Nos equivocamos": el pionero de los bloqueadores de la pubertad admite los daños

Susan Bradley, psiquiatra canadiense que fundó una clínica para menores "disfóricos" en los años 70 y hoy una autoridad en este campo, afirma que el paso de la terapia psicológica a los fármacos fue un gran error. Porque sus efectos son graves y no reversibles, porque esos tratamientos son "autoritarios" y experimentales. Y porque en 9 de cada 10 casos la disforia de los niños es sólo temporal y enmascara otros trastornos.
Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

En una entrevista concedida al Fundación Daily Caller NewsDr. Susan Bradley, psiquiatra canadiense y pionera en el tratamiento de la disforia de género en niños, se manifestó en contra del modelo popular de afirmar la identidad transgénero de los niños y tratarlos con fármacos bloqueadores de la pubertad, una práctica en la que ella había participado en el pasado.

Bradley abrió en 1975 una clínica pediátrica para niños con disforia de género.una profunda sensación de malestar en relación con el propio cuerpo y el propio sexo biológico, en la que ofreció una enfoque orientado a la terapia psicológica;  La mayoría de los pacientes dejaron de sentirse transgénero con el tiempo, dijo Bradley a DCNF.

Alrededor de 2005, la clínica empezó a recetar medicamentos bloqueadores de la pubertad a niños afectados por disforia de género como forma de aliviar su sufrimiento, un modelo que desde entonces se ha ampliamente adoptado por el estamento médico en todo el mundoincluidos los Estados Unidos.

Bradley, que ahora tiene ochenta años, lamentó que la clínica participara en la administración de fármacos bloqueadores de la pubertad para tratar la disforia de género, que ahora cree que puede cimentando esa sensación de confusión que los niños podrían superar de otro modo. También expresó su preocupación por los efectos secundarios de estos fármacos.

Nos equivocamos declaró. "No son tan irreversibles como siempre hemos creído y tienen efectos a largo plazo en el crecimiento y desarrollo de los niños que incluyen infertilidad y un buen número de problemas de crecimiento óseo."

Dado que la mayoría de los niños que padecen disforia de género, antes de la aplicación generalizada de un enfoque dirigido a afirmar el género al que los niños sienten que pertenecen, lo superaban y acabaron aceptando su propio cuerpo y génerosegún el New York Times, Muchos médicos han expresado su preocupación por que los fármacos bloqueadores de la pubertad acaben haciendo permanente la disforia de género temporal de los niños, consolidar su sentimiento de pertenencia al sexo opuesto.

Estos fármacos también impiden el aumento de la densidad ósea que se produce normalmente durante la pubertad, por lo que algunos pacientes padecen problemas óseos de por vida.

La FDA también identificó seis casos en los que existía una relación "plausible" entre los fármacos antagonistas de la GnRH y una afección denominada pseudotumor cerebri, que está causada por una elevada presión de fluidos en el cerebro.

Bradley declaró al DCNF que su opinión sobre los fármacos bloqueadores de la pubertad ha evolucionado con el tiempo.

"Pensábamos que eran relativamente seguros y los endocrinos decían que sus efectos eran reversibles y que no debíamos preocuparnos. En el fondo, me sentía escéptica y pensaba que quizá estábamos empeorando las cosas y no ayudándoles.

Y creo que se ha confirmado que cuando estos niños empiezan a tomar estas drogas a cualquier edad, casi todo el mundo acaba queriendo pasar a la terapia hormonal". declaró Bradley.

Bradley abrió en 1975 la Clínica de Identidad de Género (GIC) para niños, jóvenes y familias del Instituto Clarke de Toronto, y más tarde se convirtió en jefe del departamento de psiquiatría infantil del Hospital for Sick Children y jefe de psiquiatría infantil de la Universidad de Toronto.

"La opinión de una especialista como la doctora Bradley tiene un enorme potencial para influir en este debate, porque ella es lo que Cass Sustein llamó un validador increíble", dijo a DCNF. John Burgo, psicoterapeuta y director adjunto de Genspect. "Es propio de la naturaleza humana rechazar incluso argumentos razonables y pruebas creíbles si proceden de alguien fácilmente identificable como perteneciente al otro bando, si proceden de 'ellos', como los republicanos o los famosos 'transfóbicos'. Pero La Dra. Bradley es pionera en su campo y no está alineada políticamente".

"No defiende que los fármacos que bloquean la pubertad no sean nunca la elección correcta. Por el contrario, nos invita a enfoque exploratorio prudente a las molestias relacionadas con el género basándose en sus décadas de experiencia", afirmó Burgo.

"Cuando una profesional de la que se esperaba que se alineara en un bando (el de un modelo afirmativo de la disforia de género) emite una opinión compleja e invita a la cautela, esto puede ayudar al público a no tomar partido contra ella ni a polarizar y rechazar sus opiniones, sino que puede abrir sus mentes a puntos de vista alternativos.

Los validadores sorprendentes como el Dr. Bradley pueden suavizar los conflictos y fomentar el diálogo incluso más de lo que lo hacen las presentaciones bien equilibradas que muestran los argumentos de ambas partes.

Bradley cree que la transición es útil para algunos adultos y afirma que algunos pacientes la consideran lo mejor que han hecho por sí mismos, pero que los parámetros de su éxito, incluida la satisfacción del paciente, son complicados.

Uno de sus pacientes había hecho la transición de mujer a hombre, se había casado con una mujer amiga suya de la infancia y parecía feliz y satisfecho, pero más tarde se sometió a una operación de faloplastia muy cara. A pesar de parecer "muy masculino", el paciente nunca estuvo realmente satisfecho y buscaba constantemente mejoras físicas, según Bradley.

Otro paciente con el que Bradley había trabajado había hecho la transición de hombre a mujer, pero finalmente dijo a los psiquiatras que ya no era trans y que mantenía una relación con otro hombre. Esto provocó que Bradley la duda de que la transición para algunos pacientes fuera sólo la búsqueda de una forma de ser aceptados.

"Me hizo darme cuenta de que, en realidad, de lo que estamos hablando es de su necesidad de ser aceptados; al fin y al cabo, todos necesitamos que alguien nos quiera", afirma Bradley. "Y es muy complicado. Hay gente a la que le funciona. Pero hay muchas personas que acaban sintiendo que no han resuelto realmente sus problemas relativos a quiénes y qué son... el quid de la cuestión es el hecho de que estas decisiones se tomaron cuando estos niños eran demasiado jóvenes para saber realmente cómo iban a manejar esto. Y eso no es justo.

Bradley presidió el subcomité sobre disforia de género de la cuarta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), el manual oficial de la Asociación Americana de Psiquiatría, que se utiliza para clasificar y diagnosticar los trastornos mentales.

Dirigió a otros ocho médicos en la determinación de las directrices diagnósticas de los trastornos de identidad de género.

También realizó investigaciones, con otros médicos clínicos, que demostraban que El 87,7% de los chicos que acudieron a su clínica por problemas de identidad de género acabaron "abandonando", es decir, dejaron de creer que en realidad eran niñas y aceptaron su sexo.

Bradley ahora cree que la mayoría de los pacientes infantiles que se identifican como transexuales pertenecen en realidad al espectro autista o padecen un trastorno límite de la personalidad, que, en su opinión, debería clasificarse como parte del espectro autista.

Los adolescentes autistas son especialmente propensos a tener pensamientos obsesivos, a tener problemas con su aspecto físico y les cuesta cambiar de opinión una vez que están convencidos de que algo es cierto, Todo ello les hace más vulnerables al riesgo de convencerse de que son del sexo opuesto y tener que buscar asistencia médica, por ejemplo, tomando medicamentos u hormonas que bloqueen la pubertad.

"Hay que ponerse en la piel de un niño de 12 o 13 años que piensa: 'Esta es mi forma de ser normal'", afirma Bradley. "A estos niños no les va bien el enfoque afirmativo actual. No sé si hay algún niño que pueda hacerlo bien, dada lala capacidad de un niño de 10, 12 o incluso 14 o 15 años para comprender la complejidad de la elección que está haciendo sobre su función sexual y su vida a largo plazo. No tiene ningún sentido".

La ICG se cerró tras la jubilación de Bradley en 2007 por la intensa presión de los activistas transexuales. que creían que la clínica, que no afirmaba automáticamente la identidad de género de los niños ni su condición de transexuales, era transfóbico.

El escepticismo en torno a los fármacos bloqueadores de la pubertad ha crecido en los últimos años, tras los sonados escándalos protagonizados por clínicas pediátricas de tratamiento de la disforia de género que prescribían estos fármacos para detener la pubertad sana en niños de tan sólo 10 años de edad tras exámenes psicológicos considerados inadecuados.

Stella O'Malley, psicoterapeuta y fundadora de Genspect, organización crítica con las transiciones de género durante la infancia, expresó su preocupación por este tipo de intervenciones en una entrevista anterior con DCNF.

"Bloquear el desarrollo sexual de los niños es una intervención altamente autoritaria. Los niños son asexuados y no pueden comprender el impacto de un funcionamiento sexual deficiente", afirmó. "Llevamos unos 10 años en esta experimento a gran escala y ya tenemos informes de problemas con el desarrollo cognitivo, la densidad mineral ósea y la fertilidad. Las últimas pruebas demuestran que los fármacos que bloquean la pubertad no son ni seguros ni reversibles"..

Los defensores de la transición de género medicalizada en niños afirman que estos fármacos pueden aliviar las molestias que los jóvenes con disforia de género pueden experimentar debido a la pubertad y pueden reducir la necesidad de cirugía o tratamiento hormonal más adelante en la vida, ya que impiden el desarrollo de ciertos rasgos asociados a su sexo biológico, como una voz grave en un paciente varón.

"La ansiedad desaparece", dijo al El New York Times El Dr. Norman Spack, uno de los principales impulsores del uso de fármacos que bloquean la pubertad en pacientes con disforia de género. "Puedes ver a esos chicos tan aliviados".

El Centro de Adicciones y Salud Mental, antiguo Instituto Clarke de Toronto, no respondió a las peticiones de comentarios de la Daily Caller News Foundation.


Traducción de Chiara G.

Artículo original aquí.


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
También puede interesarle
14 abril 2024
Niños adictos a las hormonas: un ensayo in vivo. ¿Quién lo pagará?
Hilary Cass, la pediatra británica que elaboró un monumental informe sobre la "terapia afirmativa" para menores, no se anda con rodeos: esos niños "fueron utilizados como balones de fútbol". Nunca se ha demostrado que los bloqueadores de la pubertad funcionen, que reduzcan el riesgo de suicidio, que aumenten el bienestar de los pacientes: ni mucho menos. ¿Quedarán impunes quienes, a falta de certeza científica, han infligido estos tratamientos, quienes incluso han perseguido a tantas personas de buena voluntad decididas a destapar el escándalo en nombre de la verdad? Keira Bell, la detransicionista más conocida, espera consecuencias penales
La inglesa Keira Bell, antigua paciente de la Clínica Tavistock de Londres, es sin duda la más famosa de las personas que han abandonado la transición. Tras la publicación de la Cass Review, declara a The Times que le gustaría que se iniciara un proceso penal para que los niños tratados por la clínica con bloqueadores de la pubertad y hormonas puedan por fin obtener justicia. Keira tiene ahora 27 años, juzga el tratamiento al que fue sometida -bloqueantes, hormonas, extirpación de pechos- "experimental en el mejor de los casos, destructivo en el peor" y cree que los profesionales han [...]
Leer ahora
10 abril 2024
REINO UNIDO. Informe Cass: no más terapia afirmativa para niños con problemas de género
Sale a la luz el informe final de la pediatra Hilary Cass sobre las transiciones infantiles: ofrecer terapia afirmativa fue un fracaso. No hay pruebas sobre la eficacia de los bloqueadores de la pubertad, que nunca deberían prescribirse salvo en casos excepcionales. Las hormonas del sexo opuesto no deben administrarse antes de los 18 años, e incluso entre los 18 y los 25 hay que tener precaución. Un punto de inflexión definitivo
Esta mañana se ha publicado el esperado informe final del Cass Review, un estudio independiente presidido por la pediatra Hilary Cass sobre los servicios de salud pública para niños y jóvenes con "disforia de género". El informe final y las recomendaciones se han presentado a NHS England. He aquí lo más destacado. La condena de la terapia afirmativa es definitiva, y viene determinada por la absoluta falta de pruebas de que los bloqueadores de la pubertad y las hormonas del sexo opuesto aporten beneficios reales a los niños que sufren "incongruencia de género [...].
Leer ahora
28 de marzo de 2024
Terapias hormonales en niños: los seguros médicos empiezan a huir
El riesgo de demandas millonarias de menores sometidos a tratamientos irreversibles que se arrepienten de la "terapia afirmativa" es demasiado alto: por eso algunas aseguradoras ya no tienen ganas de cubrir la "medicina de género" en sus pólizas
Quienes se resisten al mercado de la transición de chicas y chicos no conformes con su género saben muy bien que casi siempre el punto de inflexión -como ocurrió en el Reino Unido con Keira Bell y en Estados Unidos con Chloe Cole- es la demanda interpuesta por un antiguo niño -o niña- tratado con bloqueadores y hormonas contra los médicos que administraron la "terapia": el bando de los detransicionistas es decisivo. Entonces el juego se convierte en dinero contra dinero: el dinero recaudado por las clínicas de género frente al dinero que acaban [...].
Leer ahora
23 de marzo de 2024
También en Wyoming detener la transición de los menores
Es el 24º estado de Estados Unidos que prohíbe los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos en el cuerpo de niñas y niños no conformes con su género. Los médicos y profesionales que sigan prescribiendo terapias afirmativas perderán sus licencias. En la aprobación de la ley fue decisivo el testimonio -y la acción legal- de la transexual Chloe Cole. También se aprobó una normativa que prohíbe el adoctrinamiento trans en las escuelas.
A partir del próximo 1 de julio, quedarán prohibidos en Wyoming los tratamientos hormonales y la cirugía de transición de género en menores. Con la aprobación de la ley, Senate File 99, Wyoming se unirá a otros 23 estados de EE.UU., desde Alabama a Virginia Occidental, que han prohibido o restringido severamente la medicina de afirmación de género en menores. En virtud de la ley, los médicos, farmacéuticos y otros profesionales de la salud que presten servicios de reafirmación de género podrían ver suspendidas o revocadas sus licencias. Con la oposición del gobernador Mark Gordon, [...]
Leer ahora
12 de marzo de 2024
El Reino Unido ha decidido: no más bloqueadores de la pubertad para niños con disforia. Es el punto de inflexión definitivo (en memoria de Yarden Silveira, 1998-2021, asesinado por "cambio de sexo")
No sólo la parada de la Clínica Tavistock: ningún centro británico para chicas y chicos "no conformes con su género" podrá recetar ya bloqueadores de la pubertad. El enfoque tendrá que ser exclusivamente psicológico: un rotundo giro que tendrá repercusiones en todo el mundo, incluida Italia. Uno de los mayores escándalos de la historia de la medicina llega por fin a su fin: ¿pagará alguien por los miles de menores irreversiblemente dañados? Recordemos aquí a uno de ellos que perdió la vida por culpa de la falta de escrúpulos de médicos y cirujanos
El Servicio Nacional de Salud británico (NHS) anuncia que YA NO SE SUMINISTRARÁN BLOQUEADORES DE LA PUBERTAD A LOS MENORES CON DISFORIA DE GÉNERO: se trata de una noticia enorme y reconfortante tras años y años de lucha en primera línea. Así pues, no sólo se cierra el servicio especializado de la Clínica Tavistock de Londres, sino que ningún centro de tratamiento de menores con disforia volverá a utilizar bloqueadores de la pubertad. La decisión, calificada de "histórica", tendrá repercusiones en todo el mundo, [...].
Leer ahora
6 de marzo de 2024
Escándalo WPATH: se improvisan "terapias" para niños con disforia y se prescriben sin consentimiento real
El World Professional Transgender Health está considerado la principal autoridad científica y médica mundial en "medicina de género": en las últimas décadas, sus normas de atención han conformado las directrices, políticas y prácticas de gobiernos, asociaciones médicas, sistemas públicos de salud y clínicas privadas de todo el mundo, incluida la OMS. Pero documentos filtrados revelan la negligencia de niños -incluidos niños con trastornos mentales graves- sometidos a tratamientos improvisados, sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo y sin estar seguros de tener claro lo que estaban haciendo
La noticia consigue conmocionar incluso a quienes han luchado durante mucho tiempo contra la terapia afirmativa -bloqueadores de la pubertad, hormonas y cirugía- para menores no conformes con su género, como el psicoanalista David Bell, que destapó el escándalo en la Clínica Tavistock de Londres: "Incluso para mí el contenido de estos archivos es chocante y perturbador", dijo. "Los archivos sugieren que algunos miembros del WPATH son conscientes de que los tratamientos de afirmación de género a veces causan daños muy graves y [...]
Leer ahora