13 de marzo de 2021

La izquierda, la derecha, el velo

Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo


El Presidente del Senado Maria Elena Alberti Casellati es una distinguida dama con una sonrisa educada y un nombre rimbombante. Políticamente, está en la derecha. En otros tiempos la habríamos llamado demócrata cristiana conservadora. El feminismo también es ajeno a él, Esto no le impidió, en su discurso de investidura, hablar con firmeza y sin retórica del fenómeno de la violencia misógina.

Volví a pensar en la señora después del seminario en línea sobre Velo y libertad con Marina Terragni, Sara Punzo y Maryan Ismail. Hace exactamente dos años, un tiempo infinito para los dilatados ritmos de la era Covid, Casellati se reunió en Doha con el Primer Ministro Abdullah bin Nasser bin Khalifa al-Thani, otro hombre que no se queda atrás en cuanto a nombres y patronímicos. Al mismo tiempo fue recibida por el Papa Francisco. En ambas ocasiones, su vestimenta era compuesta y formal, pero a la vez informal y, en cierto sentido, de fuerte carácter. Al lado del ministro qatarí parecía menuda, delicada pero radiante, y bastante directa. Cuando posó con el Papa parecía una antigua princesa o una noble piadosa. Pero tampoco sumisa o anulada, a pesar del llamativo velo negro.

Lo especificamos: se puso el velo delante del Pontífice. En Qatar, se había presentado con la cabeza descubierta.

¿Por falta de respeto a las costumbres islámicas? No lo diríamos. Más bien por esa necesidad, probablemente espontánea, de definirse y valorar las diferencias. El conservador Casellati parecía haber entendido que un verdadero diálogo no implicaba la anulación de la cultura de pertenencia, sino que requería una confrontación al mismo nivel de dignidad. La Señora del Palacio Madama se presentaba como una política italiana, de tradición católica -es decir, universal- que desempeñaba su función con plena autonomía.

Si observamos las fotografías de ministros y ex ministros de izquierda, laicos y abiertamente feministas, el escenario es muy diferente. Laura Boldrini con un velo demasiado llamativo en la mezquita de Roma (pero sin tocado y con sandalias lacadas en presencia del Papa); Federica Mogherini en el Parlamento iraní, también con velo -imitada por Emma Bonino y Debora Serracchiani-, despertando la indignación de las feministas de ese país que luchan con riesgo de sus vidas por la libertad de vestir como quieren.

Si ignoras la historia política de estas mujeres, ¿a quién le atribuirías el epíteto de "progresista"? ¿Lo primero o lo segundo?

No para restregarlo. Tal vez sea realmente una cuestión de buena fe, además de una obligación. Sabemos bien que el protocolo del Vaticano no prevé el velo obligatorio para las mujeres desde los años 80. En algunos países, y Qatar no es una excepción, la modestia femenina es algo más que una simple recomendación. Pero los gestos van más allá de las prescripciones; y, a veces, uno tiene la impresión de que se busca la picota. La irritación hacia ciertas políticas progresistas no puede atribuirse (siempre) al sexismo, a la indiferencia o -teníamos que leer esto también- a la islamofobia. Se trata de la cultura. Y la tradición. Lo cual no es tradicionalismo sino transmisión. Aunque los críticos a veces inconscientemente motivado de las políticas anteriores les achacaba exactamente esto: falta de cultura.

Mujeres con títulos universitarios, cosmopolitas, partidarias de un marcado migratismo: y sin embargo ignorantes, porque no escapan a un exotismo amanerado, impregnado, además, de un mal disimulado sentido de la superioridad.

El retrato con el Papa lo demuestra plenamente. El mensaje que se percibe, tal vez más allá de las intenciones, es: 'Aquí me puedo permitir llevar el pelo suelto y las zapatillas, no me lo creo, soy moderno'. En otros lugares hay que mostrar devoción, la buenos salvajes debe ser consentida. Y entonces, 'es de izquierdas'....

Una izquierda que hasta ahora se ha mostrado sorda a la persecución de los cristianos (y especialmente de las mujeres cristianas: merece una vergüenza eterna el silencio de los activistas occidentales sobre Huma Younus y Leah Sharibu) de África y Asia, porque son "competidores" no europeos; porque la cultura cristiana, especialmente la católica, debe considerarse necesariamente un subproducto de la edad oscura, de la que un doc feminista, abierto y libertario, debe tomar una distancia decisiva. Añádase la identificación del catolicismo con Occidente -la misma ecuación que los yihadistas-, que los muy liberales occidentales ven como humo en los ojos; mientras que una reina "glamurosa" como Rania de Jordania no duda en mostrarse ante Bergoglio con una estola blanca, con una naturalidad que muestra cualquier cosa menos sumisión y piedad.

La reacción al esnobismo de la izquierda actual es la desafección y el tedio, incluso entre los militantes de siempre.

No es de extrañar que en este momento de la historia las posiciones más reformistas provengan de sectores notoriamente "moderados". Sin embargo, también es evidente. Si el error consiste en la ignorancia -y en la pérdida de la memoria- el resultado es la confusión, la superposición del desarrollo y el progreso, el desajuste de las perspectivas. "Sólo los marxistas aman el pasado", escribió Pasolini - los burgueses no aman nada, sus afirmaciones retóricas de amor al pasado son simplemente cínicas y sacrílegas: sin embargo, en el mejor de los casos, ese amor es decorativo, o "monumental" [...], ciertamente no historicista, es decir, real y capaz de una nueva historia".

Pero es precisamente el sentido de la historia, de una historia que avanza y cambia, lo que falta en la actual La izquierda ya no es marxista, sino liberal-capitalista, "burguesa". Exactamente, modernista y no moderno. La derecha vive de este expolio, más que de sus propios valores.Pero el proceso no ha hecho más que empezar, y nadie parece darse cuenta de ello.

Daniela Tuscano


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
   - o -
Puede enviar a: ASSOCIAZIONE CULTURALE BLU BRAMANTE
Razón obligatoria: FEMINIST POST
IBAN: IT80C0200812914000104838541
También puede interesarle
25 julio 2022
Campo abierto, listas cerradas
El ojo del tigre'no quiere ver que puedes rearmar y recombinar la alineación todo lo que quieras, pero si las caras y los nombres siguen siendo los mismos tienes muy poca credibilidad. Y si el único objetivo reconocible para la mayoría del electorado es cerrarle el paso a tu oponente político -por una vez una mujer, lo que lo hace aún más surrealista- tus posibilidades de éxito no son muy buenas.
Se está trabajando en la construcción del rassemblement grande o campo abierto (el ancho se ha dejado de construir). La discusión es sólo entre hombres (con la excepción parcial de Emma Bonino) y el cemento que mantiene unido el proyecto de coalición es "detener a Meloni": apenas se habla de programas políticos, y lo que Calenda, Fratoianni y Di Maio puedan tener en común es todo por entender. Los observadores y sociólogos de la política se burlan al señalar que la construcción de un proyecto "contra" [...]
Leer ahora
5 julio 2022
Mujeres atacadas por la izquierda y la derecha: la ceniza en la cabeza del New York Times
Órgano de los liberales y de la cultura woke, el gran periódico estadounidense ha emprendido desde hace unos meses un vigoroso cambio de rumbo, admitiendo sus propios excesos y la misoginia del nuevo curso progresista empeñado en acabar con las mujeres. A la espera de que el viento autocrítico sople también en Europa
por Pamela Paul Tal vez tenga sentido que las mujeres -criaturas complacientes y de aspecto agradable, desinteresadas e igualmente bonitas- hayan sido las que finalmente han unido a nuestro polarizado país. Porque la extrema derecha y la extrema izquierda han encontrado la única cosa en la que pueden estar de acuerdo: las mujeres no importan. La posición de la derecha es la más conocida, el movimiento se ha dedicado agresivamente durante décadas a privar a las mujeres de los derechos básicos. Gracias también a dos jueces [...]
Leer ahora
23 de junio de 2022
Cuestión trans: cambio de viento entre los progresistas
La 'la' la dan los demócratas estadounidenses, pero también en el resto de Occidente la transfilia de los progresistas empieza a dar señales de ruptura. Oportunismo electoral, seguro. Pero el cambio debe ser registrado. Mantener los ojos bien abiertos
Michele Serra es un amigo y aprecio mucho que se haya encargado de romper el silencio desde la izquierda -por fin- sobre la insoportable injusticia de los cuerpos masculinos en el deporte femenino (L'Amaca en La Repubblica ayer, 22 de junio), una injusticia contra la que venimos luchando desde hace mucho tiempo (aquí encontrarás infinidad de textos al respecto). Un apunte, si es posible: habría evitado utilizar la definición cisgénero woke, impuesta por el transactivismo, y en la que la gran mayoría de las mujeres del mundo, atletas y no atletas, [...].
Leer ahora
10 de junio de 2022
Madonna amante del sadomasoquismo
Una Madonna con los pechos desnudos y vestida de amante sadomasoquista desfiló a hombros de un grupo de manifestantes durante el Orgullo en Cremona. Estas son las reflexiones de Daniela Tuscano
Maria vulva sacra, Nuestra Señora de la Leche, es uno de los iconos más antiguos y venerados, sobre todo en Oriente Medio y Etiopía, donde el cristianismo arraigó desde el siglo I. Aún hoy, la Gruta de la Leche de Jerusalén es el destino de incesantes peregrinaciones de mujeres que esperan o desean ser madres. Cada 29 de abril, la Iglesia ortodoxa celebra con un espléndido himno los pechos de María, la "primavera vivificadora" que levanta a los enfermos de sus camas, libera a los afligidos, fortalece a los frágiles, [...].
Leer ahora
24 de mayo de 2022
El Congreso de EE.UU. promueve una Carta de Derechos de la Mujer inspirada en textos feministas
Poder llamarse mujeres, no ser reducidas a "menstruantes" o a "agujeros en la frente", tener sus propios espacios reservados: las republicanas americanas asumen la resistencia del feminismo contra el progresismo despierto y proponen una ley de importancia histórica. Las asociaciones de mujeres, desde WoLF hasta WDI, lo aprueban. Pero lo que les divide sigue siendo la cuestión del aborto, con la sentencia del Tribunal Supremo en la recta final.
Mientras la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles), la mayor asociación de derechos civiles de Estados Unidos, hace campaña para argumentar que prohibir el acceso de los delincuentes sexuales masculinos a las cárceles de mujeres es discriminatorio e inconstitucional, el 19 de mayo, un grupo de representantes republicanos en el Congreso de Estados Unidos, cuya primera firmante es Debbie Lesko, presentó una resolución para introducir una Carta de Derechos de la Mujer, con el fin de definir legalmente lo que es una "mujer", reconocer que [...]
Leer ahora
13 de mayo de 2022
Derecha, izquierda, humano, transhumano
La cuestión de los "derechos" -desde la identidad de género hasta el útero de alquiler- no es complementaria ni está al margen, sino que perfila el horizonte hacia el que nos movemos. Pero la perspectiva posthumana que persiguen los progresistas no es única e ineludible. La alternativa existe: una civilización con raíces femeninas
Al volver a presentar el proyecto de ley Zan en el Senado con muy pocas posibilidades de que se apruebe -cuando en cambio otras soluciones, como el proyecto Scalfarotto, habrían asegurado una ley contra la homobitransfobia- el secretario del PD, Letta, ha subrayado repetidamente que la cuestión de los derechos es decisiva para su partido. El tema de los derechos, sin embargo, se sitúa siempre como complementario, al margen de cuestiones consideradas mucho más relevantes: la guerra, ciertamente, las cuestiones económicas, pero también simplemente la ley electoral. En realidad, la mayor parte del juego [...].
Leer ahora
1 2 3 ... 7