes con disforia la superan sin intervención. Me dicen constantemente que "conozca a gente trans". Yo sí: además de algunos jóvenes, todos ellos indefectiblemente encantadores, conozco en persona a un transexual, mayor que yo, que es una gran persona. Aunque no oculta su pasado como homosexual, para mí siempre ha sido una mujer, y creo (y desde luego espero) que está completamente feliz de haber dado este paso. Sin embargo, dada su edad, ha pasado por un largo y riguroso proceso de evaluación, psicoterapia y transición por etapas. Los activistas trans de hoy piden que se eliminen casi todas las normas y pasos a los que tenían que someterse los candidatos a la transición de género. Un hombre que no quiera someterse a cirugía de reasignación de sexo ni tomar hormonas puede obtener un Certificado de Reconocimiento de Género y convertirse legalmente en mujer. No mucha gente sabe que la ley garantiza actualmente este derecho.

Vivimos la época más misógina que he vivido nunca. En la década de 1980 imaginé que mis hijas, si tenía alguna, tendrían una vida mejor que la mía; en cambio, entre la regurgitación antifeminista y la cultura en línea empapada de pornografía, creo que las cosas en realidad han empeorado para las niñas. Nunca antes había visto a las mujeres tan humilladas y deshumanizadas como ahora. Del largo historial de acoso sexual del líder del mundo libre, y su alarde de 'agarrándolas por el coño', al movimiento incel ('célibe involuntario') que despotrica contra las mujeres que no consienten en mantener relaciones sexuales con ellos, a los activistas trans que llaman abiertamente a la violencia contra las TERF y a su 'reeducación', hombres de todos los colores políticos coinciden en una cosa: las mujeres se lo están buscando. A las mujeres de todo el mundo se les dice en términos inequívocos que se callen y se hagan a un lado.

He leído todos los argumentos sobre cómo la feminidad no está necesariamente conectada a tener un cuerpo femenino, y la afirmación de que las mujeres, como clase biológica, no tienen experiencias comunes, y los encuentro profundamente misóginos y reaccionarios. Además, es evidente que uno de los objetivos de quienes niegan la importancia del sexo como categoría es desmantelar la idea, erróneamente percibida como una forma injusta de segregación, de que las mujeres tienen una experiencia biológica propia y diferenciada como mujeres o -y aquí radica el peligro- una realidad que las une y las convierte en una clase política cohesionada. Los cientos de correos electrónicos que he recibido en los últimos días son prueba de que la preocupación por este proyecto de desmantelamiento es al menos igual de sincera. Al parecer, a las mujeres no les basta con solidarizarse con las personas trans. Se exige a las mujeres que acepten y admitan que no existe ninguna diferencia material entre las mujeres trans y las mujeres.

Y sin embargo, como ya han dicho muchas mujeres antes que yo, "mujer" no es un disfraz. 'Mujer' no es un concepto en la cabeza de un hombre. Mujer" no es un cerebro rosa, ni la pasión por los Jimmy Choos y otros criterios profundamente sexistas que ahora pasan por progresistas. Más, el lenguaje "inclusivo" que consiste en llamar a las mujeres "menstruantes", "personas con vulva", etc., resulta degradante y deshumanizador para muchas mujeres. Entiendo por qué los activistas trans pueden pensar que estos términos son apropiados y que es un signo de amabilidad y cortesía utilizarlos, pero para las mujeres que han recibido insultos degradantes toda su vida por parte de hombres violentos, no son neutrales, son hostiles y alienantes. 

Y así llego a la quinta razón por la que me preocupa la evolución del activismo trans.

Soy una figura pública desde hace más de veinte años, y en todo ese tiempo, nunca he hablado en público sobre la violencia sexual y doméstica que he sufrido. No porque me avergüence de ello, sino porque recordarlo me resulta traumático. Además, quería proteger la intimidad de la hija que tuve de mi primer matrimonio. No quería que fuera sólo mi historia, también le pertenece a ella. Sin embargo, hace poco le pregunté si estaba de acuerdo en que contara esta parte de mi vida públicamente, y me animó a hacerlo.

Si digo esto, no es por lástima, sino por solidaridad con todas esas mujeres, y son tantas, que tienen una historia similar a la mía, y que han sido acusadas de intolerantes por querer mantener espacios sólo para mujeres.

Fue difícil para mí salir de ese violento primer matrimonio, Pero ahora estoy casada con un hombre bueno y de principios, y me siento tan segura como nunca esperé estarlo. Sin embargo, las cicatrices de la violencia y el acoso sexual que sufrí no desaparecen, a pesar de ser amada, a pesar de ser rica. Se ha convertido en una leyenda familiar la mi perpetuo espectador - Incluso yo me doy cuenta de que es ridículo, pero mientras tanto rezo para que mis hijas nunca tengan motivos para odiar los ruidos repentinos o encontrar a una persona detrás de ellas sin oírla acercarse.

Si pudieras ver lo que siento cuando leo sobre una mujer trans asesinada por un hombre violento, sólo verías solidaridad. Tengo un visceral del terror que sienten estas mujeres trans en los últimos momentos de su vida, porque yo también he conocido esos momentos de terror ciego, cuando sabía que lo único que me mantenía con vida era el tembloroso sentido del autocontrol de mi agresor.

Estoy seguro de que la mayoría de las personas trans no representan ningún riesgo para los demás, siendo por el contrario vulnerables a la violencia, como ya he explicado. Las personas trans necesitan y merecen protección. Al igual que las mujeres, corren el riesgo de ser asesinados por sus parejas. Las mujeres trans que ejercen la prostitución, y especialmente las mujeres trans de color, corren riesgos especiales. Junto con todas las demás mujeres supervivientes de la violencia sexual y de pareja, no siento más que empatía y solidaridad por las mujeres trans que han sufrido abusos por parte de hombres.

Así que Quiero que se proteja a las mujeres trans. E pero no quiero que las niñas y las mujeres estén menos protegidas. Si permites que cualquier individuo varón que piense que es o se sienta mujer tenga acceso a espacios exclusivos para mujeres, como aseos públicos y vestuarios -y, como ya he dicho, la ley permite el reconocimiento del género sin hormonas ni cirugía-, abres la puerta a que cualquier hombre quiera aprovecharse de ello. Esta es la pura verdad.

Este sábado por la mañana, leí que el Gobierno escocés decidió poner en marcha su controvertido proyecto de reforma de la Ley de Reconocimiento de Género, reduciendo de hecho los criterios necesarios para cambiar de género a una simple declaración. Por utilizar un término muy en boga, Me sentí "provocado. Agotada por los constantes ataques de los activistas trans en las redes sociales, cuando lo único que quería era responder a los niños que me enviaban dibujos para el libro que estaba escribiendo durante el encierro, pasé la mayor parte de ese sábado atormentada por oscuros pensamientos, con recuerdos de la violencia sexual que sufrí de joven repitiéndose en mi mente. Esa violencia la sufrí en un momento de mi vida en el que era vulnerable, y un hombre se aprovechó de esa vulnerabilidad. No podía detener el flujo de recuerdos, y me resultaba difícil contener mi rabia y decepción por la forma en que el gobierno ignoraba la seguridad de las mujeres y las niñas.

El sábado por la noche, mientras hojeaba los dibujos de los niños antes de dormirme, olvidé la primera ley de Twitter. imposible mantener conversaciones razonables en Twitter - y reaccioné ante lo que me pareció una expresión degradante hacia las mujeres. Reiteré la importancia del término sexo (a diferencia de género) y desde entonces he estado pagando el precio. Soy transfóbica, una zorra, una TERF, merezco desaparecer, que me den un puñetazo, morir. Tú eres Voldemort me escribió uno, pensando claramente que era el único idioma que podía entender.

Sería tan fácil tuitear sólo los hashtags que obtienen aprobación - porque por supuesto los derechos trans son derechos humanos, por supuesto trans vidas cuentan - recibe mi recompensa y gloria por señalar mi virtud. La conformidad da satisfacción, alivio, protección. Volviendo a Simone de Beauvoir, "... sin duda es más cómodo soportar la servidumbre ciega que luchar por la propia liberación; los muertos están mejor en la tierra que los vivos".

Hay un número impresionante de mujeres aterrorizadas por los activistas trans; Lo sé porque muchos se han puesto en contacto conmigo para contarme sus historias. Temen que se filtren sus datos personales, a perder su trabajo y sus ingresos, y a sufrir actos de violencia.

Pero por muy desagradables que sean estos ataques constantes, Me niego a someterme a un movimiento que está causando graves daños, Creo, en su intento de cambiar el significado de la palabra "mujer en su sentido biológico y de clase política, ofreciendo su lado a los hombres que pretenden aprovecharlo para perjudicar a las mujeres como nunca antes se había visto. Estoy con mujeres y hombres valientes, homosexuales, heterosexuales y transexuales, que han tomado partido por la protección de la libertad de pensamiento y expresión, y por los derechos y la protección de algunos de los elementos más vulnerables de nuestra sociedad: chicos homosexuales, adolescentes frágiles y mujeres que necesitan espacios exclusivos para mujeres y quieren que sigan estando disponibles. Las encuestas muestran que estas mujeres son la inmensa mayoría, y no sólo incluyen a las que por privilegio o suerte nunca han sufrido violencia machista o acoso sexual o algo peor, y nunca se han molestado en averiguar lo común que es esta experiencia.

Lo que me da esperanza son las mujeres que se organizan políticamente y protestan, y los hombres y personas trans que las apoyan. Los partidos políticos que sólo escuchan a los que más gritan ignoran las reivindicaciones de las mujeres por su cuenta y riesgo. En Gran Bretaña, mujeres de todos los partidos han empezado a trabajar juntas, preocupadas por la pérdida de derechos y la campaña de intimidación contra ellas. Ninguna de las mujeres que critican la teoría de género con las que hablé odia a las personas trans; al contrario. En muchos de ellos, su interés por este tema surgió de la preocupación que sentían por el trato que recibían los adolescentes trans, y sienten una inmensa empatía por los adultos trans que no exigen otra cosa que vivir su propia vida, y que ahora se ven atrapados en este rechazo a un tipo de activismo que ellos rechazan. Irónicamente, estos intentos de silenciar a las mujeres con el epíteto TERF ha impulsado a muchos jóvenes a redescubrir el tipo de feminismo radical que no se veía desde hacía décadas.

Lo último que quiero decir es esto. No he escrito este ensayo para ganarme la simpatía de nadie. Sé que soy una mujer muy afortunada. He sobrevivido, pero desde luego no soy una víctima. Sólo he mencionado mi pasado porque, como cualquier otro ser humano del mundo, yo también tengo un pasado que influye en mis miedos, intereses y opiniones. Nunca olvido esa complejidad interior cuando creo mis personajes y, desde luego, nunca la olvido cuando se trata de individuos trans.

Lo único que pido -lo único que quiero- es la misma empatía, la misma comprensión para los muchos millones de mujeres cuyo único delito es querer ser escuchadas sin ser amenazadas y maltratadas.

JK Rowling


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
   - o -
Puede enviar a: ASSOCIAZIONE CULTURALE BLU BRAMANTE
Razón obligatoria: FEMINIST POST
IBAN: IT80C0200812914000104838541
También puede interesarle
2 febrero 2023
Nacimiento de una "madre de alquiler" muerta
Un profesor de la Universidad de Oslo propone utilizar los cuerpos de mujeres en coma irreversible, que pueden dañarse sin complicaciones éticas, para llevar a cabo embarazos de otras personas. Pero también hombres en estado vegetativo (para que no se enfaden las feministas) injertándoles embriones en el hígado. ¿Y los niños? Tema no considerado
Puede que se inspirara en Habla con ella, la película de Pedro Almodóvar en la que la joven bailarina Alicia, en coma por un accidente, se queda embarazada de Benigno, el enfermero que la cuida. Anna Smajdor, catedrática de Bioética Médica de la Universidad de Oslo, retoma y desarrolla una sugerencia realizada en 2000 por la investigadora israelí Rosalie Ber "para eludir los problemas morales de la maternidad subrogada gestacional" mediante el uso de mujeres en estado vegetativo persistente (EVP) como vientres de alquiler. A la práctica le da [...]
Leer ahora
1 de febrero de 2023
Holanda: si bloqueas el desarrollo de niñas y niños les empujas a convertirse en trans
El protocolo -pausar la pubertad para permitir a los menores "elegir" su sexo- lo inventaron ellos. Pero incluso los holandeses admiten ahora que en 9 de cada 10 casos los bloqueadores ya no dan tiempo a "decidir", sino que son el inicio de la transición. Una profecía autocumplida. Y que los efectos de estos fármacos no son en absoluto reversibles
La Clínica Universitaria UMC de Ámsterdam, pionera en el uso de bloqueantes de la pubertad, ha admitido que los niños que toman estos fármacos pueden verse abocados a una mayor medicalización. La admisión se produce tras la publicación a principios de este mes de un nuevo estudio retrospectivo que examina 20 años de intervenciones hormonales conocidas como el "protocolo holandés", realizado en 1.766 niños y adolescentes entre 1972 y 2018 en la famosa clínica de Ámsterdam y publicado en The Journal of Sexual Medicine. Pero [...]
Leer ahora
30 enero 2023
Nace GenerAzioneD, asociación italiana de padres de menores que se definen como "trans
Un sitio de orientación e información para apoyar y acompañar a las madres y padres que atraviesan esta compleja experiencia: testimonios, entrevistas y enlaces para contribuir a un debate en profundidad que hoy en día no encuentra espacio en los principales medios de comunicación.
Se ha creado la asociación cultural, apolítica, aconfesional y sin ánimo de lucro GenerAzioneD, cuyo principal objetivo es informar sobre los problemas de disforia/incongruencia de género en niños, adolescentes y jóvenes adultos. Mediante la difusión de testimonios, noticias, artículos nacionales e internacionales traducidos y la promoción de espacios de debate, GenerAzioneD pretende fomentar la transparencia necesaria para garantizar la mejor atención posible a los afectados. GenerAzioneD nació, de hecho, del encuentro de unos padres que compartían la experiencia de tener hijos [...].
Leer ahora
27 enero 2023
Niños "transgénero": es contagio social. Incluso la mayor asociación trans lo admite
Tik Tok, Youtube y otros: el presidente de WPATH, la asociación mundial para la salud trans, obligado a admitir que los influencers desempeñan un papel importante en la epidemia de transiciones entre menores, un fenómeno negado por los progresistas occidentales que tachan de transfobia toda alarma. Pero no dejan de presionar a favor de la medicalización y la cirugía precoz
El honorable Alessandro Zan, primer firmante del infame proyecto de ley sobre la identidad de género, que acabó en la picota, había negado el asombroso aumento de los casos de transición de niñas y niños, calificando la noticia de "afirmación peligrosa". En 2021 ya existían numerosas estadísticas que indicaban la magnitud del problema, pero al parecer Zan no estaba al corriente - lo que es inaceptable - o fingía no saberlo, o más probablemente creía ideológicamente que el mero hecho de plantear la pregunta debía considerarse una prueba [...].
Leer ahora
22 enero 2023
Nace en Francia Femelliste, una plataforma "hermana" de la crítica de género
Acosadas, insultadas, burladas, amenazadas: las feministas francesas han recopilado y catalogado los ataques que han sufrido las transactivistas durante años. Y han creado un sitio de información y formación contra la dictadura de la ideología transexual
El nombre del sitio es un juego de palabras que no puede traducirse al italiano. Los creadores del sitio informan de que ya ha sido utilizado por feministas animalistas como Posie Parker, Nicole Roelens y el colectivo Boucherie Abolition. Haría pensar en el antiespecismo, en realidad es más y en algunos aspectos un poco diferente. Femelle" en francés significa el animal hembra (para el humano se utiliza la misma palabra que mujer, femme). Desde que luchan por los derechos sexuales [...]
Leer ahora
21 enero 2023
El debate sobre los bloqueadores de la pubertad también se abre en Italia, ¡por fin!
Rompe el silencio la Sociedad Psicoanalítica Italiana, que reclama un debate científico abierto sobre estos tratamientos, que define como "experimentales", no avalados por estudios adecuados y de gran riesgo ético porque predeterminan el destino de niñas y niños
Bastante más tarde que en el Gran Norte de Europa, Gran Bretaña, Australia y algunos estados de Estados Unidos -que han frenado bruscamente el uso de bloqueadores de la pubertad como "terapia" para chicas y chicos con comportamientos no conformistas de género-, también Italia rompe por fin su silencio con una carta dirigida al Gobierno por la Sociedad Psicoanalítica Italiana, en la que se pide prudencia y la apertura de un debate científico público. A continuación reproducimos las entrevistas realizadas por Marina Terragni para Il Foglio y [...].
Leer ahora