¿Es estructural la violencia en el transfeminismo?

Paola Pieri, del grupo MaternaMente, relata la violencia que sufrió en Florencia por parte de activistas trans
Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

Texto de Paola Pieri, del grupo MaternaMente.

La violenza è strutturale al transfemminismo?

El pasado jueves, 23 de marzo, me presento ante en el hospital Careggiaquí en Florencia, donde se celebraba un pequeño presidium por "Resistencia del nanomundo"presente Silvia Gueriniautor del libro 'Del cuerpo neutro al cyborg posthumano, reflexiones críticas sobre la ideología de género". Presidium convocado allí porque es donde decenas de menores y otras personas con "disforia de género" son tratadas en el servicio de endocrinologíatratados con bloqueadores de la pubertad, hormonas y otras cosas previstas en el protocolo médico actual. Un protocolo que también ha sido discutido recientemente, en varios reportajes de televisión, incluyendo el más reciente de Nicola Porro, Quarta Repubblica, con invitados conocedores y expertos.

En pocas palabras: llego al presidium y me recibe una chica con unos folletos, que obviamente cojo y leo. Un momento después llega Silvia, a la que aún no había conocido en persona y por tanto no reconocí. Inmediatamente cambia la actitud de la chica. Modo "Despliegue. Me identifican inmediatamente como el enemigo. Delante del hospital había, en resumen, cuatro personas, tres hombres y una mujer, con una pancarta que decía no a la medicalización de los niños y a los bloqueadores de la pubertad que estaban tratando de entregar un volante. Y cerca de 20 personas, que los estaban impugnando.

De momento, nada grave. Lástima que estos últimos (los manifestantes) hubieran obtenido permiso de la jefatura de policía para la guarnición y el volanteo, había arrebatado los folletos de las manos de los transeúntes a los que se los habían entregado y había robado/robado otros para impedir su entrega. Lástima que con sus pancartas ocultaran la de los primeros. Entre otras cosas, me pregunto si también para ellos había un permiso de la Questura di Firenze, ya que a las mujeres se nos pide que nos alejemos de los lugares "transfeministas". Por último, es una pena que yo mismo, fui atacado de manera absolutamente violenta, verbalmente, por uno de ellos en particular. Después de una hora de guardia estábamos hablando, o intentándolo.

De repente, debido a un malentendido, una y otra vez Me llamaron por orden: fascista, provida, transfóbico, violento, feo de mierda y otros epítetos en un crescendo de agresividad, ciertamente susceptibles de ser denunciados. En resumen, no me habían escuchado ni entendido nada. Fue una pena que incluso les hubiera pedido sus datos de contacto para poder intercambiar material y pensamientos fuera del contexto de la plaza, pero se me negaron para variar. En cambio, mi actitud, los que me conocen lo saben, era cuando menos pacífica. Pasé dos horas y media hablando y debatiendo. Primero con la violenta transexual y luego con otro amable transexual (FtoM).

Por supuesto, esta es la última vez. El próximo ataque, será denunciado como se merece. Como mujer, también estoy cansada de sufrir violencia por parte de quienes se erigen en paladines de los derechos (y llegar a decir que esto es una gran derrota para mí, porque denunciar un sistema que revictimiza a las mujeres es tan arriesgado como absurdo).

Pero lo que quizá era aún más grave era la comportamiento del personal médico presente. Algunas enfermeras y/o médicos que pasaban o no pasaban se resintieron por el mero hecho de que se nombrara a un colega en el folleto repartido (cita de fuente pública), mientras que otros participó en la agresión que sufría, diciéndome que yo era el violentoporque hay muchas formas de ser violento" y dando apoyo y confirmación a la chica trans (MtoF) que realmente iba a ponerme las manos encima. En esencia, yo era el violento simplemente porque así me definían. No porque me hubiera comportado violentamente. Me acusaron violentamente de no pensar como ellos. Como si eso fuera un crimen en sí mismo. Lo es.

Lo considero muy grave. Yo diría que inaceptable. Y creo que es necesario un debate al respecto, también con la dirección del hospital.

En esas dos horas y media, intenté responder y explicar. Escuchar y comprender.

Debo decir que fue doloroso. Pero también importante. Mirándose a los ojos. Conozca. Y creo que es absolutamente necesario y urgente, necesitamos y debemos al menos intentar salir de la narrativa sistémica. Es un mecanismo muy peligroso este de descender desde arriba y preempaquetar ideas divisorias. Sobre el que construir despliegues. Ideas pero también prácticas que a menudo ni se ajustan a la realidad ni se discuten democráticamente a gran escala. Que se quieren convertir en leyes. Teorías que no son científicas o al menos no compartidas por gran parte del mundo científico. Hoy las cosas van deprisa. Y sobre todo a base de propaganda. Se pierde valor y sustancia. Se simplifica y se limita. En lugar de estar en la complejidad y la reflexión. También política. Pero son cuestiones que nos afectan a todos, en nuestra vida cotidiana, a nivel práctico, ético, legislativo, político, histórico y social.
Además lo digo en voz baja, yo misma, hasta cierta edad, quería ser un chico. No quería que me crecieran los pechos. Sé de lo que hablas. Y se lo agradezco a mis padres porque me acogieron sin definirme. Y sin forzarme en ningún sentido, dejándome expresarme hasta que poco a poco tomé mi propio camino, que continúa en un continuo definirme y redefinirme... libre y fructífero.

Por eso fui al presidium. Físicamente.

Y porque el 8 de marzo, algunas mujeres coautoras del libro "El trabajo sexual no es trabajo", entre ellas la propia Guerini, habían sufrido otro duro ataque y censura (cancelación de la presentación del libro tras el bombardeo de correos por parte de partidarios del trabajo sexual) en la Casa internazionale delle donne de Roma. Quería estar allí, para dar solidaridad y apoyo feminista-humano. Para decir no a la censura y a la agresión. Para dar testimonio de una práctica de confrontación sana y civilizada y de aceptación del conflicto.. Pero también porque no acepto que, independientemente de las diferentes posiciones, se utilicen tales métodos, en los que incluso las plazas del 8 de marzo se han convertido en vedadas para las mujeres que no están estrictamente alineadas con el pensamiento transfeminista.

Fui en corto porque Creo que hay que salir de este mecanismo de guetización y despliegue. Deseado por una política/mercado, que sólo tiene que controlar y vender productos/pensamientos preconstituidos que no perturben demasiado el sistema y más bien lo confirmen y refuercen. Esto es antidemocrático y anticonstitucional desde mi punto de vista. Fui porque no acepto que se me defina, una y otra vez, borrándome, como mujer y madre. Un lenguaje impuesto, decidido en un escritorio, que borra y criminaliza a las mujeres y a quienes no se alinean tomando partido, para variar (es el mismo mecanismo que el pas). Esto es extremadamente grave. Una deriva peligrosaun tema complejo que no se puede tratar con un hacha de guerra. En la piel de los niños y niñas lgbtq.

Por último, porque estoy cansado del polarización en la que, como mujeres y madres, somos definidas como fascistas por la corriente dominante de la "izquierda" y como nazi-feministas por la derecha.. Sólo para ser borrados y mercantilizados por unos y otros de diversas y diferentes maneras.

Además, probablemente tengamos enfoques y elaboraciones diferentes con la propia Guerini, a quien conocí por primera vez, aunque en general comparto su crítica y reflexividad ante el enfoque intervencionista de los bloqueadores de la pubertad infantil. Pero esta nota, no me impide compartir y contribuir a la reflexión que es de todos y aportar solidaridad ante la violencia, amenazas, censura y al mismo tiempo, oigan oigan, estar en contra de la discriminación que aún sufren las personas lgbtq en algunos ámbitos.

Eso sí, siempre que no sea al revés, es decir, que seamos las mujeres, para variar, las discriminadas. Pienso en los países anglosajones, donde te arriesgas a amenazas de muerte y despidos si no te pones a la cola. Pienso en los Trans Ley españoladonde si hubiéramos estado para el presidium Me habrían demandado por transfobia sin ni siquiera ser transfóbicoporque se ha convertido en un delito, y las pruebas están en contra del acusado-o.


Llevo mucho tiempo tratando, junto con mujeres y madres de una red nacional, el tema de la violencia misógina contra madres e hijos y la violencia institucional que sufrimos debido a leyes patriarcales que atentan fuertemente contra nuestros derechos fundamentales. En concreto, el ley 54/2006 y prácticas calificadas de "nazis" por la casación, vinculadas a la pas (síndrome de alienación parental, ahora llamado de muchas maneras: malévolo, adhesivo, hostil, madre excluyente, etc.).
Se abre un debate al respecto entre y de las mujeres, feministas históricas y no históricas, jóvenes y madres de todos los orígenes políticos, culturales y sociales. La ley 54 la quieren los pseudoizquierdistas/paritaristas y la pas la quieren los derechistas. Pero tampoco podemos hablar de esto, no recibimos ninguna solidaridad, somos censuradas por el sistema como por el transfeminismo, es inconveniente allí donde quieren que nuestros cuerpos sean objetos y nuestros hijos paquetes postales para ser reajustados aquí y ordenados en convenientes folletos allí.

En resumen lo que me parece es que Lejos de hacer una revolución que libere y deconstruya las causas de la violencia y la discriminación (empezando por la violencia misógina milenarista) está pasando de la sartén al fuego. De una explotación a otra. De una censura a otra. De una condena a otra. De una estructura de control a otra. Pero al final, si se mira más de cerca, siempre se trata del mismo sistema. La patriarcal, mercantilizadora y cosificadora.

Estamos tirando el bebé con el agua de la bañera. Me gustaría argumentar y exponer las muchas contradicciones que tiene el transfeminismo desde mi punto de vista. Siempre que sea posible. Uno para todos: estar a favor de los derechos de las mujeres y en contra de la violencia y el feminicidio, a menos que se promueva el trabajo sexual o el alquiler de úteros. Nuevas fronteras de la cosificación de la mujer y de la cosificación del niño. Borrado de la historia y de la trayectoria feminista. Humano. Pero también la nueva definición de eco-transfeminismo. Que francamente es un poco como decir que estoy a favor de la agricultura eco-transgénica. Pero, por otro lado, la reflexión se considera un enemigo. Y el razonamiento un tabú. Y te conviertes en un criminal violento sólo porque crees que una niña de nueve años, desarrollada, es y sigue siendo una niña, o si dices que como mujer y madre te sientes discriminada y borrada por un lenguaje y unas leyes que potencian al llamado "varón neutro".

Esto es autoritarismo hermoso y bueno. È oscurantismo al contrario. La gente tiene miedo de expresarse. De decir. De preguntar y dudar. De preguntar y discutir. Nuestros hijos se encuentran embotellados en las redes sociales entre porno y vídeos tik tok. Pero me han dicho que no hay propaganda transfeminista. No, claro que no.

Mientras tanto, a las madres nos arrancan a nuestros hijos, nos asesinan, nos violan, nos venden, nos torturan, nos casan de niñas, nos borran de los libros y de la historia y de la medicina masculina; y no, no creo que con el transfeminismo nuestros derechos ganen valor. Todo lo contrario. Empezando por nuestra palabra.

Sinceramente, creo que el El transfeminismo es el fruto de siglos de patriarcado y capitalismo salvaje. Un lenguaje y un sistema que yo llamaría, en palabras de Genevieve Vaughan, otra forma parasitaria del sistema "maternal" original. Con todo lo que ello implica. Y que no está haciendo los verdaderos intereses de las personas lgbtq.

Paola Pieri.



Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
También puede interesarle
22 mayo 2024
Alemania: los pedófilos de fiesta. Menos riesgos penales por posesión de pornografía infantil
Con un cambio en la ley, el Bundestag disminuye las penas por posesión y/o distribución de imágenes pornográficas de niñas y niños, que pasan a ser delitos menores. Una noticia acogida con entusiasmo por los grupos de pedófilos que presionan para rebajar la edad de consentimiento sexual a los 12 años.
La pedofilia libre también forma parte del paraguas transhumano: romper progresivamente, preferiblemente rápido, incluso este límite, admitir e incluso fomentar el sexo transhumano -al fin y al cabo, las niñas y los niños están en el centro de las políticas transhumanas. Una innovación legislativa aprobada por el Bundestag da un paso en esta dirección. Geneviève Gluck nos lo cuenta El Parlamento alemán votó por mayoría la supresión de un artículo del código penal que tipificaba como delito la posesión de pornografía infantil. Una vez en vigor [...]
Leer ahora
20 mayo 2024
Por qué Italia no firmó la declaración de la UE sobre derechos LGBTIQ (aunque sí firmó otra)
La declaración contra la homolesbobtransfobia firmada en Europa por todos los Estados miembros pasó al silencio. Gran clamor mediático, en cambio, sobre una segunda declaración no firmada por Italia porque está fuertemente desequilibrada en materia de identidad de género según el modelo de la Zan fu-ddl: he aquí todos los puntos críticos
Hace unos días, con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia (IDAHOT) en Europa, se aprobó por unanimidad -incluida Italia- la siguiente resolución05.2024 Equipo de prensa e información de la Delegación del CONSEJO DE EUROPA en EstrasburgoTengo el honor de hacer uso de la palabra en nombre de la Unión Europea y de sus [...]
Leer ahora
16 mayo 2024
Reino Unido: la identidad de género ya no se debatirá en la escuela
Una nueva ofensiva del Gobierno Sunak tras el informe Cass, que también advierte de los riesgos de la transición social de los menores, la llamada "identidad alias" que ya han adoptado muchas escuelas italianas: en las aulas ya no se enseñará que se puede cambiar de sexo y la educación sexual se calibrará en función de la edad. Y nunca sin el consentimiento de los padres
Después de años y años de que los transactivistas de asociaciones como Stonewall y Mermaids hicieran el agosto con sus cursos de educación sexual en las escuelas inglesas de todos los niveles, el gobierno de Rishi Sunak ha anunciado hoy junto a la ministra de Educación, Gillian Keegan, nuevas directrices obligatorias para escolares y estudiantes sobre estos temas. En las aulas ya no se enseñará que se puede cambiar de identidad de género, como hasta ahora [...]
Leer ahora
14 mayo 2024
De Gaza a los paritorios occidentales, Judith Butler ve fascistas por todas partes
Fascistas, por supuesto, nosotras también, feministas críticas de género, "aliadas de la derecha y del Vaticano". El intelectual californiano, renunciando a toda sutileza filosófica, compila una agenda política que coincide con la plataforma de los universitarios en lucha. Y llama a una alianza entre personas trans, antifa, el movimiento pro-Pal, los sin techo, los negros, los migrantes e incluso las mujeres -entendidas como una de tantas minorías- para construir "una democracia radical inspirada en los ideales del socialismo". Un relato de la etapa boloñesa de su triunfal gira europea
Quizás hoy se podría hablar de la "Agenda Butler": su plataforma coincide perfectamente con la plataforma de lucha de las estudiantes de todo Occidente, con poca certeza sobre si nació primero el huevo o la gallina. Ciertamente, Judith Butler es a todos los efectos la madre de la Teoría de Género a la que estos estudiantes (una minoría en cualquier caso) se adhieren con entusiasmo; a su vez, estos estudiantes con sus movilizaciones son una fuente de inspiración para Butler, sus plataformas [...]
Leer ahora
6 mayo 2024
La cirugía trans aumenta el riesgo de suicidio
Un estudio muy reciente sobre 90 millones de pacientes demuestra que las personas trans operadas corren un "riesgo significativamente mayor de suicidio, muerte, autolesiones y trastorno de estrés postraumático" y requieren apoyo psiquiátrico. Así pues, la realización de la larga y ardua transición con cirugía "afirmativa" no asegura la consecución del bienestar esperado
"La cirugía de afirmación de género se asocia con un riesgo significativamente mayor de suicidio, muerte, suicidio/autoagresión y trastorno de estrés postraumático que los grupos de control en esta base de datos del mundo real. Dado que el suicidio es una de las causas más comunes de muerte entre los adolescentes y las personas de mediana edad, está claro que debemos trabajar para prevenir estos resultados desafortunados. Esto refuerza aún más la necesidad de una atención psiquiátrica integral en los años posteriores a la cirugía de [...]
Leer ahora
5 mayo 2024
Saman: "su cultura" como atenuante
El matrimonio de la chica fue "concertado y no forzado" y en la sentencia "también debe tenerse en cuenta la cultura del agresor": las razones de la sentencia (firmada por juezas) por el brutal asesinato de la joven paquistaní dejan perplejo. Así como el autosexismo de la madre'que sería la ejecutora material del crimen. A este ritmo, según las proyecciones de Unicef, las niñas seguirán siendo vendidas a los hombres durante al menos los próximos 300 años
En la imagen, un cartel con el rostro de Saman compuesto por fotos de muchas mujeres víctimas de la violencia machista. La historia de Saman Abbas es una herida abierta. Asesinada por su familia hace tres años, su cuerpo oculto fue encontrado más de un año después de su muerte. A principios de este año, el funeral, con gran participación ciudadana. Hace unos días se conocieron los fundamentos del veredicto en el juicio en primera instancia que la familia de Saman celebró el pasado diciembre: cadena perpetua a [...].
Leer ahora