Contra la guerra, encontrar palabras

Te invitamos a compartir tus opiniones sobre la situación en Ucrania, sacándolas del campo de batalla de las redes sociales. Palabras que nos ayuden a poner orden en el enorme desorden que es la guerra, a encontrar un sentido que se ha perdido. Envíenos sus textos
Please be aware that the translation of contents, although automatic, has a cost to Feminist Post but is provided to you without any charge. Please consider making a contribution via the "Support us" page if you intend to use our translation service intensively.
The contents of this site are translated using automatic translation systems without the intervention of professional translators.
Translations are provided for the sole purpose of facilitating reading by international visitors.
Comparte este artículo

La guerra es una pérdida absoluta de sentido, la sustitución de las palabras por gestos violentos.

Mantener vivas las palabrasinvirtiendo en ellos con confianza, dando a luz a otros nuevos es un trabajo muy valioso que puede frenar la destrucción. No tanto y no sólo las palabras que se necesitan para la diplomacia y la negociación. Sobre todo el palabras que nos ayuden a poner orden en el enorme desorden que es la guerra, a redescubrir el sentido perdido.

No las palabras de llama en las redes sociales, que nos obligan a tomar partido y a pelearnos -por la sencilla razón de que son las trifulcas y las noticias falsas las que impulsan el tráfico y aseguran el negocio, ha explicado de una vez por todas Shoshana Zuboff-, pero el palabras temblorosas y vacilantes que necesitan refugio para venir al mundo y guiarlo.

Etty Hillesum Habría tenido todo el derecho a atrincherarse en el odio a sus verdugos, pero eligió otro camino, albergando esas palabras en su "corazón pensante", y fue en ese otro camino donde se expresó su grandeza femenina.

Por lo tanto, le invitamos a sacar sus palabras del campo de batalla social sin sentidoguerra dentro de la guerra, para expresarse en este lugar "protegido", ayudando a avivar la llama de la confianza como cada uno sabe y puede.

Esperamos sus reflexiones libres -en 20 líneas, por razones de legibilidad-. Puede enviarlos a radfemitaliarfi@gmail.com


Romper el hielo

DESMESURA Y COMPASIÓN por Marina Terragni

Absurdamente mi primer pensamiento fue para Vladimir Putin. No puedo entender cómo un hombre viejo y fatalmente cercano a la jubilación, por mucho que haya querido alcanzar la inmortalidad política, haya decidido dejar un rastro de violencia y sangre en la tierra como recuerdo de su paso. "¿No tenía ya suficiente?" dijo uno. ¿De dónde viene este exceso?el sueño de la Gran Rusia, convertirse en el último zar?

Su vida debe ser terrible, como suele ocurrir cuando el poder no se pone límites. Su mano derecha no se fía de la izquierda, los biógrafos lo describen como un paranoico que ve enemigos por todas partes, aterrorizado por Covid y por envejecer, como se puede ver en su cara, modificada por la cirugía estética. Aunque, paradójicamente, me encontré sintiendo pena por él, también deseé que muriera, pero también de forma compasiva.para reducir la cantidad de violencia que está ejerciendo sobre una población indefensa. Creo que sea como sea -y con toda probabilidad lo será-, Rusia, o más bien su gobierno, sacará lo mejor de Ucrania y la englobará dentro de sus fronteras. Vladimir Putin es un hombre acabado, no tanto y no sólo por el aislamiento internacional al que está sometido, sino porque, como estamos viendo, su humanidad se ha agotado por completo.

En comparación con la guerra, creo que tengo derecho a reclamar al menos un extrañeza parcial: ese dispositivo es de hombres tontos, las estremecedoras imágenes de Ucrania, cualquier cosa menos la ciberguerra, nos dan el absurdo de una escena 'antigua' casi un siglo en Europa -armas, bajas, vehículos militares, escombros- y también la lógica de los bloques no puedo sino sufrir.

Cuando surge un conflicto, cada parte tiene su propia aportación, Está el trasfondo histórico, los errores, el dinero es cada vez más la razón de todo, de las guerras y no sólo de las guerras. Así que me mantengo firme aferrándome a dos principios, que para mí son absolutamente imprescindibles: los que hacen la guerra aceptan conscientemente una gran parte de la responsabilidad, pierde su parte de razón y de razón, renuncia conscientemente a ella, está fuera del consorcio civil. El otro principio inquebrantable es que un pueblo debe ser respetado en su voluntad de autodeterminar su propio destino en la medida de lo posibleY aquí esta voluntad se manifiesta de forma unánime y clamorosa, más que las mujeres maduras que, para no volver a la situación anterior a 1989, montan botellas molotov con gasolina y trapos, las chicas que aseguran "Aunque Zelensky ceda, nunca nos rendiremos". Pedir, como veo que hacen algunos, que Ucrania acepte hacer su parte de estado de la memoria intermedia neutral y no molestar al resto del mundo es un abuso inaceptable, ya que es un bando que esas personas ya no quieren apoyar.

Todo lo que podemos hacer en la fe con estos dos principios está, en mi opinión, cerca de lo que es correcto.

Marina Terragni


TODAVÍA TENEMOS UN ALMA por Eloise Mulberry

Creo que es imposible contemplar los horrores de la guerra sin pensar en que es un testimonio de que ninguna otra especie en el mundo odia tanto a su propia especie como el hombre. Desde que el hombre empezó a caminar erguido, siempre ha habido guerras, y cuanto más evolucionamos, más destructivas son nuestras armas. 
El odio parece ser, junto con la incapacidad de aprender de los errores y horrores del pasado, una constante del ser humano. Sabemos que nadie gana la guerra; lo único que queda al final son las víctimas y el sufrimiento de los que sobrevivieron. 
Parece imposible mirar los rostros de las personas que huyen de Ucrania y encontrar algo positivo, algo que pueda incluso dar un rayo de esperanza.
Sin embargo, hay un pensamiento que me gustaría compartir. He escuchado de quienes han visto y vivido la guerra de una u otra manera, la frase "La guerra desgarra el alma".
Es una frase que sin duda reitera el horror absurdo e inútil que es la guerra. Pero también es una frase que en cierto modo puede dar esperanza. 
Si ver lo que ocurre en Ucrania nos hace llorar, nos desgarra el alma, hace que personas de diferentes países se unan en solidaridad con los ciudadanos ucranianos, significa que todavía tenemos un alma. 
Tal vez soy demasiado optimista, tal vez pongo demasiada fe en el hombre, pero viendo todas las demostraciones de solidaridad Creo que todavía hay algo bueno en el hombre por el que vale la pena seguir esperando.


IMAGINO CON IMAGINACIÓN de Colmillos de Ajo https://zanneaglio.art/

No entiendo por qué los humanos tenemos que resolver nuestros problemas con violencia. No, no lo entiendo, lo entiendo bien, dolorosamente bien. Cuando Imagino que si los líderes del mundo fueran mujeres tendríamos un mundo más pacífico, Recuerdo que vivimos en un sistema patriarcal donde sólo cuenta el poder. Nada más, ni la humanidad ni la naturaleza. Ambos son prescindibles.

Soy una persona con pasaporte americano, que después de el horror inicial del 11-S dijo: "Me sorprende que no haya ocurrido antes". Estoy irremediablemente convencido de la maldad del sistema capitalista, y de que la violencia extrema que estamos viviendo en estos momentos es una respuesta maliciosa y justificada a una provocación igualmente hostil. Putin es sin duda peligroso, pero es un error centrarse sólo en él cuando sabemos que los movimientos de la OTAN lo han provocado.

Lo que me preocupa ahora es la nueva posición de Alemania, Hubiera preferido que Angela Merkel siguiera al mando. Es el que mejor conoce el arte de la diplomacia. Me parece que la UE tiene (o ha tenido) en general una actitud madura y comedida, mientras que EEUU es como un adolescente egoísta. Espero que Xi Jinping pueda hacer entrar en razón a Putin, porque no creo que Occidente sea capaz de hacerlo.

Dicho todo esto, el sufrimiento innecesario de los ucranianos y sus hermanos rusos es incomprensible, como el sufrimiento de los pueblos en todas las guerras, en las constantes guerras del mundo. No hemos aprendido nada del pasado.


SÉ QUE LOS PUEBLOS SON HERMANOS por Sefora Adamović

Soy Sefora Adamović, hija de emigrantes serbios, nacido en Taormina en 1989. Tengo muchas identidades en mí: Mi apellido es judío, soy bilingüe desde que nací, me siento profundamente isleño, siciliano e italiano, perfectamente integrado, pero todo esto no me ha impedido sufren enormemente durante la guerra en la antigua Yugoslavia toda mi infancia mientras tenía a mis hermanos mayores y a toda mi familia atrapados allí, entre embargos, flujos de refugiados y bombardeos.

Esto me hace muy cercana emocional y psicológicamente a la experiencia del conflicto actual, Al igual que encuentro insoportable la narrativa dominante de los principales medios de comunicación que no sólo tiende a aplanar cualquier análisis a un maniqueísmo aniquilador, sino que de hecho censura cualquier desviación de su propaganda.

Veo razones económicas que conciernen a la esfera energética y al siempre floreciente mercado de armas que hay detrás de esta guerra, pero la factura en términos de vidas siempre la pagarán indiscriminadamente los civiles. Sé que las personas son hermanos y creo en este sentimiento, como si fuéramos hermanos en la antigua Yugoslavia, y fueron necesarios conflictos fratricidas financiados desde el extranjero para llegar a la verdad sustancial de la vida cotidiana: salir, mezclarse, lo que regenera la comunidad. 

Tengo un sueño loco pero hermoso: Me encantaría ver a Putin sustituido de la noche a la mañana por una babushka vendiendo zapatillas de paja en el mercado y a Biden por una cajera afroamericana de supermercado. Un chasquido de dedos y todas las mujeres humildes en los puestos más poderosos. ¿Por qué? Porque para detener una guerra que no necesita competencia pero sí voluntad. De vuelta a la tierra...
En mi corazón espero lo que la razón teme que no se haga realidad: el triunfo de la diplomacia sobre las armas. Y así, mientras tanto, me aferro a las palabras del pasado: de Dostoievski a Bulgakov, he creado una pequeña columna "Cartas de un tiempo lejano donde cada día leo fragmentos de novelas, poemas, canciones, novelas, como una forma de resistencia cultural por la paz y una advertencia a las conciencias. 
Dejo el enlace al canal por si la iniciativa es de interés:https://m.youtube.com/channel/UCjUdUftbblrumm7661yoYJA


LÁGRIMAS DE CRISTAL por Laura De Barbieri

En Ucrania queremos la paz. Todas las mujeres quieren la paz.

Las mujeres, las que nunca deciden sobre las guerras de los hombres y a los que nunca se invita a las negociaciones de paz. Los que se encuentran solos involucrados, con niños, ancianos y mascotas, juntando las piezas para la supervivencia de familias enteras.

Los vimos morir bajo las bombas en total anonimatocomo la mujer de Irpin que cayó al asfalto con sus dos hijos a cuestas. Los vimos en Moscú depositan flores con sus hijos frente a la Embajada de Ucrania, antes de que los pusieran a todos tras las rejas, vimos el Hassan, un niño de apenas 11 años de Zaporizhzhia, enviado por su cuenta, con un número de teléfono escrito en la manocon la última esperanza de salvarlo.

Hemos visto una mujer da de comer té caliente y una barra de pan a un soldado que fue enviado a buscarlo, dignidad, libertad y vida incluidas. Un joven soldado, como tantos otros, perdido, hambriento, asustado y engañado, al que le han dicho que iba a hacer ejercicios en Crimea y en cambio descubre que está en el frente, en una guerra de verdad. La joven le presta su teléfono y el soldado llama a la persona -la única- que encarna el amor, la vida, el calor, la fuerza y la estabilidad, su madre.

Las madres lloran y las rusas también buscando a sus hijos desaparecidos, caídos o heridos, a través de fotos de cuerpos desfigurados y rostros de los Canal de Telegramas Ishi svoih, o "Buscar su". Kirill, el niño de 18 meses que murió bajo las bombas en Mariupol, ya no verá a su madre, desfigurada por el dolor, mientras esté en San Petersburgo, Yelena Osipova, anciano superviviente del asedio de Leningrado, dice: "Soldado, deja las armas y serás un verdadero héroe.

E entonces, ¿por qué, una y otra vez, nunca nos admitimos en los lugares decisivos? ¿Por qué nunca tenemos en cuenta nuestras palabras, nuestra experiencia, nuestra sabiduría?

No respondas, ya no eres creíble. Yelena también fue detenida.

Laura De Barbieri


SE NECESITA OTRA POLÍTICA EXTERIOR por Paola Mammani

Intenté una gran incomodidad al escuchar las declaraciones de casi todos nuestros políticos, sobre la agresión de Putin contra Ucrania. Consternados, desconsolados, como si no tuvieran nada que ver. Sin embargo, Sergio Romano, ex embajador ante la OTAN y la Unión Soviética, lleva tiempo señalando la gravedad de la La responsabilidad de Europa al no contener la agresión más o menos explícita que supuso para Rusia la ampliación de la Alianza Atlántica a tantos países de Europa del Este. Lleva años diciéndolo desde las páginas del Corriere. En los últimos días repitió esto en otros periódicos, el Corriere está más ocupado con los habituales escritores de primera plana estigmatizando el comportamiento de Putin y sobre todo, me parece, definiendo amigos de Putin todos aquellos que se atrevan a dar crédito a esas reflexiones. Que se repitieron el pasado sábado 26 de febrero, en las columnas de il Fatto Quotidiano, por Barbara Spinelli que señaló los puntos esenciales de la política agresiva y desprejuiciada de los EE.UU. y de los Estados europeos, incapaces de tratar dignamente a Rusia y a Putin. También se arrepintió de las posturas que adoptó en el momento de la guerra de Kosovo. Pero no lo hacen.

Nadie tiene nada que lamentar, que arrepentirse. Casi todos se indignan, repitiendo lo buenos que son para condenar al agresor y estar al lado del agredido, ahora incluso con armas, explícitamente y a la vista, con toda Europa. Pero ellos estaban allí, ocupando los más altos cargos en las instituciones europeas, que se levanten en sus gobiernos y parlamentos nacionales para impedirlo. Tratar digna y provechosamente con el mayor Estado vecino de la Unión Europea, al que nos unen tan profundos intereses. Estaban ahí, en los periódicos, con el poder de la pluma, para hacernos conscientes del peligro y para señalar los remedios oportunos y exigir su aplicación.

En principio no tengo nada en contra de que se discutan o incluso se refuten los análisis de Romano y Spinelli, pero Me gustaría escuchar la aspiración de concebir una política exterior diferente. En cambio, sigo leyendo las firmas habituales de enfermos anticomunistas incurables, estudiosos de la historia de modales suaves y corteses en muchos sentidos, y otros, de competencia diversa, todos ellos dedicados a insultar, incluso a la burla hasta el ridículo de los que ceden a la tentación de buscar razones, explicaciones, a las elecciones de Putin.

Intentar identificar los errores o las responsabilidades, Dios no lo quiera, en el comportamiento de Occidente, la UE, los Estados Unidos o la OTAN, no parece más que una vacilación o una mala fe. Como si no fuera siempre la única salida sensata a las dificultades más graves: mirar lo que se puede y debe corregir, desde donde estamos. En palabras de Barbara Spinelli - Admitir nuestros errores sería una contribución no despreciable a la paz que decimos querer. -. O con los de la El Premio Nobel Giorgio Parisi que, trazando las relaciones Este/Oeste para la regulación de los ensayos nucleares, con clara referencia a la actualidad, afirma: "Tenemos que asegurarnos de que tenemos la ...si no se hace un esfuerzo sincero por entender las razones del otro, es muy difícil llegar a un acuerdo que luego sea respetado por todas las partes... -.***

En cambio, sus escritos están llenos de expresiones como "Zar loco", "autócrata cada vez más aislado y fuera de control", en una larga jaculatoria de autoabsoluciones. Leo con atención y tristeza sus argumentos, que siempre tienen el sabor de los contraargumentos -literalmente, contra alguien, como en un ajuste de cuentas- y no puedo librarme de una palabra que me asedia: belicistas.

¿Una exageración? No lo creo, porque si no se intenta con pensamiento y pluma encontrar las razones y motivos fundados que desencadenaron la agresión, será difícil encontrar una salida duradera.

(del sitio web de la Libreria delle Donne de Milán, véase aquí)


LA GUERRA ENGORDA A LOS PROXENETAS de Glitch

En cuanto leí que la situación en Ucrania se había precipitado y que Putin había invadido el país, en lo que era una bomba de relojería que llevaba tiempo a punto de estallar, mis primeros pensamientos fueron sobre la industria de la prostitución. Inmediatamente después, me vinieron a la mente las madres con sus hijos, junto con todos los demás protagonistas que se repiten en una guerra y las posibles consecuencias geopolíticas de este conflicto. Sin embargo, pensé en la primera instancia de la prostitución.

No todo el mundo puede imaginar la existencia de un estrecha relación entre prostitución, pornografía, militarismo y conflictos bélicosTampoco, por tanto, que las guerras sean detonantes de los mercados de la prostitución y, en consecuencia, de la pornografía. Esto ocurre de dos maneras: las fuerzas de mantenimiento de la paz o los soldados secuestran a mujeres y niños para traficar con ellos y crear zonas donde prostituirlos; proxenetas y los traficantes de prostitución humana se aprovechan de la fragilidad de los corredores humanitarios y de la huida de las zonas de guerra paradespojando y secuestrando a mujeres, niñas y niños y obligándoles a entrar en el negocio. Representan dos constantes que se repiten en casi todos los conflictos actuales.
No todo el mundo sabe que cuando el Guerra de Coreaal final de la Segunda Guerra Mundial, unn millón de mujeres coreanas fueron prostituidas por el ejército estadounidense. y que los proxenetas intentaron secuestrar y vender a las mujeres norcoreanas en el mercado de la prostitución en China (véase aquí). No todo el mundo sabe que el Los cascos azules de la ONU ayudaron a traficar con mujeres y niños para que se prostituyeran en los Balcanes (ver aquí).

Los ejemplos son, desgraciadamente, numerosos y variados, y atraviesan todos los credos ideológicos. No todo el mundo es consciente de que la prostitución alimenta a su vez la industria pornográfica, ya que son frecuentes las imágenes de mujeres traficadas y prostituidas cuya violación se convierte en pornografía. Además, La pornografía se utilizó para fomentar la agresión entre los soldados.antes y durante algunos de los conflictos del siglo pasado.  
Por desgracia, ya he aprendido que hay casos en Ucrania de proxenetas que intentan aprovechar la oportunidad adecuada mientras huyen de las mujeres a los estados vecinos pretender ofrecerles alojamiento u otra cosa, para atraerlos (véase aquí).
Las guerras por la conquista de nuevos territorios se basan en el mismo supuesto que la prostitución y la pornografía: la fetichización de la violencia y la necesidad de más y más nuevos recursos monetizables. Con la única excepción de que en la prostitución y la pornografía Los recursos monetizables son las mujeres.



AL LÍMITE, LA VIOLENCIA por Luisa Muraro

A la predicación antiviolencia no le faltan argumentos morales, pero le falta un punto de apoyo. para elevar las justas exigencias y rebajar la arrogancia de los poderosos.

En la antigüedad el punto de apoyo era la palabra divina; en los tiempos modernos ha sido el ideal de progreso. Que hoy está muerto, tan muerto y quizás más muerto que Dios. Hoy en día, debido a la competencia mundial, exacerbada por la crisis actual, ya no funciona la idea de que es posible que todos estén mejor; prevalece que lo mejor es para algunos a costa de otros.

La constatación de que ya no nos motiva el sueño de que todo el mundo esté mejor es un golpe mortal para el ideal de igualdad y la política de derechos. E nos obliga a reabrir el debate sobre el uso de la fuerza. Hay una violencia en las cosas y entre los seres vivos que anuncia el retorno de la ley del más fuerte: hay que pensar en ello.

El discurso puede abrirse simplemente diciendo que, en ciertos contextos, bajo ciertas condiciones, es aconsejable no utilizar toda la fuerza de la que se dispone. Pero debe mantenerse disponible si no quiere que otros lo tomen.Uno no puede renunciar a su fuerza sin sucumbir a otras fuerzas. Se trata, pues, de medirlo sin perderlo.

La prédica antiviolencia quiere hacernos creer que la medida correcta la marca la frontera entre la fuerza y la violencia: no, el traspaso entre una y otra es a menudo inevitable. La medida que hay que buscar está en la coincidencia entre la rectitud y la justicia de la acción, coincidencia que hay que buscar, no por ensayo y error, sino casi. La rectitud (que es un pariente de la eficacia) está por encima de todos los medios, la justicia está por encima de todos los fines. Su correspondencia, siempre a buscar, se opone al cinismo del fin que justificaría los medios, pero también a la parálisis de actuar totalmente de acuerdo con las reglas establecidas. Y es un nombre de la política.

Dosificar el uso de la fuerza de que se dispone forma parte de la estrategia de la acción política no como una opción cualquiera, sino como una conocimientos necesariosEsto lo enseña bien el antiguo filósofo taoísta Sun-Tzu en elEl arte de la guerra. La justicia, para el general al mando del ejército, consiste en obedecer las órdenes del Emperador, pero el general sabe que "hay órdenes del Emperador que no deben ser obedecidas".Necesitamos saberlo si queremos acortar la distancia entre lo que hay que hacer aquí y ahora, y la justicia de nuestro hacer, que también será reconocible mañana y pasado mañana.

En segundo lugar, lógicamente debe haber unadebate abierto sobre la idea de la violencia justa.
Nuestra sistemática falta de cuestionamiento de Dios (que tiene sus buenas razones) hace que quizás sea una cuestión poco práctica, porque La violencia justa es por definición la violencia divina, es decir, la manifestación de un ser esencialmente justo. Que ciertamente no es el ser humano. Entre los nombres divinos también está Sol de Justicia. ¿No existe? Paciencia, nos alumbraremos con velas, pero las verdades teóricas siguen siéndolo incluso en ausencia de hechos, y tengámoslas presentes.

Por lo demás, basándonos en lo que realmente ocurre entre los humanos, se cree que la violencia es mala en sí misma. Y el terreno está preparado para argumentar que sólo se justifica si su uso está regulado por la ley. Esto pasa por alto el hecho de que la ley utiliza la violencia como instrumento para fines que la propia ley declara justos: un círculo vicioso del que no se puede salir sin romperlo, dado que El derecho vigente refleja el estado de la relación de fuerzas y la violencia no es ajena a ella. Cosas ya dichas y conocidas. ¿Podemos fingir que los ignoramos? Se trata de pensar en una violencia que no es instrumento de nadie, que la ley no puede hacer suya justificándola, y nadie puede hacerla suya, manifestación de una justicia que nos supera, pero que los humanos podemos permitirnos utilizar, conscientes del riesgo inevitable de caer en errores y excesos. Por lo tanto, sólo la violencia no como una categoría de la ley, por el contrario, cuyas condiciones históricas el derecho no puede codificar, sólo reconocer a posteriori. Pueden establecerlos, de vez en cuandosólo las circunstancias.

La fuerza, en determinadas circunstancias, puede ejercerse correcta y eficazmente hasta los límites de la violencia e incluso más allá de ellos. Pero para que tenga sentido discutir esta tesis, correcta o incorrecta, tengo que preguntarme si realmente tengo la capacidad de actuar con toda mi fuerza potencial, si realmente la tengo. Si no fuera así, y si este defecto de energía fuera generalizado, como me temo, sería ridículo buscar un nuevo punto de apoyo, como intentar saltar sobre una cama con los muelles rotos.

La predicación antiviolencia, en la medida en que excluye a priori la idea de la violencia justa, fomenta la abdicación para actuar, si es necesario, con toda la fuerza necesaria. Y esto repercute en la inteligencia de las personas: los que no utilizan su fuerza cuando sería útil y necesaria parecen estúpidos, pero los que han renunciado a ella a priori sí. Nadie lo dice pero, en mi opinión, el empañamiento de la inteligencia colectiva en este país nuestro no sólo se debe al consumismo y cosas similares, sino también a el fin del desafío comunista que transmitía una idea de violencia justa y revolucionariaEl juicio político importa poco aquí, yo hablo de dosis internas.

Al decir "toda la fuerza necesaria", me refiero a la doble fuerza de la conciencia (no recriminar y quejarse, sino ver y darse cuenta a fondo) y de sacar las consecuencias prácticas y lógicas, las que están dentro de las posibilidades de la persona que ve y se da cuenta.

Las fuerzas de mantenimiento de la paz en la antigua Yugoslavia podían defender a los civiles indefensos que fueron asesinados en masa en Srebrenica en 1995. ¿Pero qué hicieron los militares de la ONU? Ayudaron a seleccionar las víctimas destinadas a la masacre: no lo hicieron por miedo o complicidad, sino por simple estupidez, incapaces de percibir el monstruo de odio que tenían delante de sus ojos. (...)

Los filósofos se quejan de que confundimos diferentes conceptos como poder, dominación, fuerza, violencia. Muy bien. Pero cuando, en respuesta, empiecen a darnos sus cuidadas definiciones, yo les diría: antes de eso, deberías investigar dónde y cómo surge la confusión. Y pregúntense si lo que parece ser una confusión no es la manifestación de algo que harían bien en mirar más de cerca. Vuelva a leer esa obra maestra que se encuentra en unas pocas páginas que es La Ilíada, un poema de fuerza por Simone Weil.

Aunque la fuerza y la violencia son muy diferentes, separarlas por definición sólo oscurece un aspecto inerradicable de la realidad humana. Hay distancias y proximidades que no se establecen verbalmente, sino activamente: la definición correcta se encontrará a la luz de esta acción. En resumen, menos filosofía y más práctica.

de Via Dogana nº 100, marzo de 2012


PADRE RUSO por Veronica Tamborini

Vladimir Putin se comporta con Ucrania como esos padres que son violentos y patriarcales con su mujer e hijas y que las agreden hasta el punto de matarlos para someterlos a su propia necesidad de control y dominación.

El Estado ucraniano está invadido por tropas militares rusas desde el 24 de febrero: se abre una tradicional guerra de muerte y violencia en el centro del continente europeocuyos bordes orientales llegan hasta el límite de la Montes Urales.

Implacables tanques en largas filas avanzan, atacando y bombardeando, estrechando fronteras, tomando ciudades y territorios, forzando a la población a la estado de guerra. Las calles y ciudades hasta hace unas semanas se llenaban con el flujo de la vida cotidiana de un país de 42 millones de habitantes durante algo más de 20 años en la laboriosa búsqueda de un equilibrio económico, democrático, civil y político tras la independencia de la URSS.

El intereses económicos, políticos y militares en torno a este país Las fases de cambio se han alternado con periodos de fuerte tensión, en los que las influencias políticas y económicas han presionado desde los bloques occidental y ruso. Todo esto en unUcrania, que lleva mucho tiempo resintiendo la dominación rusa y cuenta una historia anterior a la fundación de Moscú y del imperio zarista.

Contro la guerra, trovare le parole

Vladimir Putin - para justificar su agresión militar - reescribiendo la historia de Ucrania alegando que no puede existir independientemente de Rusia; también inventa el concepto de unidades de rusos y ucranianos. Estas palabras, con su descarada negación de la violencia ejercida contra Ucrania, recuerdan a las palabras de los peores padres patriarcales que utilizan los conceptos de unidad, familia y mediación incluso en contextos de violencia doméstica.

Las mujeres ucranianas, como las víctimas de la violencia machista en todo el mundo, se convierten en refugiadas ellas mismas y sus hijas para proteger, curar e ir donde la vida aún puede continuar.

Mientras tanto, el régimen ruso está reprimiendo duramente las protestas internas con decenas de miles de personas detenidas y arrestadas; las oficinas de los periódicos y de las emisoras de radio están cerrando una tras otra y las ya muy escasas publicaciones independientes como Novaja Gazeta - de los asesinados Anna Politovskaya - son crehén de una afasia indecible: las palabras "guerra" e "invasión" están prohibidas en la prensa rusa.

En estas horas más de 2,2 millones de mujeres, niñas y ancianos ucranianos están huyendo hacia la frontera occidental. Sin embargo, la mayor parte de la población civil sigue confinada en una trinchera oscura y horrible. El ataque ruso procede a rodear al pueblo ucraniano en un intento indecente de debilitarlo y someterlo.

Como todos los portadores de actitudes violentas El régimen de Vladimir Putin niega haber actuado con violencia y miente no sólo sobre sus intenciones sino también sobre los hechos, en un proceso de manipulación y desinformación también a través de herramientas tecnológicas y de financiación e intereses económicos. No se puede evitar relacionar este comportamiento con el de los hombres que ejercen la violencia sobre las mujeres y los niños.

No hay posibilidad de ir en busca de las justificaciones de la agresión y la dominación.

Putin se disfraza de Madre Rusia. Pero Rusia y Ucrania no están con él, el "padre" violento.




RELEYENDO A SIMONE WEIL por Patrizia Lo Verde

¿Qué falta para que se inicie una vía seria de diálogo? ¿Cuáles son las razones, los imperativos que impiden el fin de la violencia de los conflictos armados? ¿Y cómo es posible siquiera tratar de encontrar hoy las razones correctas para el ejercicio de una violencia que ha crecido enormemente en sus extensiones híbridas y cibernéticas?

No hay ninguna razón real o "derecho" en la guerra; hay -por supuesto- razones para ambas, razones que son suficientes y, al mismo tiempo, erróneas.

La violencia es siempre un acto dirigido a aniquilar al otro idéntica, humana y corporalmente; transformarlo literalmente - como escribe Simone Weil - "en pierre" hasta la cosificación extrema del "cadavre". Así que, nada más que "des choses à tuer"cosa humana petrificada pero aún viva; cosa entre las cosas, reducida a un "medio" o instrumento, así desde el "fin en sí" kantiano.

¿Qué mediación invocar, pues, que no se traduzca de nuevo en un desastroso fracaso? ¿A qué distancia hay que situarse, o mejor dicho, qué distancia justa hay que buscar para aquellos cuya humanidad aún no ha sido tocada por el horror de la guerra? ¿Cómo, si no es en nombre de "forzar la unión"?

Quizá debamos mirar atrás, considerar en nuestro presente la El pensamiento lúcido de Simone Weil, nunca idealizado de forma abstracta, pero profundamente arraigada en la realidad de la vida material.

Se mire como se mire, La fuerza -que Weil no siempre distingue de la violencia- también aniquila a quien la ejerce y no sólo a quien la sufre, la prueba en su propia carne. Sabemos que es coherente con su madurez interior, Weil finalmente acepta participar en la tragedia colectiva, asumiendo su parte de maldad. Pero quizás hoy deberíamos haber aprendido, también gracias a su magistral ejemplo, que la buena práctica de la no beligerancia y, más ampliamente, de la no violencia puede no ser una ingenua abstracción utópica, sino la gestión constante y decidida de los conflictos que siempre han agitado al ser humano.


AMOR por Nevia Giunta

Esta guerra, en mi opinión, está imitando lo que fue Hitler en el pasado. Mucho me temo que nos dirigimos a una tercera guerra mundial y, como en el pasado, la diplomacia mundial se ha movido demasiado tarde y se ha visto obligada a tomar las armas. No basta con que nos digan "reza que el Señor se encargará de ello". Los poderosos deben sentarse todos en una mesa. para poner fin a la guerra y dejar de hacer sufrir a la gente. TU QUE SABES HACERLO, ENSEÑA A AMAR CON EL CORAZÓN y al mismo tiempo te agradezco lo que siempre me has dado: "Amor".


Muchas de las noticias publicadas por Feminist Post no las leerás en ningún otro sitio. Por eso es importante apoyarnos, aunque sea con una pequeña contribución: Feminist Post se produce únicamente gracias al trabajo voluntario de muchas personas y no tiene financiación.
Si cree que nuestro trabajo puede ser útil para su vida, le agradeceremos la más mínima contribución.

Puede darnos su contribución haciendo clic aquí: Patreon - Feminist Post
   - o -
Puede enviar a: ASSOCIAZIONE CULTURALE BLU BRAMANTE
Razón obligatoria: FEMINIST POST
IBAN: IT80C0200812914000104838541
También puede interesarle
3 de agosto de 2022
Trabajador sí. Ministro no. La mujer tampoco
Si hay algo en lo que todos los políticos italianos están de acuerdo es en borrar a las mujeres, empezando por el lenguaje. Mientras la izquierda "progresista" nos borra con asteriscos y schwa -lenguaje falsamente inclusivo que devuelve todo a lo masculino- la derecha se niega a usar el femenino para las mujeres de autoridad en las instituciones. Pero las palabras son importantes porque hacen que la realidad
Increíblemente -y con una votación secreta, perversamente concedida por el presidente Casellati- hace unos días, el Senado rechazó la enmienda de Maiorino que autorizaba a las mujeres en las instituciones a ser llamadas por su nombre. Esta cuestión tiene una profunda relevancia política. A lo largo de los siglos, muchos poetas han hecho uso de licencias poéticas, es decir, de errores gramaticales, métricos y sintácticos intencionados con la intención de enfatizar un concepto o alterar la sonoridad de la composición. El 27 de julio de 2022 en el Palazzo Madama se [...]
Leer ahora
29 julio 2022
REINO UNIDO. Semana negra para el reluciente transpatriarcado: cerrado el Tavistock, clínica de género para niños. Y Allison Bailey gana en los tribunales: fue discriminada por sus opiniones críticas con el género
La ideología de la identidad de género es atacada en el Reino Unido: el NHS ordena el cierre de una clínica de transición pediátrica y señala el camino de las terapias psicológicas. Y Allison Bailey gana el caso del tribunal laboral respaldado por JK Rowling: el empleador fue condenado a indemnizarla por ponerla "bajo investigación" debido a sus opiniones críticas con el género. Por sugerencia de Stonewall, que sale de ella con su reputación hecha añicos
CIERRA TAVISTOCK, CLÍNICA DE TRANSICIÓN INFANTIL: EL ENFOQUE "AFIRMATIVO" (DROGAS Y CIRUGÍA) ES PELIGROSO PARA LOS PACIENTES JÓVENES La noticia es sensacional: el Servicio Nacional de Salud británico (NHS) ha ordenado el cierre de la clínica de género Tavistock & Portman por no garantizar la seguridad de los pacientes jóvenes, la mayoría de los cuales son niñas (artículo completo aquí). La clínica ha sido acusada por varias partes de iniciar precipitadamente a muchos menores, la mayoría de ellos con trastornos del espectro [...].
Leer ahora
25 julio 2022
Campo abierto, listas cerradas
El ojo del tigre'no quiere ver que puedes rearmar y recombinar la alineación todo lo que quieras, pero si las caras y los nombres siguen siendo los mismos tienes muy poca credibilidad. Y si el único objetivo reconocible para la mayoría del electorado es cerrarle el paso a tu oponente político -por una vez una mujer, lo que lo hace aún más surrealista- tus posibilidades de éxito no son muy buenas.
Se está trabajando en la construcción del rassemblement grande o campo abierto (el ancho se ha dejado de construir). La discusión es sólo entre hombres (con la excepción parcial de Emma Bonino) y el cemento que mantiene unido el proyecto de coalición es "detener a Meloni": apenas se habla de programas políticos, y lo que Calenda, Fratoianni y Di Maio puedan tener en común es todo por entender. Los observadores y sociólogos de la política se burlan al señalar que la construcción de un proyecto "contra" [...]
Leer ahora
20 julio 2022
¿A dónde va la Casa delle Donne en Roma?
'La casa somos todos' reza el bonito eslogan del histórico enclave de Trastevere. Pero en ese espacio, que es público y debe ser abierto, la#039;agilidad es sólo transfeminista. Y después del apoyo acrítico a la Zan ddl -para frenar los feminicidios-, el sí al 'útero de alquiler' y al 'trabajo sexual', ahora también el canto a los ultracuerpos masculinos en el deporte femenino: quizá sea hora de reflexionar
La Casa Internacional de la Mujer en Roma está de acuerdo con la propuesta de la Universidad de Pensilvania de nombrar a Lia Thomas "Mujer Deportista del Año". Lia Thomas, de la que hemos hablado varias veces aquí, es la famosa nadadora que ha vencido repetidamente a sus rivales compitiendo en las categorías femeninas, pero que al menos ha tenido el mérito de reventar por fin el tema de los ultraatletas masculinos en el deporte femenino. El post compartido por la Casa Internacional de la Mujer, un pequeño y confuso tratado de feminismo interseccional, [...].
Leer ahora
6 julio 2022
Maya Forstater, despedida por decir que no se puede cambiar de sexo, gana en los tribunales: fue discriminación
Decisiva para el feminismo crítico con el género en todo el mundo fue la victoria de Maya, una investigadora que perdió su trabajo por un tuit en el que escribió que el sexo biológico es inmutable y que las mujeres tienen derechos en función del sexo. Gran Bretaña reafirma el derecho a criticar la identidad de género: las amenazas y acusaciones de transfobia son ilegítimas. "Una'prueba más", dice Forstater, "de que el viento está cambiando". La sentencia final del tribunal laboral también condena a la empresa que no renovó el contrato del investigador, cofundador de Sex Matters, a pagar una indemnización. Un triunfo en todos los ámbitos
Hace un año, en junio de 2021, Feminist Post publicó un artículo sobre el caso de Maya Forstater, la investigadora británica a la que su empleador no renovó el contrato de trabajo por expresar opiniones críticas sobre el concepto de identidad de género y reafirmar la importancia de los derechos de las mujeres en función del género. El artículo terminaba recordando a los lectores que el caso de Maya aún no había terminado y que, aunque la sentencia de apelación del [...]
Leer ahora
27 de junio de 2022
New England Journal of Medicine: la prohibición del aborto es una catástrofe sanitaria
La prestigiosa revista da la voz de alarma: serán principalmente las mujeres pobres y negras las que paguen el precio de la sentencia del Tribunal Supremo, abocadas a abortar con graves riesgos para su salud. Incluso la píldora del día después y hasta el DIU podrían ser prohibidos y perseguidos como medios abortivos
La decisión del Tribunal Supremo de EE.UU. en el caso Dobbs v. Jackson Women's Health Organization representa un revés extraordinario (...) Sin embargo, no era inesperado. En el largo y doloroso preludio de la decisión, muchos estados restringieron severamente el acceso a la atención sanitaria reproductiva. La hoja de parra que cubría estas restricciones era que el aborto inducido era un procedimiento peligroso que requería una regulación más estricta para proteger la salud de las mujeres que buscaban esa atención. Los hechos desmienten esta falsa retórica. Los últimos datos disponibles en Estados Unidos [...]
Leer ahora