15 de enero de 2021

Vestirse en tiempos de Covid

Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

"La moda no es algo que exista sólo en la ropa. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, con nuestra forma de vida, con lo que pasa". Dijo Coco Chanel (el 50º aniversario de su desaparición), añadiendo que para que esté realmente de moda debe salir de los talleres para llegar a las plazas, de lo contrario no lo es. Pero qué pasa ahora que en todo el mundo la emergencia de Covid-19 ha cambiado radicalmente nuestros hábitos, ¿nuestro trabajo, nuestras vidas? El tiempo que pasamos en casa -a menudo sentados frente a una pantalla- nos pide que un nuevo enfoque del acto cotidiano de vestir y nos "obliga" a modificarlo.

La crisis ha puesto de rodillas a las industrias relacionadas con la moda obligándoles a un involuntario y fuerte paro con la consiguiente repercusión en cascada en toda la cadena de suministro -a veces, afortunadamente, la reconversión y la generosidad de muchos estilistas han dado lugar, sin embargo, a amplios círculos virtuosos, a pesar del confinamiento y el colapso del sector-. Esto es fuera de casa. En el interior, en el cuadrados virtuales no más grandes que una pantalla a la que nos hemos tenido que acostumbrar, se corre el riesgo de dejar de lado cualquier ambición estética.

Las calles están vacías, y las tiendas que nos proporcionaban los "imprescindibles" que necesitábamos para sentirnos bien y apropiados para la ocasión están cerradas (casi siempre el desencadenante de la compra de una nueva prenda es una circunstancia inesperada a la que somos invitados). Se han cerrado las puertas de aquellos rellanos donde nos lanzábamos cada mañana para lanzarnos al ahora tan deseado exterior. Ya no tenemos que contar -como decían los viejos anuncios de los años 60- con las Últimas Noticias, sino con una gran noticia, la salud para protegera la que hay que aferrarse como a un traje a medida.

Vestirse se ha convertido en un ritual más modesto y comedido. Hemos introducido la orden de eliminar los adornos excesivos y las partes superfluasexperimentar con atuendos alternativos y tejidos verdes para estar más cómodos, más en sintonía con el entorno, más reconocibles en los espejos y en los espacios domésticos. Entonces, quizás, una vez pasada la tentación inicial de sustituir la rigidez de una chaqueta estructurada y unos pantalones ajustados por un mono, una sudadera oversize ligeramente délabrée o unos leggings elásticos, recordamos que no sólo nos vestimos para cubrirnos, sino también para afirmarnos, diferenciarnos, decir algo sobre nosotros mismos, sentirnos seguros en nuestras relaciones con los demás. Para gustar y dar dignidad al cuerpo vestido, también con respecto a los pocos que nos encontramos ("Me hice hermosa para ir hermosa a una hermosa".: Simposio de Platón, Sócrates va a cenar a casa de Agatón). Intentamos encontrar el equilibrio adecuado entre exponernos y mantener, cada una a su manera, su propio estilo personal en una situación tan diferente a la de "antes".

Las escasas propuestas estilísticas de los últimos meses se han centrado en líneas suaves y fluidas y sobre matices vitamínicos o relajantes, abriendo nuestro apetito para comprar - rigurosamente online - algunas cositas para añadir a nuestro armario, carente no de prendas sino de impulsos energéticos. Camisas blancas con cuellos importantes y construidos, suéteres de capullo que sustituyen a los abrazos, pantalones holgados, bufandas envolventes que dan una idea de calidez y ternura. Bajo el escritorio durante las llamadas y videollamadas por supuesto no hay tacos, Terciopelo de seda friulano y veneciano, zapatillas cómodas y atractivas; máscaras imaginativas en raras salidas como alternativa a las "frías" quirúrgicas; un poco de maquillaje de bricolaje y pelucas para contrarrestar la palidez de un rostro asustado.

Por último, los accesorios, lo que los futuristas llamaban '.modificadores", ya que tienen la capacidad de transformar la base sobre la que se asientan refrescando su aspecto. Pendientes de gota que animan las expresiones faciales, collares brillantes o en materiales pobres y naturales (lana, rafia, cuerda, etc.), cintas para la cabeza que mantienen en orden un cabello que ha perdido su forma, anillos voluminosos que destacan el movimiento de las manos frente a la cámara, broches sacados de viejos cajones para dar luz a jerseys que cuentan la historia de nuestra personalidad "partida por la mitad" por el marco.

La belleza tal vez pueda salvar el mundo y guiarnos en la "reconstrucción": ciertamente salva nuestro estado de ánimo y nuestra capacidad de soportar la prueba.

Me trae a la mente ese maravilloso poema de Emily Dickinson dedicado al cambio de ritmo entre el verano y el otoño, cuando la nostalgia por el pasado brillante puede transformarse en positividad renovada, a partir de un pequeño detalle, un accesorio que mantiene unido lo que ha sido y lo que está por venir.

"Las mañanas son más suaves

y cuanto más oscuras sean las nueces

y las bayas tienen una

redonda.

La rosa ya no está en la ciudad.

El arce lleva una bufanda más

gaia.

La campaña una falda

escarlata.

Y yo también, para no ser anticuado,

Llevaré una joya.

Ahora es el turno del invierno, todavía en medio de su cruda, gélida y pandémica habitus.

Pero - todavía palabras de un autor -

"Pueden cortar todas las flores pero no pueden detener la primavera".

Simonetta Como


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
También puede interesarle
22 de septiembre de 2023
El mundo real al revés
No hay un mundo recto -tradición- frente a un mundo torcido -trans-progresismo-. Los dos mundos opuestos perpetúan el patriarcado de formas diferentes pero con el mismo objetivo: mantener la dominación sobre las mujeres. Una distorsión milenaria: la usurpación masculina de los espacios físicos y metafísicos de las mujeres
En el debate político y social se enfrentan los partidarios de dos modelos de mundo, un choque metafísico y filosófico más que estrictamente político. Una controversia que como mujeres observamos con perplejidad: dos modelos opuestos y aparentemente irreconciliables, la tradición frente a la modernidad, los valores antiguos y sagrados frente a la fluidez omnipresente, la familia de antaño frente a la familia queer.... De un lado y del otro, campeones del mundo patriarcal que hablan el lenguaje de las ideologías del "siglo corto". Todos afirman estar en la [...]
Leer ahora
12 julio 2023
Advertencia hijas es política
Contra la violencia sexual y las violaciones, se sigue reclamando la educación de los hombres jóvenes. Mientras que enseñar a las jóvenes a protegerse y dar la alarma sobre la sexualización precoz y los riesgos del abuso de sustancias se considera discriminatorio y revictimizante. Todas las madres se sienten obligadas a hacerlo, pero se las culpa de ello.
Si el feminismo es "empezar desde uno mismo", es desde mí desde donde quiero empezar, desde lo que sentí tras el horrible asesinato de la joven Michelle en Primavalle (en la foto) al ver a dos mujeres sosteniendo carteles (hechos profesionalmente en alguna imprenta profesional, no con rotulador sobre cartulina bristol) donde se reiteraba perentoriamente que no hay que proteger a las niñas, sino educar a los niños. Mantra que se nos repite en cada caso de violación, el llamamiento a [...]
Leer ahora
27 de marzo de 2023
¿Es estructural la violencia en el transfeminismo?
Paola Pieri, del grupo MaternaMente, relata la violencia que sufrió en Florencia por parte de activistas trans
Texto de Paola Pieri, del grupo MaternaMente. El pasado jueves, 23 de marzo, me presenté ante el hospital Careggi, aquí en Florencia, donde se celebraba un pequeño baluarte llamado por 'Resistencia al nanomundo', al que asistía Silvia Guerini, autora del libro 'Del cuerpo neutro al cyborg posthumano, reflexiones críticas sobre la ideología de género'. Baluarte convocado en tal lugar porque es donde decenas de menores y otras personas con 'disforia de género', tratadas con bloqueadores de la pubertad, hormonas y otros fármacos planificados [...].
Leer ahora
3 de marzo de 2023
Mujeres e izquierda: un amor tóxico
Traicionadas, maltratadas, humilladas. Y finalmente suplantadas por neo-mujeres auto-identificadas que son mucho más atractivas y funcionales que las "viejas" mujeres de nacimiento. Sin embargo, muchas de entre nosotras no pueden romper con los progresistas que demuestran de todas las maneras que no las tienen en cuenta. La misma dinámica de una relación enferma
Todos los amores nacen y mueren, y cuando se acaban siempre hay quien sufre más, a veces sólo una parte, la que amó sinceramente, la otra tal vez no, tal vez mentía. Y nosotras, las mujeres, creíamos en el amor con la izquierda en serio, de todo corazón: ingenuamente nos creíamos las favoritas, creíamos en las promesas, incluso en las que a todas luces parecían falsas. Carla Lonzi ya nos recordaba hace medio siglo que la izquierda nos había vendido "a la hipotética Revolución", e incluso en el extranjero la [...]
Leer ahora
3 de marzo de 2023
Femicidio y feminicidio
Según una interpretación restrictiva, el número de estos delitos estaría disminuyendo porque no todos los asesinatos de mujeres entrarían en este epígrafe. Una lectura falsa y peligrosa de los datos que merece una atenta vigilancia.
El término feminicidio fue introducido por primera vez por la criminóloga Diana H. Russel para definir aquellas situaciones en las que la muerte de una mujer es el resultado/consecuencia de actitudes o prácticas misóginas. La antropóloga y política mexicana Marcela Lagarde, en cambio, introduce el término feminicidio para describir "la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producida por la violación de sus derechos humanos en los ámbitos público y privado a través de diversas conductas misóginas como el maltrato, físico, psicológico, sexual, educativo, [...].
Leer ahora
7 de noviembre de 2022
Bélgica, nueva ley de feminicidio. A estudiar
En Europa, la violencia machista es la principal causa de muerte de las mujeres de entre 16 y 44 años. Bélgica se dota de una nueva ley que, por primera vez, define legalmente los feminicidios con el fin de desarrollar políticas basadas en estadísticas oficiales. Teniendo en cuenta que la violencia es un dispositivo de dominación masculina
Detener la matanza de mujeres. Este es el sentido de la nueva "ley de prevención y lucha contra los feminicidios, los delitos de género y la violencia que los precede", adoptada en primera lectura en el Consejo de Ministros del 25 de octubre en Bélgica. Presentada por la Secretaria de Estado para la Igualdad de Género, Sarah Schlitz (Ecolo/Verdi), la ley marco define por primera vez legalmente los feminicidios para poder desarrollar políticas de lucha basadas en estadísticas oficiales. Y en [...]
Leer ahora
1 2 3 ... 7